Podemos anima a “correr a gorrazos” al gobernador del Banco de España por cuestionar la subida del salario mínimo

Mayoral tacha de “impresentable” a Hernández de Cos por criticar el informe que asegura que el incremento de 2019 pactado por el PSOE y los morados ha destruido 190.000 empleos

El diputado de Unidas Podemos Rafa Mayoral interviene durante el Pleno del Congreso, este martes en la Cámara Baja, en Madrid
El diputado de Unidas Podemos Rafa Mayoral interviene durante el Pleno del Congreso, este martes en la Cámara Baja, en MadridVíctor LerenaEFE

A Podemos no le ha gustado nada que el Banco de España le haya sacado los colores a la subida del salario mínimo (SMI) aprobada en 2019. El portavoz adjunto de la formación morada, Rafael Mayoral, ha tachado de “impresentable” al gobernador del regulador, Pablo Hernández de Cos, por el informe en el que su institución estimaba el coste en pérdida de puestos de trabajo por la última subida del salario mínimo: “Habría que correrlo a gorrazos por impresentable”, ha dicho.

En su intervención ante el Pleno del Congreso durante el debate de una moción sobre el acceso a la vivienda de los jóvenes, Mayoral ha dicho sentir “mucha vergüenza” tras este informe, al considerar que el Banco de España “ha vuelto a hacer de las suyas”. “Está muy preocupado porque el salario mínimo no llega a los mil euros y que están muy preocupados porque destruye el empleo. Hay que tener muy poca vergüenza para decir esto en un país como el nuestro”, ha esgrimido el diputado de Podemos, preguntándose “de qué vivienda” puede hablarse “cuando la gente con el salario mínimo cobra menos de mil euros”.

El dirigente de Podemos, formación que comparte gobierno con el PSOE, no entiende que Hernández de Cos firme ese informe: “Al gobernador habría que correrlo a ‘gorrazos’, por impresentable -ha asegurado-. Es impresentable que se permita el lujo de atacar los intereses de la gente más vulnerable con manifestaciones salvajes como las que han hecho en ese informe”.

Contundente conclusión

El Banco de España ha publicado este martes un análisis sobre los impactos a su juicio nocivos que tuvo en términos de empleo el alza del 22,3% del SMI aprobada en 2019, basándose en varias hipótesis de trabajo para realizar las proyecciones. Los diferentes escenarios de análisis llegan a la misma y contundente conclusión: la subida del SMI en 2019 decretada por el Gobierno de Pedro Sánchez pasó una elevada factura a los trabajadores que percibían esta remuneración en términos de paro y destrucción de empleo y, especialmente, se cebó con los mayores de 45 años, mientras, la creación de empleo disminuyó entre los más jóvenes, al tiempo que se disparó el autoempleo.

El estudio utiliza diferentes datos y enfoques para analizar el impacto en el empleo del incremento del SMI en 2019. Del análisis se desprende que, tras el incremento del SMI en un 22,3% en ese año, hubo un menor crecimiento del empleo del colectivo con menores salarios. El artículo desarrolla varios ejercicios alternativos que sugieren un mayor impacto adverso sobre el empleo de los colectivos de mayor edad y una reducción más acusada de las horas trabajadas y del flujo de creación de empleo para los jóvenes.

La cifra de las relaciones laborales retribuidas por debajo de los 1.250 euros mensuales experimentó, tras la subida del SMI, una moderación inmediata en el diferencial entre su tasa de crecimiento y la de un colectivo que percibía una remuneración algo mayor con anterioridad a esa fecha. Además, esa caída del citado diferencial se fue agravando a lo largo de 2019. La estimación del impacto del alza del SMI en el empleo sería consistente con una pérdida de empleo neta de los trabajadores directamente afectados de entre 6 y 11 puntos porcentuales, lo que equivaldría a un impacto en el empleo asalariado total de entre 0,6 y 1,1 punto porcentuales. Es decir que por cada punto porcentual de subida del SMI, se produciría un menor crecimiento del empleo de los trabajadores directamente afectados entre 0,3 y 0,5 puntos porcentuales. En este contexto, se pudieron llegar a perder casi 180.000 empleos.

El informe del Banco de España llega, además, en plena ofensiva del Ministerio de Trabajo que capitanea Yolanda Díaz para aprobar un nuevo incremento del SMI. Después de que fracasara en su intento de incrementarlo a principios de año desde los 950 euros en que está fijado en la actualidad, Trabajo está ahora decidida a subirlo a pesar de que el ala socialista del Ejecutivo, con Nadia Calviño a la cabeza, no era partidaria de forzar la subida hasta que la recuperación estuviera consolidada.