Las comercializadoras suben los precios de las nuevas tarifas eléctricas del mercado libre hasta un 27%

La OCU denuncia que las compañías han aprovechado para hacer negocio al adaptar sus tarifas del mercado libre a la variación del componente regulado que conlleva la nueva factura de la luz

Un técnico revisa una factura frente a unos contadores
Un técnico revisa una factura frente a unos contadoresJesus G. FeriaLa Razón

Hoy se pone en marcha la nueva estructura de la factura eléctrica para los usuarios acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC) que introduce tres tramos de discriminación horaria (punta, llano y valle) y la posibilidad de contratar dos potencias diferentes: una para los periodos punta y llano y otra para el valle, para ajustarlas a sus necesidades. Por su parte, los consumidores del mercado libre no se libran del cambio y encima se llevan la peor parte.

La nueva estructura conlleva también la unificación de los peajes vigentes de consumo doméstico en un único peaje (2.0 TD) y un aumento del peso del término variable en la factura, es decir, el consumo, que pasa del 60% al 75%, frente a una rebaja del peso del término fijo (peajes de transportes y distribución y cargos al sistema eléctrico), que pasa del 40% al 25%. Las comercializadoras del mercado libre deben adaptar el precio de sus tarifas para trasladar la variación del componente regulado de la factura. Algo que ya están haciendo y que en la mayoría de los casos conlleva subidas superiores a las esperadas.

Las comercializadoras ya han dado a conocer sus precios para las nuevas tarifas 2.0TD y según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el precio supera con creces el que cabría esperar como resultado de la aplicación de las nuevas tarifas de peajes y cargos, siendo hasta un 27% más caro en algunos casos.

Para un hogar medio (4,6 kW y 3.500 kWh de consumo anual) la OCU ha comparado el importe de la factura con las nuevas tarifas propuestas por las comercializadoras a partir del 1 de junio con las vigentes hasta hoy. “El análisis revela que las subidas son casi siempre superiores a las provocadas por los cambios regulatorios. Así, aunque la subida esperada para un hogar con discriminación horaria rondaría el 8,5%, podría alcanzar hasta el 27,3% según la compañía contratada”, explica la OCU. La Organización denuncia “que las compañías aprovechen esta situación de incertidumbre y el cambio de tarifas para hacer negocio con una escandalosa subida de precio, que en algunos casos supera el 27%”.

Las que más suben

La nueva estructura de la factura ha repercutido indudablemente en los clientes del mercado libre y de forma más negativa de la esperada. Las mayoría de compañías revisan al alza sus precios, con subidas que rozan el 25% en comparación con la antigua discriminación horaria y en torno al 15% en las tarifas 2.0A, es el caso de Esfera Luz y Eres Energía, las que más han incrementado el precio que tenían vigente hasta el 31 de mayo, aunque otras, como Naturgy, Lucera en su modalidad de precio fijo, Gana Energía y Holaluz también presentan subidas que rondan el 10% (y lo superan comparado con sus tarifas de discriminación horaria equivalentes).

Por el contrario, las compañías cuyos precios reflejan por el momento únicamente los cambios regulados son Lucera, con su tarifa indexada, Som Energía y Goiener, que se limitan a trasladar los cambios regulados a sus tarifas libres, al igual que hace la tarifa regulada PVPC.

Subidas de las nuevas tarifas del mercado libre. Fuente: OCU FOTO: OCU

¿Precio fijo las 24 horas? No compensa

Además hay comercializadoras que están apostando por completar su oferta con un precio fijo las 24 horas (en vez de precios con tramos), y en algunos casos (como Bulb), tienen disponible esta única tarifa. “Estas opciones, lejos de ser atractivas para el consumidor, suponen ya de partida un encarecimiento todavía mayor de la factura, ya que las comercializadoras deben seguir pagando los peajes y cargos con la estructura de tres tramos de precios, por lo que el precio fijado es alto para evitar riesgos. Sólo los hogares con consumos en hora punta realmente elevados podrán sacar partido a estas tarifas que no respetan los nuevos tramos horarios”, advierte la OCU.

La OCU recuerda que estas tarifas están disponibles ya para nuevas contrataciones, pero en aquellos casos en los que se ha aprovechado para subir precios, no deberían ser aplicables a los antiguos clientes si no ha habido una comunicación previa. Además, si la nueva tarifa no le convence puede rechazarla y marcharse a otra compañía más económica. Para ello, OCU cuenta con un comparador de tarifas eléctricas y afirma que la tarifa regulada PVPC suele ser la mejor opción.