Con la subida de la luz, qué es mejor: ¿las tarifas reguladas o las tarifas planas de las compañías?

Los expertos siempre se han posicionado a favor del mercado regulado, a pesar de que en momentos como el que vivimos actualmente, se encarece

El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista no ha dejado de batir récords este verano.
El precio medio diario de la electricidad en el mercado mayorista no ha dejado de batir récords este verano.Eduardo Parra Europa Press

Pedro Sánchez denunciaba anoche los “beneficios extraordinarios” de los que gozan las eléctricas y anunciaba una rebaja del impuesto sobre la electricidad del 5,11 al 0,5%. Muchos consumidores se plantearan la pregunta de, si después de los récords que se están batiendo y de este nuevo recorte, es más rentable el mercado libre o el regulado.

El pequeño consumidor puede atenerse a dos tipos de contratos: el del PVPC (Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor), y el del mercado libre. Ambos comparten dos componentes de la factura: peajes e impuestos (21% de IVA y 5,11 del impuesto especial sobre electricidad). Pero, ¿en qué se diferencian realmente?

Mercado regulado

El contrato PVPC es la oferta eléctrica del mercado regulado, donde el precio de la energía lo fija el mercado mayorista de manera diaria y el Gobierno lo supervisa. En España hay más de diez millones de consumidores acogidos a esta tarifa. Solo pueden acceder a esta modalidad quienes cumplan con los requisitos estipulados por las comercializadoras de referencia: una potencia contratada igual o inferior a 10 kW, instalación eléctrica de baja tensión y contador digital. Entre sus principales ventajas están que no tiene compromiso de permanencia, no exige la contratación de servicios de mantenimiento y da acceso al bono social eléctrico, un descuento del 25% o del 40% para los consumidores vulnerables que cumplan ciertos requisitos. El principal inconveniente, como se ha visto en los últimos meses, es que el mercado regulado queda a merced de tendencias al alza y a la baja que dependen de la demanda energética y de otros factores externos. El futuro de los mercados eléctricos vaticina que el megavatio por hora se situará entre los 130-140 euros hasta la próxima primavera.

Mercado libre

En el mercado libre, es la comercializadora la que ofrece sus propios precios. Los clientes pueden elegir entre los diferentes planes, como puede ser el precio fijo o tarifa plana (para aquellos usuarios que no quieran preocuparse por poner la lavadora de madrugada para evitar sustos en su factura), o tarifas de luz por horas o con discriminación horaria (para los clientes que saben sus franjas de mayor y menor consumo). Aunque en este caso los consumidores no pueden acceder al bono social, las compañías eléctricas suelen ofrecer descuentos y promociones. Sin embargo, este punto positivo se contrarresta con la obligación de permanencia y de contratar servicios adicionales que encarecen la factura: protección de los electrodomésticos, servicio de mantenimiento, seguro de pago…

Así pues, a pesar de que los consumidores del mercado libre tienen más variedad de servicios y no tienen que estar pendientes de los horarios tras el cambio en la estructura de la factura eléctrica, lo cierto es que el precio no es más bajo que el del mercado regulado. En momentos puntuales, como los que estamos viviendo ahora, el PVPC se encarecerá, pero los expertos coinciden en que, a la larga, es más barato.