Nueve de cada diez contratos durante la pandemia han sido temporales

La contratación en agricultura e industria gana peso en la segunda ola

El sector hostelero ha sido uno de los más perjudicadosMaría José López Europa Press

Nueve de cada diez contratos realizados durante los meses de pandemia son temporales. Así lo ha reconocido el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, que ha advertido de que el empleo en España “camina de la mano de vínculos débiles de contratación temporal”, con nueve de cada diez contratos eventuales. Aunque los datos muestran que los contratos de corta duración, aquellos que duran menos de un mes, han reducido su peso sobre el total, del 37% de octubre de 2019 al 33% de este año, cree que es demoledor que en términos generales solo uno de cada diez contratos haya sido fijo.

Según los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) -recogidos por Efe-, el número de contratos laborales registrados entre septiembre y octubre ascendió a 3.183.841, cifra que representa un descenso del 26%respecto al mismo periodo del año anterior. De estos contratos, la mayor parte (un 64%) se suscribieron en el sector servicios, lo que significa que siguen acaparando dos de cada tres contratos firmados, muy por delante de la agricultura (17,8%), la industria (12,7%) o la construcción (6,1%). Entre septiembre y octubre de 2019, se realizaron 4,32 millones de contratos y los servicios acapararon el 71,6% de ellos, es decir, siete puntos menos que este año, en tanto que la agricultura y la industria representaban cuatro y tres puntos menos, respectivamente.

Las medidas adoptadas para contener la pandemia de la covid-19 han reducido el número de contrataciones, pero también han modificado la composición de la tarta, ya que las restricciones a la movilidad afectan en mayor medida al sector servicios, dentro del que se encuentran el turismo, el comercio o la hostelería. Así, durante las restricciones de mayo y junio, se realizaron en España dos millones de contrataciones de las que el 55% fueron del sector servicios. Esta tasa se elevó al 68% en los meses de julio y agosto, cuando ya en la “nueva normalidad” se suscribieron 2,6 millones de contratos laborales en total. Hay que tener en cuenta también que, de los 633.192 trabajadores que había protegidos por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de media en octubre, 545.161 estaban en el sector servicios.

En términos interanuales, la contratación empezó a caer en marzo, con la declaración del estado de alarma, alcanza su tasa máxima en abril (61,9% menos) con la hibernación de la economía, y a partir de ahí se va moderando mes a mes hasta septiembre (22,1%). En octubre volvió a agudizarse el descenso interanual en el número de contratos laborales (30,3 %), una vez entraron en vigor las nuevas medidas amparadas en el estado de alarma como los cierres perimetrales de regiones, toques de queda y clausuras de hostelería. Pese a todo, los 1.551.528 contratos suscritos en octubre representan la segunda mayor cifra desde que se iniciara la pandemia.