El recibo se encarece un 16% con Sánchez pese a que prometió bajarlo

La factura media podría rozar los 90 euros este mes con los precios actuales

Trabajadores en una torre de alta tensión en Gijón
Trabajadores en una torre de alta tensión en Gijón FOTO: ELOY ALONSO REUTERS

La factura eléctrica no solo no baja, sino que se encarece desde que Pedro Sánchez enciende las luces en La Moncloa hace ahora tres años. En concreto, y si se cumplen las previsiones, lo hará un 16,5% este mes, y eso pese a que Sánchez ya se estrenó con una factura récord. En junio de 2018, cuando asumió el cargo, la factura para un usuario medio se situó en 76,71 euros, según Facua. Con los actuales precios, este mes se alcanzará un recibo de 89,41 euros para ese mismo hogar, por encima de los 88,66 euros que llegó a alcanzar en el primer trimestre de 2013, el máximo histórico hasta la fecha.

Cuando Sánchez estaba en la oposición, una leve oscilación en los precios encendía su discurso contra el Gobierno, al que pedía abaratar el recibo a toda costa. Sin embargo, las decisiones de Sánchez hoy van en sentido opuesto a lo que prometía.

El impuesto especial al consumo de electricidad sigue instalado en el 5,1%. Tras la caída de recaudación del pasado año a los 1.253 millones, Hacienda prevé obtener este año 1.379 millones, más que 2019. A ese 5,1% hay que sumar el 21% de IVA que el Gobierno se niega ahora a tocar con el pretexto de que Bruselas no le deja. Sin embargo, la propia Comisión Europea acaba de reiterar a España que puede rebajar el IVA eléctrico cuando lo estime. En respuesta a los europarlamentarios populares Dolors Montserrat y Antonio López-Istúriz, el comisario de Asuntos Económicos, Paolo Gentiloni, ha recordado que el artículo 102 de la Directiva del IVA «permite a los estados miembros aplicar un tipo impositivo reducido del IVA a las entregas de electricidad, previa consulta del Comité del IVA».

El comisario, de hecho, subraya que «Portugal ha efectuado una consulta sobre la reducción selectiva para las gamas de bajo consumo» y que Croacia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo y Malta «están aplicando, total o parcialmente, tipos reducidos del IVA».

Sánchez tampoco ha tocado el 7% que pagan los generadores de electricidad por el simple hecho de producir energía y que, indirectamente, se traslada a los precios. Este impuesto fue aprobado en 2012 por Rajoy para frenar el déficit de tarifa. Sánchez suspendió seis meses la tasa en 2018, durante un episodio de subidas, pero lo volvió a recuperar en marzo de 2019. Prevé recaudar 1.500 millones de euros.