5 consejos para ahorrar en la factura de la luz y tener una casa eficiente

El poder adquisitivo de los ciudadanos se ha visto reducido, haciendo que estos intenten buscar alternativas que les permitan ahorrar en su día a día

Placas solares en una vivienda
Placas solares en una vivienda FOTO: La Razón La Razón

Una inflación desbocada, un coste de la cesta de la compra a niveles inimaginables y una crisis energética en toda Europa, han sido factores determinantes que han tenido un gran impacto en el bolsillo de los ciudadanos, los cuales han visto reducido su poder adquisitivo a medida que el resto de la vida se ha ido encareciendo notablemente.

Por tanto, no es de extrañar que ante esta situación las personas intenten buscar alternativas que les permitan ahorrar en su día a día, ya sea comprando en los supermercados productos menos costosos, limitando su consumo energético o incluso hacer un hogar más eficiente.

Una casa eficiente es aquella que no solamente minimiza el consumo de energía, sino que esta además aprovecha al máximo la que se usa, para así evitar que se produzca un malgasto de la misma. Asimismo, también se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero así como la demanda de recursos no renovables consiguiendo unas condiciones de vida más sostenibles y permitiendo un importante ahorro de dinero.

Son muchos los aspectos que se pueden cambiar en una vivienda para llegar a alcanzar una eficiencia energética, desde su remodelación hasta pequeños trucos cotidianos que se pueden implementar fácilmente en nuestra rutina para así pagar menos por las facturas de la luz. Por tanto, desde la empresa Selectra han recogido un conjunto de estrategias para hacer frente a esta problemática:

  1. Mantener el frigorífico lejos de fuentes de calor: Este es un problema que puede pasar desapercibido, pero si este electrodoméstico se encuentra con fuentes de calor como radiadores o fuegos, la nevera necesitará más energía para garantizar su refrigeración. Asimismo, esto también ocurre con las fuentes de calor internas, por lo que lo más recomendable no introducir alimentos calientes en este electrodoméstico, sino ya hacerlo cuando estos se encuentren a temperatura ambiente.
  2. Bajar la temperatura de los aparatos eléctricos: En el caso de las lavadoras, si siempre se usan los ciclos de mayor temperatura, lo más probable es que se consuma más energía de la necesaria e incluso pueda dañar el material de algunos artículos. Por eso, si una persona reduce de 60ºC a 40 grados el ciclo, se puede recudid un 25% más de electricidad.
  3. Utilizar modo ‘eco’: La utilización de los aparatos eléctricos en modo ‘eco’ no solamente contribuye a ayudar al medio ambiente, sino que además este puede reducir el consumo de electricidad hasta un 45%.
  4. Utilizar microondas en vez de horno: Pese a que no todos los alimentos pueden cocinarse en el microondas, volviéndose indispensable el horno para ello. Si solamente se quiere calentar la comida, este primer electrodoméstico consume un 60% menos de energía que un horno.
  5. Limitar el consumo de dispositivos electrónicos: Por último, otra de las formas de ahorrar en la factura eléctrica es reducir el tiempo que se pasa frente a las pantallas o en caso de seguir utilizando, optar por aquellos que tengan menos vatios, dado que son los que menos energía consumen. Asimismo, en el caso de que no se utilicen los electrodomésticos, estos se deben apagar y evitar así el consumo fantasma.

No obstante, estas no son las únicas estrategias existentes, sino que hay muchas otras medidas que están al alcance de nuestras manos para conseguir un ahorro en la factura de la luz como hacer uso de bombillas led o incluso aprovechar la luz solar, encendiendo únicamente la luz cuando sea necesario.