El “castigo” de los autónomos que les impide cogerse la baja por coronavirus

UPTA calcula que entre enero y febrero se contagiarán el 10% de los trabajadores por cuenta propia, unos 300.000

Un repartidor de mercancías con un carro lleno de cajas por el centro de Madrid
Un repartidor de mercancías con un carro lleno de cajas por el centro de Madrid FOTO: Jesús G. Feria La Razon

La sexta ola de la pandemia de Covid-19 en España provocada por la variante Ómicron, ha generado una explosión de contagios, diezmando las plantillas de las empresas y haciendo que las bajas laborales por coronavirus se disparen.

No obstante, parece ser que esta situación no es la misma para todas las personas. Desde la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) exigen a los Gobiernos Regionales que se pongan en marcha ayudas “especiales” para los trabajadores por cuenta propia que se han visto obligados a cerrar sus negocios a causa de solicitar la baja por coronavirus.

Los trámites para gestionar la prestación de Incapacidad temporal así como la escasa cuantía económica que perciben estos trabajadores son los principales factores que llevan a la gran mayoría de autónomos a no coger la baja por enfermedad común y simplemente guardar el periodo de cuarentena establecido.

Desde UPTA aseguran que a día de hoy siguen buscando mecanismos con el objetivo de minimizar las consecuencias económicas de la pandemia en este colectivo, y que en esta situación “están directamente relacionadas con la salud de miles de autónomos, que ven como no les queda más remedio que echar el cierre temporal de su negocio”. Tanto es así, que UPTA calcula que, al ritmo de contagios existente, el 10% de los autónomos, lo que supone 300.000 personas de este colectivo se contagiarán a lo largo de enero y febrero.

Asimismo desde esta organización hacen referencia a las ayudas directas creadas el año pasado por el Ejecutivo y que fueron puestas a disposición de las autonomías, de las cuáles más de 2.000 millones de euros no han sido aprovechados. Este dinero por lo tanto, debe ser devuelto por las comunidades a la administración. No obstante, UPTA explica que es necesario que se ponga en marcha " una nueva ayuda urgente que sofoque las consecuencias de esta sexta ola”.

“La propuesta que hacemos es muy razonable, no sólo porque estamos viviendo de nuevo restricciones en sectores concretos, además los contagios o las bajas por ser contacto estrecho, están siendo una constante en nuestro colectivo”, sostienen.

Durante las próximas semanas se mantendrán reuniones entre las administraciones autonómicas y parte del ejecutivo estatal, por lo que desde esta organización se espera que se adopten ayudas que “deben cumplir con el cometido de prontitud y facilidad administrativa”.

“La mala experiencia que tenemos con los fondos COVID-19 debe hacer reflexionar a quienes tienen la capacidad de tomar decisiones, no se pueden repetir los errores que se han cometido en el 2021″, ha sentenciado Eduardo Abad, el presidente de UPTA.