Economía

El «bazuca» alemán de 50.000 millones de euros resucita a los mercados

Jornada «en verde» en las bolsas de todo el mundo. Berlín, dispuesto a saltarse la regla de gasto para estimular la economía, y China, que rebajará el coste de los préstamos, llenan de optimismo el parqué

Jornada «en verde» en las bolsas de todo el mundo. Berlín, dispuesto a saltarse la regla de gasto para estimular la economía, y China, que rebajará el coste de los préstamos, llenan de optimismo el parqué.

Publicidad

Si Alemania necesita reactivar su economía, lo hará. Con el país a las puertas de la recesión, el ministro germano de Finanzas, Olaf Scholz, ha asegurado que el Gobierno tiene la capacidad necesaria para contrarrestar cualquier crisis económica futura y sugirió que Berlín podría saltarse la regla de gasto e inyectar hasta 50.000 millones de euros para estimular a la renqueante locomotora alemana. Desde el Ejecutivo aseguran que el Ministerio está barajando la opción de emitir deuda para ayudar a financiar un programa de protección climática, según informa Reuters. No obstante, Scholz se ha mostrado partidario de vivir dentro de las posibilidades del país para que, cuando lleguen tiempos delicados, se encuentre en las mejores condiciones posibles para evitar males mayores.

El nivel de endeudamiento de Alemania, además, vigoriza el músculo financiero del país. La ratio deuda-PIB se situó en el 60,9% en 2018 y se espera que para este año baje hasta aproximadamente el 58% –en comparación, la proporción en España roza el 100%–. Este aspecto es clave para Scholz, ya que asegura que mantenerse por debajo del umbral del 60% es la «fortaleza» que tiene Alemania «para contrarrestar una crisis con toda su fuerza».

La economía alemana se contrajo un 0,1% en el segundo trimestre y tampoco crecerá en verano, según el Bundesbank. El último informe dice que el debilitamiento de la industria provocará que Alemania siga, previsiblemente, «sin impulsos» y añade que el crecimiento económico podría contraerse de nuevo. El debilitamiento se concentra en la industria y en las exportaciones, ya que la demanda exterior ha caído debido a los conflictos internacionales y a los efectos ante un posible Brexit sin acuerdo.

En el país germano son conscientes de cuál sería el coste de una futura recesión. El ministro de Finanzas explicó que la crisis financiera de 2008 le había costado a Alemania unos 50.000 millones de euros. La «buena noticia» es que pueden reunir esa cantidad, aseguró Scholz.

Publicidad

Ante la exhibición de fuerza fiscal que realizó el país, los mercados han resurgido tras una semana negra que, entre otras cosas, llevó al Ibex a caer hasta mínimos anuales. El optimismo en las bolsas ha sido generalizado y los parqués europeos han reaccionado especialmente bien, con subidas del 0,73% en España, del 1,32% en el DAX alemán, del 1,34% en París, así como en Londres (+0,71), Ámsterdam (+1,1%), Bruselas (+0,69%) o Milán (+1,93%).

Por su parte, el Hang Seng, principal índice bursátil chino de Hong Kong, también ha reaccionado positivamente, con una subida del 2,17%. La jornada en Wall Street también se ha teñido de verde gracias, en parte, al "bazuca"fiscal alemán. Los esfuerzos de las principales economías para paliar los efectos de la guerra comercial han aupado en la apertura al mercado estadounidense, que ha registrado un aumento del 1,02% impulsado, además, por la decisión del Banco Central de China de lanzar una reforma para reducir el coste de los préstamos para las pequeñas empresas.

Publicidad

La jornada ha sido buena en los mercados para las compañías tecnológicas, lideradas por el crecimiento del 2,41% en las acciones de Apple. También han registrado un aumento los títulos de Facebook (+1,59%), Amazon (1,58%) y Alphabet, matriz de Google (+1,99%), entre otras empresas. El Nasdaq, donde cotizan las principales compañías digitales, subía en su apertura un 1,54% después de que el Departamento de Comercio de EE UU haya decidido aplazar tres meses más el veto al fabricante chino Huawei por motivos de seguridad nacional. Una pequeña tregua en una guerra comercial que no paraba de recrudecerse.