MENÚ
lunes 10 diciembre 2018
16:38
Actualizado

Las empresas deberán mantener sus plantillas para recibir ayudas

El Gobierno las obligará a mantener la actividad tres años con un decreto que trata de relanzar la Industria en España.

  • Empleados de Alcoa quemando neumáticos en protesta por el cierre de las fábricas de Avilés y La Coruña
    Empleados de Alcoa quemando neumáticos en protesta por el cierre de las fábricas de Avilés y La Coruña
Madrid.

Tiempo de lectura 2 min.

08 de diciembre de 2018. 00:08h

Comentada
D. Hidalgo.  Madrid. 8/12/2018

El Gobierno aprobó ayer el Real Decreto-Ley de Medidas Urgentes para impulsar la competitividad en el sector de la Industria. Esta iniciativa ha sido impulsada por Reyes Maroto, ministra de Industria, Comercio y Turismo; Teresa Ribera, ministra para la Transición Ecológica, y Luis Planas, titular de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El texto recién aprobado tiene como uno de sus principales fines el cambio hacia un «modelo de economía circular» que sea energéticamente sostenible. Así, esta ley se inscribe en el Marco Estratégico para la España industrial 2030, que contempla medidas a corto y medio plazo con el fin de alcanzar, en este ámbito, un crecimiento viable, con los objetivos de incrementar la competitividad del tejido industrial español, favorecer e impulsar el desarrollo de las pymes industriales y crear puestos de trabajo de calidad.

Estas actuaciones, que ya en el mismo nombre del plan se califican de urgentes, encarrilan al sector, evitando las consecuencias que tendría una mayor demora en su renovación. El principal escollo a salvar es la pérdida de competitividad, que conduciría a la industria española a una situación de desventaja en los mercados internacionales.

Dado que la industria genera empleo de gran calidad en el conjunto de nuestra economía, con estas medidas se pretende «blindar» el tejido industrial y evitar ajustes innecesarios en las plantillas. En este sentido, la modificación de la Ley del Sector Eléctrico permitirá crear redes cerradas con costes reducidos para la industria electrointensiva, dando respuesta a la alta demanda de los sectores que más electricidad consumen, como el siderúrgico, el cementero o el químico. Las empresas que se acojan a las ayudas estatales deberán mantener su actividad tres años y emplear como mínimo al 85% de la plantilla en caso de despido colectivo.

Este movimiento por parte del Gobierno responde al cierre de plantas en los sectores mentados antes, como los protagonizados este año por Cemex, Vestas o Alcoa. Este último, con dos plantas en vías de extinción, sería el principal beneficiario de la medida, a pesar de que, según estimó el Gobierno, ya habría ahorrado más de 1.000 millones de euros con ayudas en su factura de la luz durante la última década.

En referencia a la aluminera, la ministra de Industria, Reyes Maroto, aseguró que los próximos días son «claves». Tras la aprobación del plan, la multinacional debe proponer medidas que eviten «el cierre de las plantas», que dejaría en la calle a casi de 700 trabajadores.

Últimas noticias