La Autoridad Fiscal avisa de la contracción de la economía española del 1,4% en el primer trimestre

España se encamina hacia un nuevo parón económico, pese al avance de la vacunación y a la mejora en las cifras de contagios y fallecimientos.

La recuperación económica tendrá que esperar
La recuperación económica tendrá que esperarMarta Vázquez Rodríguez Europa Press

La valoración que la Autoridad Fiscal (Airef) realiza del PIB en tiempo es muy clara y avisa de una contracción del 1,4% en el primer trimestre, un dato que conduce irremediablemente hacia un nuevo retroceso económico en el arranque del año. La estimación hecha sobre los indicadores económicos más importantes -como las ventas y la retribución neta de las grandes empresas; el consumo de energía; las importaciones y exportaciones de bienes; o los datos de afiliación a la Seguridad Social, entre otros- marcan un camino poco halagüeño pese al avance de la vacunación y a la mejora en las cifras de contagios y fallecimientos.

Esta primera estimación anual marca de nuevo un sentido negativo tras el repunte con fuerza del pasado verano (16,4%) y mantener todavía un signo en el otoño (0,4%). La Airef revisará semanalmente estos datos al realizarse el cálculo actual con apenas el 21% de los datos del primer trimestre de 2021 -los que corresponden al 37,5% de los datos de enero, 25% de febrero, 0% de marzo-. Pero no suelen fallar en sus previsiones, por lo que de cumplirse sus augurios, la economía española volvería a dar un paso atrás este trimestre, aunque lejos de los terribles récords de caídas intertrimestrales del primer (-5,3%) y segundo trimestre (-17,9%) de 2020.

A día de hoy, la Airef estima que el PIB caerá un 1,4% en tasa intertrimestral, después de incorporar los últimos datos macroeconómicos conocidos, como las ventas totales deflactadas y la retribución bruta deflactada de grandes empresas correspondientes al mes de enero. Ha logrado esta estimación tras la actualización del Modelo MIPred de la Autoridad Fiscal, que va modificando de acuerdo con los nuevos indicadores disponibles. En marzo está previsto que se publiquen, entre otros, las importaciones de bienes totales a precios constantes de enero (17 de marzo) o los datos sobre Contabilidad nacional trimestral de España correspondiente al cuarto trimestre de 2020 (26 de marzo).

Según explica el organismo, la información empleada para realizar las estimaciones está “plenamente disponible en bases a datos públicos y contrastados”, y explica que los acontecimientos excepcionales que provocan cambios rápidos e intensos en la situación económica no pueden verse reflejados en las previsiones del modelo hasta que se disponga de los indicadores correspondientes al momento en que se ha producido la circunstancia que ha motivado esa alteración. Esto sucede actualmente “con el potencial impacto del Covid-19 en la evolución de la economía española”.

Esta tendencia a la baja en los indicadores económicos españoles es común al resto de países de la UE y de la eurozona, que ya cerraron el último trimestre de 2020 en negativo y se encaminan hacia una nueva recesión técnica -dos trimestres consecutivos en negativo- al prever un nuevo retroceso en el arranque de este año, una situación España solventaría de momento al cerrar el anterior en el +0,4%. Sin embargo, la economía nacional no se librará de una caída del PIB en los tres primeros meses al arrastrar todavía las duras restricciones para contener la tercera ola y estar a las puertas de la cuarta.