Marruecos le dice a España que “Argelia nos está saboteando”

Propone una política común energética y que se les envíe combustible por el gasoducto que ahora se va a cerrar

Imagen de archivo de trabajos en un gasoducto
Imagen de archivo de trabajos en un gasoducto

Marruecos anima a España a revisar su política energética y buscar socios fiables, después de la decisión unilateral de Argelia de cerrar el gasoducto que atraviesa el Magreb y que suministraba una parte importante del combustible que llega a nuestro país. “Este acto de sabotaje que emana de un “socio poco fiable” debería animar a Marruecos y España a repensar su estrategia energética apostando por un nuevo esquema sólido de cooperación regional”, informa Le360.

Subraya que, en su visita a Argel, “la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, habrá entendido hasta qué punto el régimen argelino estaba profundamente inmerso en una espiral de odio hacia Marruecos, aunque conlleve pérdida de clientes y dinero.

“España, que aún no tiene visibilidad sobre la evolución futura del suministro de gas argelino, podrá así medir la irracionalidad de un régimen que actúa en contra de sus intereses”. “Argel pretende hoy imponer a Madrid una solución alternativa totalmente inadecuada, irracional. y contrario a toda lógica económica”, enfatiza.

Sin embargo, las fuentes que informan al digital consideran que, tanto Marruecos como España, pueden obtener beneficios de la situación creada. “Ahora sabemos que no podemos confiar en un socio poco fiable, más aún cuando se trata de asuntos de naturaleza estratégica. A través de este acto de sabotaje, el régimen argelino nos está ayudando hoy a liberarnos y repensar de manera confiable nuestra visión estratégica dentro de un marco de cooperación regional más sólido”, agregan las mismas fuentes.

“No podemos lograr nuestros objetivos estratégicos confiando en un régimen loco. El asunto del gasoducto no tendrá ningún impacto en Marruecos. Si es necesario, se harán las adaptaciones necesarias”, aseguran.

“Rabat y Madrid tendrán que dar muestras de imaginación para demostrar que no damos prima a los saboteadores. No tenemos otra estrategia que torpedear cualquier idea que rompa la cooperación regional entre África y Europa “.

Entre las alternativas al problema suscitado, “hay varios escenarios sobre la mesa, uno de los cuales se refiere a la reversión de los flujos de GME (un flujo inverso , según el término técnico), para poder importar gas (no necesariamente argelino) de los puertos españoles, antes de transportarlo por el mismo gasoducto a las centrales eléctricas de Aïn Beni Mathar y Tahaddart. Suministradas hasta ahora con gas argelino, estas dos plantas aportan un 17% a la producción eléctrica nacional”. El viernes 15 de octubre, Marruecos anunció que había ampliado en diez días la duración de la convocatoria de licitación que se había lanzado para la construcción de una estación de transformación de gas licuado en gas natural frente a aguas territoriales marroquíes.