MENÚ
viernes 16 noviembre 2018
01:20
Actualizado
  • 1

El Gobierno eleva un 4,4% el techo de gasto para 2019, hasta 125.064 millones

El Ejecutivo mantiene el crecimiento del PIB para 2018 y 2019 en el 2,7% y el 2,4%, respectivamente, y prevé que el desempleo se sitúe por debajo del 11% en 2021.

  • Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), la ministra Portavoz Isabel Celaá, y de Economía Nadia Calviño (d), durante la rueda de prensa celebrada esta mañana tras el Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa.- EFE/Ballesteros
    Las ministras de Hacienda María Jesús Montero (i), la ministra Portavoz Isabel Celaá, y de Economía Nadia Calviño (d), durante la rueda de prensa celebrada esta mañana tras el Consejo de Ministros, en el Palacio de La Moncloa.- EFE/Ballesteros

Tiempo de lectura 4 min.

21 de julio de 2018. 01:25h

Comentada
H. Montero Madrid. 20/7/2018

Como era previsible, la manga ancha que Bruselas ha concedido a España será utilizada a discreción en la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, año electoral, con municipales y autonómicas en ciernes. El Ejecutivo socialista que preside Pedro Sánchez no ha podido resistirse y aprovecha las cinco décimas más de déficit concedido a España para 2019 (-1,8% por el -1,3% previo) para disparar el gasto público. Después de repartir esas décimas adicionales entre las regiones (que podrán desviarse en sus cuentas hasta un 0,3%, unos 2.500 millones más), la Seguridad Social (otras dos décimas) y la Administración General del Estado (la que queda), ayer tocaba establecer el techo de gasto.

Tras este reparto en la capacidad de endeudamiento, el techo de recursos disponibles del Estado para hacer frente a todas las atenciones de gasto del próximo ejercicio se dispara en 5.230 millones, un 4,4% respecto al presente año, hasta alcanzar los 125.064 millones. Se trata de la mayor subida del techo de gasto de los últimos cuatro años y supone una ruptura con la senda de austeridad impuesta por los anteriores gobiernos populares.

Con la aprobación de los objetivos de déficit para 2019 (-1,1% para la Seguridad Social, -0,4% para la Administración Central, -0,3% para las autonomías y equilibrio presupuestario para los ayuntamientos) y el techo de gasto de 125.064 millones, el Gobierno pone las bases para elaborar los Presupuestos Generales de 2019, cuya negociación arranca con esos topes. Las formaciones afines a negociar con el Ejecutivo socialista (Podemos, nacionalistas y separatistas) deberán aprovechar ahora la debilidad de Sánchez, con sólo 84 votos asegurados en el Congreso de los Diputados, y la espada de Damocles de la mayoría popular en el Senado, capaz de frenar las pretensiones socialistas de disparar el gasto.

A este respecto, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, resaltó que este mayor margen fiscal servirá para elaborar unos Presupuestos más sociales y redistributivos y recordó al PP que la propia Comisión Europea, el Banco de España o la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) habían advertido de que la senda de estabilidad anterior «no era creíble». En este sentido, Montero avisó de que no dispone de un «plan B» si la mayoría popular en la Cámara Alta rechaza estos objetivos, con lo que se volvería a la senda de corrección anterior, lo que significaría que España «se autoimpone» unos objetivos «más exigentes» de los que establece Bruselas. Si se produjera este bloqueo, el techo de gasto se mantendría «prácticamente inalterado», remacó la titular de Hacienda, ya que la Administración Central, que es a la que afecta el presupuesto, sólo se beneficia de una décima de PIB adicional de margen en 2019. Los mayores perjudicados serían la Seguridad Social y las comunidades autónomas, responsables de la Educación, la Sanidad y las pensiones, entre otros servicios públicos.

Por su parte, la ministra de Economía, Nadia Calviño, anunció que se mantienen las previsiones de crecimiento para este año y el próximo en el 2,7% y el 2,4%, respectivamente, en la actualización del escenario macroeconómico para el periodo 2018-2021. Sin embargo, se rebajan para 2020 (2,2%) y 2021 (2,1%) ante la ralentización del consumo privado, entre otros motivos, que pasará del 2,4% previsto este año, al 1,9% en 2019, un 1,8% en 2020 y un 1,7% en 2021.

Respecto a la evolución del mercado laboral, el Gobierno prevé que entre el cuarto trimestre de 2018 y el cuarto trimestre de 2021 se creen cerca de 1,2 millones de puestos de trabajo, a una media de 400.000 al año, y que en 2020 se alcance el nivel de ocupados previo a la crisis, 20 millones de trabajadores.

Según el nuevo cuadro macroeconómico, la tasa de paro se situará en el 15% este año (cinco décimas menos que la estimada por el Gobierno del PP), en el 13,4% en 2019 (cuatro décimas inferior) y en el 12% y 10,7% en 2020 y 2021 (tres décimas menos, respectivamente). Además, la deuda está prevista en el 96,1% del PIB para el próximo año y en el 94,1% y 91,5 % para 2020 y 2021, respectivamente.

Últimas noticias