Renta 2020: las ayudas del Plan Renove le harán pagar hasta 1.650 euros en la declaración

La factura fiscal variará en función de la ayuda recibida. Los compradores que no declaren estas cantidades se exponen a intereses de demora y una sanción

Imagen de un vehículo eléctrico cargándose
Imagen de un vehículo eléctrico cargándoseLa RazónLa Razón

Los compradores que se beneficiaron del Plan Renove y Plan Moves 2020 ahora tendrán que devolver una parte de las ayudas a Hacienda. Este paquete, dotado con un presupuesto de 250 millones de euros, ofrecía ayudas de entre 300 y 4.000 euros con el objetivo de reactivar la demanda de vehículos e impulsar la adquisición de modelos respetuosos con el medio ambiente. Ahora, recién iniciada la campaña de la Renta, los que se acogieron a ellas tendrán que volver a echar cuentas y prepararse para pagar hasta 1.650 euros en su declaración. El aliciente inicial de estas ayudas se ve ahora diluido al tener que tributar por ellas, especialmente en un momento de absoluta incertidumbre económica en el que el ahorro resulta clave, denunció Nicolás Cantaert, director general de Sumauto.

La obligación de declarar esta ayuda no es negociable, aunque las cantidades que cada comprador deberá abonar al Fisco dependerán de las cuantías recibidas. Según Unoauto, el portal especializado en vehículo nuevo de Sumauto, a partir de cálculos efectuados por los Técnicos de Hacienda (GESTHA), los compradores de turismos eléctricos o con etiqueta “cero” que tengan un sueldo neto medio de 21.161 euros anuales (la media de 2018 en España, según la Agencia Tributaria) y hayan recibido las ayudas del Plan Renove o Plan Moves deberán pagar entre 240 euros y 1.200 euros (o 1.650 si achatarró un coche de más de 20 años) en esta declaración de la Renta.

Los que más se beneficiaron serán ahora los más perjudicados. Tomando como referencia al comprador de un turismo eléctrico, híbrido enchufable o de pila de combustible que tenga un sueldo neto medio de 21.161 euros anuales y que haya recibido 4.000 euros de las ayudas del Plan Renove o Plan Moves, la factura fiscal será de 1.200 euros en su declaración de la Renta. Si esta ayuda se elevó hasta los 5.500 euros por achatarrar un vehículo de más de 20 años, su deuda con Hacienda crecerá hasta los 1.650 euros.

En este contexto, Unoauto estima que para los compradores de vehículos “ECO” que recibieron 1.000 euros en ayudas (1.500 en caso de achatarramiento de un vehículo de más de 20 años) su factura fiscal se encarecerá en unos 300 euros. Por su parte, los compradores de vehículos con etiqueta “C”, que recibieron hasta 800 euros, tendrán que pagar unos 240 euros más en el IRPF.

A diferencia del Plan Renove, el Moves sí tuvo el éxito esperado en muchas comunidades autónomas. Dotado inicialmente con 100 millones de euros, fue ampliado con otros 20 millones adicionales y para este año la cuantía se multiplica por cuatro, por lo que alcanzará los 400 millones.

¿Cómo declarar las ayudas?

Unoauto explica que los incentivos constituyen una ganancia patrimonial que debe incluirse en la base imponible general del IRPF y tributarán en función de los ingresos y de la situación personal y familiar de cada contribuyente, mientras que los descuentos realizados directamente por el fabricante, concesionario o punto de venta del vehículo en cuestión no tributan por este impuesto.

Sanciones por no hacerlo

Los compradores que no declaren estas cuantías se exponen a tener que presentar una declaración complementaria. “En caso de no realizarla llevaría a la Administración a liquidar el importe correspondiente con intereses de demora e imponer una sanción por una infracción tributaria de hasta el 50% que podría reducirse por conformidad con la liquidación (30%) y por el pago de la sanción en plazo y sin recurso (el 25% de la sanción reducida por conformidad), es decir el 26,25% de la cuota no ingresada”, advierte el portal.