Sociedad

Así será el próximo curso escolar: presencial, con mascarilla, distancia de 1,2 metros y grupos burbuja

El Gobierno quiere que en ESO y Bachillerato los estudiantes vayan a clase por los malos resultados académicos de los alumnos con la semipresencialidad

Un grupo de alumnos en una clase
Un grupo de alumnos en una claseAlberto ValdésEFE

El nuevo curso escolar será presencial. Incluido en las etapas académicas más altas, como la ESO y Bachillerato, en que en muchas comunidades autónomas habían optado por la semipresencialidad para evitar contagios y resolver los problemas de espacio ante la exigencia de la distancia interpersonal entre alumnos de 1,5 metros. Pero la fórmula empleada para salvar la situación no termina de ser la idónea. Así, el Gobierno ha propuesto a las comunidades autónomas, en un documento conjunto elaborado por Sanidad y Educación sobre propuesta de medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente a la Covid-19 en los centros educativos que en el curso 2021/22 todos los alumnos vayan a clase de manera presencial incluido en las etapas superiores “por motivos de rendimiento académico, bienestar emocional y equidad” . Salvo que la situación se complique cosa que, de momento, no se contempla dada la evolución de la estrategia de vacunación que “se prevé que tenga un impacto positivo en la morbimortalidad y en el control de la pandemia”, dice el documento.

El documento es una propuesta que se ha enviado a las comunidades autónomas, y que podría estar sujeta a cambios ya que hasta la semana que viene no se aprobará en una reunión conjunta de Sanidad y Educación con las autonomías.

En el documento se garantiza la presencialidad, al menos, hasta los 14 años (2º de la ESO) “dada la menor independencia a esas edades”. Pero el Gobierno también considera necesario reforzarla en etapas superiores (3º y 4ª de la ESO, Bachillerato, FP, Enseñanzas Artísticas y Enseñanzas Deportivas). Se mantendrá para todas las etapas. Solo si entráramos en el nivel de alerta 3 y 4, en el caso excepcional de que no se pudieran mantener las medidas, “se podría pasar a semipresencialidad solo a partir de 3º de la ESO”. Las comunidades autónomas, no obstante, podrán suspender la actividad ante situaciones excepcionales, tras plantearlo al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Habida cuenta de que no se puede descartar la infección y que las personas vacunadas, aunque no desarrollen síntomas, pueden transmitir la infección a otros individuos, los alumnos tendrán que seguir utilizando mascarilla para ir a clase y será necesario guardar una distancia física interpersonal. También habrá que seguir con las mismas pautas de ventilación.

También se mantendrá la distancia interpersonal de 1,5 metros por regla general, aunque habrá posibilidad de flexibilizarla a 1,2 metros en 3º y 4º de la ESO y FP.

EDUCACIÓN INFANTIL (3 A 6 AÑOS): seguirán los “grupos burbuja”

En esta etapa seguirán funcionando los “grupos burbuja” o grupos de convivencia estable formados por un máximo de 20 alumnos porque “para el adecuado desarrollo, aprendizaje y bienestar de los niños de 3 a 6 años es necesaria una interacción estrecha con las personas adultas de referencia y entre los compañeros y no tienen una madurez suficiente para cumplir con efectividad con las medidas de distancia o de prevención personal”.

En el escenario de “nueva normalidad”, se permitirá la interacción entre grupos de un mismo curso, sobre todo en actividades al aire libre (recreos, actividades deportivas...).

EDUCACIÓN PRIMARIA: Grupos de 25 alumnos

Las clases se organizarán en “grupos burbuja” de 25 alumnos. En esta etapa es “imprescindible” mantener la presencialidad. También se permite interacción entre grupos de un mismo curso.

ESO: Presencialidad y clases al aire libre

En esta etapa se mantendrá la distancia interpersonal dentro del aula de 1,5 metros, pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros, con el fin de garantizar la presencialidad.

En 1º y 2º de la ESO, “es imprescindible mantener la presencialidad”, mientras que en 3º y 4º de la ESO, en el escenario de niveles de alerta 3 y 4, se plantea aumentar la distancia interpersonal a mínimo 1,5 metros u optar por las clases al aire libre. “De manera excepcional, si no es posible garantizar la presencialidad con las dos opciones anteriores, se pasaría a semipresencialidad”, dice el documento.

Sanidad asegura que la población adolescente tiene una capacidad de transmitir la infección por SARS-CoV-2 similar a la de las personas adultas y es por eso por lo que en la ESO y Bachillerato es donde se han producido de manera más frecuente los brotes declarados.

En este grupo de edad es menos factible la organización en grupos de convivencia estable, por eso se opta por el mantenimiento de la distancia interpersonal de 1,5 metros, pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros para garantizar la presencialidad.

El documento expone que “en la edad adolescente, si la transmisión comunitaria es baja o moderada, se puede mantener en los centros educativos una distancia interpersonal de al menos 1 metro, aunque en espacios cerrados con gente se recomienda aumentar esta distancia de manera que sea superior a 1 metro. Sin embargo, si la transmisión comunitaria es alta o muy alta, según la evidencia científica, se debe aumentar la distancia interpersonal en los centros educativos en la edad adolescente. En España tenemos la experiencia del curso 2020-2021, en el que con una distancia de 1,5 metros se ha mantenido aproximadamente un 99% de las aulas sin cuarentenar durante todo el periodo”.

No obstante, se recomienda mantener grupos más reducidos para disminuir el riesgo de transmisión.

El Gobierno propone que para 1º y 2º de la ESO se debe establecer una organización y tomar medidas para que se pueda mantener la presencialidad constante, “independientemente de que aumente la transmisión, ya que los menores de 14 años tienen menos independencia y no son aun completamente autónomos”.

Pero el Gobierno insiste en el documento en la necesidad de posibilitar la presencialidad en 3º y 4º de la ESO en un entorno seguro y saludable, ya que “en el curso 2021-2022 se ha señalado el impacto negativo de la semipresencialidad no solo en los resultados académicos de una parte del alumnado sino también en el bienestar emocional de la población adolescente”.

BACHILLERATO: la semipresencialidad será una excepción

Se debe mantener una distancia interpersonal dentro del aula de 1,5 metros, pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros, con el fin de garantizar la presencialidad.

En el escenario de niveles de alerta 3 y 4, se plantean tres alternativas: optar por las clases al aire libre, o aumentar la distancia interpersonal a mínimo 1,5 metros o, de manera excepcional, si no es posible garantizar la presencialidad con las dos opciones anteriores, se pasaría a semipresencialidad.

FP: distancia interpresonal de 1,5 o 1,2

En las enseñanzas de Formación Profesional, en todos sus niveles, se debe mantener una distancia interpersonal dentro del aula de 1,5 metros, pudiéndose flexibilizar a 1,2 metros, con el fin de garantizar la presencialidad.

Además, por regla general, en todas las etapas educativas, se mantendrán las entradas y salidas de manera escalonada, se procurará reducir al mínimo los desplazamientos de grupos de alumnos por el centro y los eventos deportivos o celebraciones dentro de los colegios se harán siempre que se pueda al aire libre.

Con las familias, se priorizará la comunicación por teléfono, correo electrónico o de manera telemática.