Estudiar un MBA en tiempos de crisis, ¿buena o mala idea?

Cámara de Madrid

Son tiempos muy complicados. La pandemia del Coronavirus ha provocado que España y otros muchos países del mundo se hayan detenido por completo a nivel social, económico y laboral. El confinamiento obligatorio ha sido una medida radical con la que poder detener la propagación de una enfermedad que ha puesto a medio mundo en jaque. Estas circunstancias excepcionales han demostrado que hay que prepararse siempre para cualquier escenario, incluso para el peor.

El aprendizaje que podemos extraer en estos momentos de incertidumbre es que hay que estar preparado para todo, y no lo decimos sólo desde el punto de vista de la supervivencia, sino del profesional. Los empresarios se están enfrentando a una época realmente dura por esta parada en seco de la actividad de su negocio y, ciertamente, contar con la formación adecuada para superar este tipo de crisis es fundamental.

Todo problema representa una oportunidad. Para un profesional que trabaje por cuenta ajena, un motivo trascendental para optar por la formación puede ser mantener su puesto de trabajo, añadiendo más valor a sus tareas, o asegurar el crecimiento en su carrera profesional. Una formación de calidad, que mejore cualitativamente la posición profesional, y como consecuencia que mejore su situación económica, se puede conseguir estudiando un buen MBA.

Estudiar un MBA en tiempos difíciles es clave para un buen futuro profesional

Plantearse la idea de estudiar un MBA en Madrid o en cualquier otro punto de España el próximo curso académico 2020-2021, es una buena idea, según señalan tanto los responsables de contratación de importantes empresas como los expertos en coaching profesional. Los postgrados que ofrecen las entidades más importantes del sector se caracterizan, para empezar, por ofrecer una enseñanza flexible, contando con horarios intensivos en fin de semana que ayudan a compaginar los estudios con otras actividades personales y profesionales. Asimismo, destacan también por brindar una sólida formación en el área de especialización que contribuye tanto a la diferenciación como al despegue en el terreno laboral.

Y es que un Master in Business Administration, también conocido como Máster en Dirección de Empresas, es un pilar fundamental en la formación de un profesional que realmente sea capaz de llevar con éxito las riendas de un negocio. Puede ser la puerta de acceso para tener un empleo cualificado, pero también el camino necesario si realmente quieres liderar una empresa sin tropezar por el camino, por muchos baches que vayan apareciendo a lo largo de la trayectoria.

Precisamente esos baches son lo que ahora estamos viendo, aunque algunos parezcan muy grandes y arriesgados. Un profesional con una buena formación sabe cómo actuar cuando se presentan situaciones tan complejas como la dibujada por la pandemia del COVID-19. Se hace necesario saber distribuir recursos, paliar el impacto económico y, por supuesto, elegir el camino más conveniente para sobreponerse a esta situación. Hacer todo eso es algo que no está al alcance de cualquiera; pero sí de quienes se han formado adecuadamente.

Por tanto, tomar la decisión de realizar un Máster MBA es dar un gran paso hacia la capacitación para tomar decisiones estratégicas en momentos de presión, abrir la mente y crecer en cualidades como la resiliencia y/o el sentido común para afrontar los escenarios de crisis o los problemas puntuales del día a día que ocurren en las empresas. Saber cómo generar acciones que minimicen los resultados negativos o causen un impacto positivo en los negocios, es esencial. Estas son algunas de las claves en los que se enfocan los programas en dirección de empresas y que los profesores de cada área de conocimiento transmiten a los alumnos basándose en su experiencia directiva.

Entrenamiento en la planificación de estrategias

Uno de los objetivos clave de un programa MBA es enseñar a poner en práctica las estrategias más eficaces en la dirección y gestión de un negocio. También hacen especial énfasis en que los estudiantes aprendan las pautas con las que desarrollar las acciones más adecuadas a su modelo de negocio. Algo que da la soltura suficiente para actuar con presteza y precisión en momentos complicados, y en otros escenarios más positivos donde la creatividad y la innovación son necesarias para detectar oportunidades de negocio.

Para lograr esto, uno de los métodos más empleados en estos Masters es el conocimiento práctico. Para ello, abordan situaciones reales en el día a día de cualquier empresa, para ver cómo actuar de la manera más eficiente y resolutiva según las circunstancias, con la premisa de mantener la supervivencia de la empresa en un entorno dinámico y cada vez más digital.

Todo esto se ofrece además a través del uso de la mejor metodología didáctica, y también la más eficaz, que combina los ejercicios prácticos, los casos reales, el uso de las nuevas tecnologías y la presentación de las herramientas más modernas para agilizar el trabajo. Todo eso, unido a una enseñanza que cambia por completo la mentalidad del estudiante permitiendo que desarrolle la agudeza a la hora de dirigir un negocio. En el fondo, esa es la clave de todo, dominar las técnicas y herramientas de gestión adecuadas para superar los desafíos en los escenarios más complejos y adversos.

Las habilidades en dirección de empresas que un titulado MBA domina, más la seguridad que obtiene en el desempeño de funciones en dirección financiera, marketing, recursos humanos y procesos productivos, entre otras, le cualifica para la dirección o gestión tanto de una gran compañía, como de una pyme o un departamento de una corporación. El logro de los objetivos mediante las habilidades desarrolladas, como el pensamiento estratégico y la planificación integral, posibilitan que las empresas mejoren sus resultados de forma sostenida. Por tanto, este es un factor clave que determina que los perfiles profesionales MBA sean altamente apreciados por los reclutadores.

Contacto con grandes profesionales de diferentes sectores

Otro de los puntos más fuertes de estudiar un MBA en Madrid o en diferentes puntos relevantes del país, es la posibilidad de contactar con las personas que lideran las empresas, lo que es una buena forma de cruzar opiniones y conocer el comportamiento de las marcas más relevantes para afrontar tiempos de crisis como los que estamos viviendo. No hay nada como el consejo que da la experiencia para saber cuáles son los mejores caminos para seguir.

Asimismo, también es una oportunidad ideal para poder acceder al mundo laboral con la mayor firmeza y seguridad posible. Una doble ventaja tanto si quieres montar tu propia empresa como si quieres buscar tu hueco en una relevante. Numerosos estudios respaldan que los perfiles con una formación elevada y específica en dirección y gestión empresarial obtienen altos índices de empleo.

En definitiva, y según expertos en reclutamiento o atracción de talento, es un buen momento para estudiar un MBA. Optar por esta preparación garantiza poseer una base sólida para gestionar un negocio o disponer de la capacidad y las competencias necesarias para ser un candidato adecuado para un puesto directivo. Esto viene garantizado por el aprendizaje y entrenamiento a los que se someten los estudiantes de un MBA. Estos se caracterizan por la evolución que demuestran en aptitudes como el liderazgo y en actitudes como la iniciativa y el compromiso con la innovación y la mejora continua.

Las empresas conscientes del incremento de la competitividad entienden que reclutar profesionales altamente cualificados, es una necesidad fundamental para superar los retos y las distintas crisis que puedan devenir. Por tanto, un Máster MBA es un potente elemento para diferenciarse y un recurso excelente para activar el talento.