«No podemos lograr los ODS sin el sector empresarial»

Expertos en sostenibilidad de grandes empresas analizan los retos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por la ONU y dan las claves para alcanzar con éxito este horizonte

La cuenta atrás ha comenzado. Quedan 10 años para alcanzar la fecha límite de consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Naciones Unidas. Comienza el momento de poner todos los esfuerzos para llegar a la meta. La pandemia ha tenido un doble efecto: dando un paso atrás en la protección de los colectivos vulnerables y acelerando la digitalización y las iniciativas sostenibilidad. Las empresas deben enfrentarse a nuevos retos y a un nuevo paradigma, pero también se les presentan nuevas oportunidades. La sostenibilidad ambiental, económica y social serán las claves de la recuperación. Así lo destacaron los ponentes del Foro RSC «Agenda 2030 y retos paralelos» celebrado por LA RAZÓN, quienes dieron las claves para alcanzar con éxito este horizonte.

El encuentro virtual comenzó con la intervención inicial de Paco Marhuenda, director de LA RAZÓN. A continuación, la apertura institucional corrió a cargo Cristina Sánchez, directora general de Red Española del Pacto Mundial. Javier de Antonio, redactor de Economía de LA RAZÓN, moderó el foro en el que participaron Sandra González Urbano, directora de Responsabilidad Cooperativa de CaixaBank; Edgar Costa, responsable de Sostenibilidad de SEAT; José María Bolufer, gerente de Negocio Responsable e Innovación Sostenible de Telefónica; Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy, y Dulcinea Mejide, directora de Desarrollo Sostenible de SUEZ.

«En estos momentos que se está transformando la economía mundial mucha gente anda temerosa. Las transformaciones siempre han sido acogidas con escepticismo, con preocupación y con inquietud, cuando realmente lo sucedido demuestra que se abren ventanas de oportunidad», dijo el director de LA RAZÓN, Paco Marhuenda. Los fondos procedentes de Europa son el impulso necesario para alcanzar la recuperación que deberá estar en sintonía con la Agenda 2030 y los ODS. «Este es el motor que nos permitirá salir», añadió Marhuenda al respecto.

Para el director de este periódico, «el cambio sostenible más que un proyecto de futuro es una realidad». Sostenibilidad y digitalización van de la mano. En este sentido, LA RAZÓN hace apenas unas semanas celebró el Foro 5G «donde se veía esa gran transformación digital que está haciendo que todo sea mucho más rápido», destacó en su intervención. «España será capaz de estar a la vanguardia. Lo estamos en el 5G, lo cual es un reflejo de cómo somos capaces de aprovechar las tecnologías y del esfuerzo que están haciendo todas las empresas», apostilló.

Red Española del Pacto Mundial es la encargada de acercar y adaptar los Objetivos de Desarrollo Sostenible a la realidad socioeconómica de las empresas españolas. Cristina Sánchez, directora general de Red Española del Pacto Mundial, defiende el lema de la Agenda 2030: «No dejar a nadie atrás». Estas metas de sostenibilidad no son solo ambientales, sino que también permiten profundizar en áreas sociales como la igualdad de género, la reducción de las desigualdades o la lucha contra la discriminación. «No podemos hacer una valoración del año 2020 sin pensar en cómo ha afectado la crisis de la Covid-19, en este caso, al sector empresarial. Esta crisis está poniendo en peligro millones de empleos, está acentuando la discriminación por cuestiones de raza o de género y está vapuleando el derecho a la vida y a la salud», lamentó Cristina Sánchez.

Por ello, es el momento de que las empresas pongan a las personas en el centro de su estrategia, ya que su viabilidad dependerá de que la sostenibilidad y el respeto por los derechos humanos formen parte de su modelo de negocio. «Nos quedan solamente 10 años para llegar al 2030 y es imposible que podamos conseguir estos objetivos si no contamos con el sector empresarial», subrayó Sánchez. «En esta década para la acción que comienza en el año 2021, las empresas que apuesten por la innovación, por la digitalización y por la transición ecológica serán empresas más viables y rentables a largo plazo y se enfrentarán, sin duda, mejor a los futuros episodios de crisis. Serán, por lo tanto, empresas más resilientes», señaló la directora general de Red Española del Pacto Mundial.

Pese a las grandes dificultades que se están viviendo, la mayoría de empresas siguen apostando por este desarrollo sostenible. Cristina Sánchez destacó la campaña de recogida de buenas prácticas, en la que recibieron más de 300 iniciativas empresariales dirigidas a hacer frente a los efectos de la pandemia. «Es decir, el sector empresarial español ha estado a la altura de las circunstancias», añadió.

Durante este año 2020, Red Española del Pacto Mundial hizo una consulta empresarial masiva sobre cómo la crisis de la Covid-19 iba a afectar a las estrategias de sostenibilidad. El 59% de las empresas encuestadas, más 1.900 en total, comunicaron que la crisis de la Covid-19 no afectará o afectará de forma positiva a la integración de la sostenibilidad en su compañía. Por otro lado, el 82% consideró que los ODS les van a ayudar a ser más resilientes. «Estos datos posicionan al medio ambiente y a las finanzas sostenibles como los dos ámbitos en los que las empresas van a seguir dando pasos adelante», señaló. Esta perspectiva se muestra acorde a la reconstrucción postCovid-19 que promueve Naciones Unidas, «Build back better».

La crisis ha puesto también de manifiesto la interconexión e interdependencia del mundo. «Los desafíos transfronterizos como la crisis de la Covid-19 o la Agenda 2030 exigen una respuesta conjunta y coordinada de todos los actores públicos y privados a lo largo de planeta», declaró Cristina Sánchez.

Tras la apertura inicial se dio paso a los ponentes, quienes hicieron una intervención inicial, que centró sus posiciones de partida durante el encuentro.

–¿Cuál es la posición de sus compañías respecto a los ODS y la Agenda 2030?

–Sandra González Urbano, directora de Responsabilidad Cooperativa de CaixaBank: Para CaixaBank los ODS son una de sus prioridades principales. La responsabilidad corporativa está incluida en nuestro plan estratégico, es una de nuestras cinco líneas de actividad. Pero no solo eso, sino que está el ADN desde nuestra creación, con nuestra alianza estratégica con la Fundación Bancaria «la Caixa». Luchar contra la pobreza, favorecer el trabajo decente, el crecimiento económico, la producción y el consumo responsable y las alianzas son lo que marcan nuestra agenda.

Cristina Sánchez, directora general de Red Española del Pacto Mundial
Cristina Sánchez, directora general de Red Española del Pacto MundialLa Razón

–Edgar Costa, responsable de Sostenibilidad de SEAT: SEAT es una de las principales industrias en España. En 2019, salieron de nuestras instalaciones más de 500.000 coches producidos, empleamos directamente a 15.000 trabajadores y 100.000 de forma indirecta, exportamos el 80% de nuestra producción a 75 países del mundo. Es el 3% de la producción del país, representamos el 1% del PIB a nivel nacional, y somos el principal inversor en I+D en industria del país. Esto significa, en otras palabras, que somos una de las principales empresas del país y, por ello, tenemos una gran responsabilidad con nuestros trabajadores, con los clientes y con la sociedad en general. Estamos comprometidos con el Acuerdo Climático de París y tenemos la visión de llegar a ser C02 neutrales en el año 2050. Sin duda, solo lo vamos a lograr con una estrategia de sostenibilidad a largo plazo y con la colaboración público-privada. El mejor ejemplo de esta colaboración fue la iniciativa de SEAT, junto con otras entidades privadas y públicas, para desarrollar y producir respiradores de emergencia para abastecer a las UCI y a nuestro sistema sanitario.

–José María Bolufer, gerente de Negocio Responsable e Innovación Sostenible de Telefónica: Ha sido muy importante que Naciones Unidas, desde el primer minuto, haya contado con el sector privado, porque sabe que somos una pieza fundamental. Por otro lado, tenemos que ser capaces de hacer un uso responsable de esa tecnología y de incorporar también los criterios de sostenibilidad. No vale innovar por innovar.

–Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy: El grupo Naturgy forma parte de la Red Española de Pacto Mundial desde 2002. Como empresa energética nuestras prioridades se centran sobre todo en los ODS 7,11 y 13. Pero no por ello dejamos de contribuir a todos los demás, ya que es un sistema donde todo está totalmente interrelacionado. He de destacar la significativa reducción de emisiones que hemos llevado a cabo en los últimos dos años, siendo uno de los primeros actores que decidió cerrar las centrales de carbón. Esto nos ha permitido llegar al objetivo de reducción del 25% de Gases Efecto Invernadero. Nuestra apuesta por las energías renovables, entre ellas el desarrollo del hidrógeno –donde España va a ser uno de los actores principales en el seno la UE–, también demuestra nuestro compromiso con el medioambiente. En el ámbito social, nuestra prioridad es garantizar una transición justa.

–Dulcinea Mejide, directora de Desarrollo Sostenible de SUEZ: Una de las principales actividades que desarrollamos en España es la gestión urbana del agua, potabilizar, distribuir y depurar el agua, así como otras actividades como puede ser la calidad del aire, del suelo e incluso gestión de residuos. El eje ambiental forma parte de nuestra actividad. Muchas veces hacemos una relación directa de que la sostenibilidad es la sostenibilidad ambiental. La Covid-19 ha puesto a las personas en el centro para que incluyamos también el ámbito social y económico.

–¿Están las empresas realmente adaptadas para dar el salto con los ODS y con la Agenda 2030?

–S. G. U. El compromiso está ahí. Los informes del IPCC sobre cambio climático continúan hablando de que no estamos en la senda correcta para llegar al Acuerdo de París y que la crisis de la Covid-19 ha hecho aumentar la desigualdad. Los ODS no van a ser fáciles de alcanzar, pero son una gran oportunidad y las empresas están mostrando su compromiso. Si hablamos del sector financiero, el 40% de los bancos han firmado los principios de banca responsable. Pero las empresas no lo van a lograr solas. Necesitamos acuerdos entre empresas y acuerdos con el sector público.

–E. C. Los ODS son un buen marco, una buena guía que tenemos tanto sociedad civil y mundo empresarial para afrontar los retos futuros en esta Agenda 2030 y en cuanto a la descarbonización y los retos medioambientales. Desde SEAT creemos que además de contribuir a estos ODS, también debemos influenciar en toda nuestra cadena de valor. Tenemos un gran parque de proveedores y asumimos la responsabilidad de que también se adhieran y participen en este proceso.

Sandra González Urbano, directora de Responsabilidad Cooperativa de CaixaBank
Sandra González Urbano, directora de Responsabilidad Cooperativa de CaixaBankLa Razón

–J. M. B. Nos queda mucho trabajo por hacer, pero vamos por el buen camino. El sector empresarial español está impulsando mucho más que en otros sitios toda la Agenda 2030. Nos falta incorporarlo totalmente dentro de todo el tejido industrial, a todos los niveles, no solo dentro de la gran empresa, sino ir también a las pymes.

–D. M. Hay una ambición europea de tener neutralidad climática en el 2050. Ahora también se quiere incorporar una mayor ambición en la reducción de emisiones para 2030 y alcanzar ese 55%. Comienza la década de la acción. El trabajo que nos queda por delante es apasionante y podemos pertenecer a una generación que realmente pueda transformar modelos y la economía.

–¿La pandemia va a acelerar o puede ralentizar ese salto cualitativo de los países y de las empresas?

–S. G. U. Que el crecimiento sea sostenible e inclusivo es una gran oportunidad para transformar las economías, para salir adelante de las crisis y generar ocupación. Creo que no va a haber un parón en avanzar hacia los ODS. Al contrario, deberíamos utilizar los ODS y las oportunidades que tenemos como la economía circular, la digitalización, las inversiones para crear infraestructuras más sostenibles y nuevos modelos de negocios. Durante este año, el número de préstamos que hemos dado en CaixaBank con criterios ESG se ha multiplicado hasta superar los 2.000 millones. Esto quiere decir que las propias empresas quieren invertir en esta dirección.

–E. C. Desde SEAT proponemos aprovechar la crisis como oportunidad y, por lo tanto, creemos que de la pandemia se pueden sacar cosas positivas. En verano anunciamos 5.000 millones de inversión para transitar hacia la electrificación. La pandemia no nos debe frenar estos objetivos y retos.

–J. M. B. Efectivamente puede haber algunos objetivos que se vean ralentizados muchos años, sobre todo los relacionados con la pérdida de empleo y la pobreza. Sin embargo, en términos generales no va a haber un freno sino todo lo contrario, un salto muy cualitativo. Hemos soportado un aumento del tráfico tremendo para garantizar que todos podíamos trabajar y estudiar desde casa y a la vez hemos establecido objetivos medioambientales más ambiciosos.

–N. R. No es casualidad que la Red Española de Pacto Mundial sea la red más importante y más activa dentro de Naciones Unidas. La Covid-19 nos ha hecho acelerar las acciones que ya teníamos previstas en materia de sostenibilidad.

Edgar Costa, responsable de Sostenibilidad de SEAT
Edgar Costa, responsable de Sostenibilidad de SEATLa Razón

–D. M. Un informe de Forética sobre el impacto de la Covid en los ODS indicaba que había un 29% de ODS impactados y los más afectados son el de fin de la pobreza, el de hambre cero y la reducción de las desigualdades. Es necesario ese Pacto Verde (Green Deal), pero evidentemente también tiene que garantizarse la solidaridad hacia esa vulnerabilidad. De la sostenibilidad no se parte de cero.

–¿Cómo deben instrumentarse los fondos NextGeneration de la Unión Europea?

–S. G. U. Son importantes los ámbitos a los que van dedicadas: la transición ecológica, la transformación digital y la cohesión social. La distribución es importante que se haga con una buena gobernanza, que haya una buena transparencia y que se busquen proyectos que tengan un efecto multiplicador, ya que los fondos son muy elevados.

–E. C. Desde SEAT consideramos positivo que se haya aprobado un plan de fondos europeos para incentivar la reactivación económica. Para maximizar esos recursos creemos importante una colaboración público-privada y tener objetivos concretos a largo plazo, entre ellos, la transición ecológica y la digitalización.

–J. M. B. Hay conversaciones permanentes entre la empresa y la Administración Pública. En estas conversaciones tendrá que verse cómo será todo el proceso para maximizar el retorno de toda esta inversión. Debemos ser capaces equilibrar en qué tipo de proyectos tenemos que invertir, entre un punto de vista financiero y de impacto, tanto social como medioambiental.

–N. R. Los fondos son un facilitador y un amplificador de temas estructurales que teníamos que acometer. Temas tan importantes como la eficiencia energética, la rehabilitación de edificios, el desarrollo de otras energías renovables como el hidrógeno y la movilidad sostenible. No puede ser de otra manera que exista una colaboración público-privada para que entre todos encontremos la manera más fácil de gestionar los retos que tenemos encima de la mesa para poder facilitar la consecución de estos proyectos.

–D. M. En el caso del sector hidráulico, tenemos sanción europea por no estar depurando el agua en todos los municipios, con lo cual hay una necesidad estructural. Es necesario el diálogo entre empresas y Administraciones Públicas de diferente nivel para no olvidar la visión municipal y la necesidad de hacer más resilientes nuestras ciudades. También es necesario medir la contribución en desarrollo local, en la garantía de empleo, en el ámbito social y en incorporar a las personas vulnerables en la visión de ese proyecto.

–¿Va a haber varias velocidades para rentabilizar este cambio?

–S. G. U. El papel que tienen las pymes en el cambio es fundamental. En un país como España, suponen el 99% del tejido económico y empresarial y suponen la mayor proporción del empleo del país. Las pymes son conscientes de los retos y de las oportunidades. Aunque los recursos de partida sean menores, pueden ser más ágiles en el cambio.

–E. C. No hablaría tanto de ventaja entre grandes empresas y pequeñas empresas. Todas las empresas y entidades suman en este proceso, cada uno en su proporción. Hablaría de competitividad. Todas las compañías tenemos la obligación de implementar y de trabajar en seguir desarrollando iniciativas y proyectos de sostenibilidad que nos lleven a una mayor competitividad.

–J. M. B. Me gustaría diferenciar entre tipos de pequeña empresa. Por ejemplo, las «startups» más tecnológicas que están naciendo a día de hoy llevan integrados en su ADN los ODS. Esta nueva generación busca además un nuevo consumidor que está demandando este tipo de soluciones. Por otro lado, tenemos un sector de pequeña y mediana empresa más tradicional que si que va a requerir una adaptación y una transformación importante. Los consumidores y la sociedad están cambiando y tenemos que ayudar a la pequeña y mediana empresa en esta transformación, siendo motores tractores de ella desde las grandes empresas.

José María Bolufer, gerente de Negocio Responsable e Innovación Sostenible de Telefónica
José María Bolufer, gerente de Negocio Responsable e Innovación Sostenible de TelefónicaLa Razón

–N. R. Las empresas que no tengan en su eje central la sostenibilidad no van a tener mucho futuro. Todas las empresas tienen que contribuir a los ODS y nosotros como gran empresa tenemos que ayudarles en los temas de gobernanza o de sensibilización y divulgación de los ODS, ya que forman parte de la cadena de suministro.

–D. M. Las grandes empresas se pueden ver como tractoras de esta transformación porque los recursos les acompañan. Posiblemente haya velocidades diferentes, pero es necesaria esa visión conjunta y ese recorrido hacia un mismo objetivo. Por ello, es importante trabajar en nuevos mecanismos de financiación para que las pymes sean capaces de subir a esta nueva transformación. Será importante también cómo cambia la educación para que esos niños empiecen a formarse ante unos retos que no sabemos ni cuales son.

–¿Hay que dar un salto en telecomunicaciones?

–J. M. B. Hay que dar un salto cuantitativo en digitalización de todo el sector industrial, pero también en la formación de nuevas habilidades digitales para poder asegurar que realmente tienen capacidad de transformar su empresa y aprovechar toda la tecnología que a día de hoy está en nuestra mano.

–¿De qué modo van a afectar los ODS al empleo?

–S. G. U. Al impacto de los ODS, se añaden otros impactos que ya venían influyendo, como pueden ser la robotización. La pandemia ha aumentado el número de empleados afectados, con lo cual el foco tiene que estar en recuperarlos, pero se necesitan nuevas habilidades. Según una encuesta del World Economic Forum, el 40% de los trabajadores que tienen las empresas van a tener que cambiar sus habilidades, no solo aquellos que han perdido el trabajo o los nuevos trabajadores.

–E. C. El empleo dependerá en gran medida de la capacidad que tengamos de transformarnos. Nosotros desde SEAT abogamos por afrontar el reto desde su raíz, desde la formación de nuestros trabajadores. En 2019, invertimos 27 millones de euros en formación.

–J. M. B. Necesitamos abordar todo el proceso de digitalización para asegurarnos de que todos tenemos las habilidades necesarias, incluso desde la propia escuela. Necesitamos una formación continua dentro de la compañía y readaptar nuestras habilidades. En nuestro caso, tenemos programas para que todos los empleados tengan conocimiento de Big Data y tecnologías IoT, entre otras, de forma que podamos estar al día de todas estas tecnologías y podamos ir al resto de la industria y ofrecer estas capacidades.

–N. R. Debemos poner de nuestra parte para que la transición energética sea justa y no deje a nadie atrás, especialmente a los más vulnerables. La propia transición lleva a que determinados puestos de trabajo desaparezcan, pero lo que tenemos que procurar es que de esos cierres se logre que se reconviertan esas personas y, al mismo tiempo, impulsar las oportunidades que surgen alrededor de las nuevas tecnologías y que generarán en los próximos años nuevos puestos de trabajo. En Naturgy, por ejemplo, estamos impulsando proyectos de energías renovables en zonas donde se han cerrado centrales de carbón.

–D. M. Tenemos que hacer un cambio cultural. En la historia reciente, todos tenemos muy presente que empezabas y terminabas tu etapa laboral en la misma empresa. Eso está cambiando y supone una necesidad de formación para poder realizar diferentes tipologías de trabajo a lo largo de tu vida laboral. Los jóvenes y los niños tienen que entender que van a tener que acompañar toda su etapa laboral con un proceso de formación, necesaria e impulsada desde las empresas y desde las Administraciones Públicas.

Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de Naturgy
Nuria Rodríguez, directora de Medio Ambiente y Responsabilidad Social de NaturgyLa Razón

–Los países que logren alcanzar antes los objetivos de la Agenda 2030 contarán con ventaja. ¿España está en ese grupo de privilegiados?

–S. G. U. Las consecuencias de la pandemia en España han sido muy preocupantes y las previsiones que tiene el FMI no son especialmente buenas. Estos también son estímulos que deberían hacernos avanzar mucho más rápido que otros países que quizás están en situaciones más privilegiadas. Se necesita también que haya una regulación clara, que sea estable, que haya incentivos y que la fiscalidad también acompañe este salto. Hay continentes y países que no tienen los mismos recursos que las grandes economías. Es importante que los incorporemos porque estos son retos planetarios.

–E. C. España es el segundo fabricante de automóviles de Europa, noveno en el mundo. Ahora tenemos la oportunidad y los recursos naturales para llevar esta industria hacia la transición del vehículo eléctrico y mantener este liderazgo. Además, existe ya una amplia red 5G desplegada en el país y el sector de las renovables está muy desarrollado. Podemos ser optimistas de cara al futuro.

–J. M. B. A pesar del panorama y las dificultades que afrontamos como país, tenemos la suerte de tener muchas grandes empresas líderes a nivel mundial. Somos un país con unos pilares muy sólidos y con empresas comprometidas en seguir siendo un motor de la economía española.

–N. R. España tiene mucho que hacer y que decir, y tenemos una red empresarial muy relevante con ganas de hacer cosas y muy comprometida. Este continente tiene que liderar ese cambio y acompañar y ayudar a otros continentes como ejemplo de lo que se puede hacer en esta transición hacia un mundo más sostenible.

–D. M. El último informe de la Red de Desarrollo Sostenible, que hace una evolución de los 193 países sobre la contribución de los ODS, España está en el número 22. En estos objetivos tan inspiracionales que nos marcan los ODS, no nos podemos permitir el pesimismo. España puede ejercer un liderazgo y trabajaremos para que así sea.

Dulcinea Mejide, directora de Desarrollo Sostenible de SUEZ
Dulcinea Mejide, directora de Desarrollo Sostenible de SUEZLa Razón

–¿Cuál sería su reflexión final?

–S. G. U. Somos optimistas profesionales porque siempre hay retos. Veo a los consejos cada vez más involucrados en temas de sostenibilidad, los consejeros delegados lo toman por bandera y los inversores cada vez nos preguntan más por temas sociales, ambientales y de gobernanza, y no solo por los dividendos. Aunque tenemos un camino que es cuesta arriba y largo, vamos a luchar y a intentar alcanzar esta Agenda 2030 con optimismo, sin olvidar que la mochila pesa pero que hay que seguir.

–N. R. En situaciones tan críticas como la que estamos viviendo se demuestra y vemos ejemplos cada día de iniciativas que se están acometiendo para poder hacer de este mundo un lugar mejor. Los retos están ahí pero tenemos la capacidad para afrontarlos y conseguirlos.

–E. C. La sostenibilidad es un elemento determinante para la estrategia presente y futura de las empresas y de la sociedad en general. Todo esto lo lograremos únicamente con una colaboración público-privada, todos tenemos que remar en una misma dirección, porque es un beneficio común de la sociedad llegar a estos objetivos.

–J. M. B. Los ODS están siendo un marco fundamental como guía. Va a ser muy duro poder abordarlos, pero lo importante es que estamos aquí todos y que estamos cada vez más comprometidos con estos objetivos. Si seguimos por este camino lo podremos conseguir.

–D. M. Me sumo a esa visión de conjunto, a esa necesidad de colaboración entre la Administración Pública y el ámbito privado, a esa visión de contribución porque al final lo que se persigue es dejar un mundo mejor, y a esa misión de trabajo que no es menor, pero se introducirán las palancas que sean necesarias para conseguirlo.