Opinión

El submarino: Inquietud repentina

Óscar Cañas Europa Press

El precio de la luz está por las nubes y el Gobierno ha apostado por establecer franjas horarias imposibles para realizar las tareas diarias. Necesitado de justificarse, Alberto Garzón optó por asegurar en un tuit que están «preocupados por los precios de los suministros básicos para las familias trabajadoras». Y ello a pesar de que el titular de Consumo jamás expresó su oposición a la nueva factura en la Comisión Delegada de Asuntos Económicos, habiéndose debatido en dos ocasiones la medida. ¿En qué andaba?