El comando del gasto

Pedro Sánchez presenta el Plan de Impulso al Sector Turístico
La vicepresidenta tercera, Nadia CalviñoEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Ministros de PSOE y Podemos andan a la greña a cuenta del gasto público. A los morados les parece insuficiente y piden más alegría en subsidios, subvenciones, ayudas, salarios públicos y pensiones. El equipo económico del tridente Calviño-Montero-Escrivá responde con un «no-es-no» a la otra Montero y a los inanes Castells y Garzón, que aparte de gastar sin parar no se les conoce otra actividad medianamente solvente en el desconocido ejercicio de sus funciones. También le dicen «no» a Yolanda Díaz, la responsable del paro y de los Erte, que al menos se gana el sueldo. Díaz quiere incrementar otra vez el salario mínimo, pese a que nadie ha evaluado el impacto negativo que en el empleo tuvieron los dos anteriores aumentos. De manera que Calviño dice con razón que no está el país para subir salarios sino más bien para bajarlos, teniendo en cuenta el paro creciente en la industria, la hostelería y el comercio. Mucha gente está perdiendo su empleo o viendo cómo disminuyen sus ingresos por la pandemia, y mal se entiende que sea el momento de subir el salario mínimo o el sueldo de los funcionarios. Con una inflación negativa y un nivel elevado de incertidumbre por la COVID, todo el mundo aceptaría que este año se congelaran los sueldos y se dedicara ese dinero a la creación de empleo.

Pero no, a los ministros podemitas, ya conocidos como «el comando del gasto», lo único que les parece razonable es que el sector público sea más grande y más costoso, a fuerza de subir los impuestos a la gente corriente. Y así va el país.