Política

Sánchez y Torra acuerdan reunirse cada mes

Ambas partes han valorado “positivamente” la reunión de tres horas hoy en Moncloa y celebrarán la próxima en marzo en la Generalitat. Cualquier acuerdo que adopten tendrá que encuadrarse dentro de la “seguridad jurídica”

Thumbnail

La mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se ha reunido hoy en Moncloa para “sentar las bases del diálogo, abordando algunos aspectos metodológicos, y para constatar la naturaleza política del conflicto y que este requiere de una solución política”, según han informado en un comunicado conjunto.

Comunicado
Comunicado

Ambas partes “coinciden” en que la mesa es el “instrumento para vehicular una solución y, por ello, se han emplazado a continuar trabajando para impulsar el diálogo, la negociación y el acuerdo”. Ambas partes han valorado “positivamente” este primer encuentro y han acordado reunirse mensualmente en citas que se celebrarán alternativamente en Madrid y Barcelona, en las sedes oficiales de los gobiernos que se acuerden.

Los presidentes y vicepresidentes habilitan a partir de este momento un grupo de trabajo integrado por una delegación por cada parte y se incorporarán a la mesa cuando sea necesario ratificar acuerdos políticos, salvo que alguna de las partes decida otra composición. En todo caso, cualquier acuerdo que se adopte en el seno de la mesa “se formulará en el marco de la seguridad jurídica”, aseguran.

La reunión de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat se ha extendido cerca de tres horas, según han apuntado fuentes de La Moncloa, que han explicado que la sesión constitutiva de la mesa comenzó minutos antes de las cinco de la tarde, una vez finalizaron los pases de los medios gráficos de comunicación. Dos horas y media después se paró para un pequeño receso y ha continuado después, según las mismas fuentes.

El presidente de la Generalitat, lejos de amenazar con dinamitar el diálogo con el Gobierno, ha reconocido que se ha podido hacer un debate “honesto y franco” y ha asegurado de que no se levantarán de la mesa de negociación. Ha repasado las diferencias que enfrentan a una y otra parte -desde el origen a la naturaleza y resolución del “conflicto”- y ha reclamado que en las siguientes citas se pueda “profundizar” en la “solución democrática”.

Para ello, ha exigido que la mesa de negociación se centre exclusivamente en la crisis catalana y el resto de cuestiones sectoriales -infraestructuras o financiación- se debatan en la Comisión Bilateral entre la Generalitat y el Estado, que también ha pedido que se active de inmediato. “Esta es una mesa para abordar el conflicto político”, ha asegurado Torra.

El presidente de la Generalitat ya advertía esta mañana de que la delegación catalana iba al encuentro con el propósito de defender “el ejercicio del derecho a la autodeterminación y la amnistía”.

Sánchez y los miembros de su Ejecutivo han recibido a la delegación catalana en los jardines del complejo, donde posteriormente el presidente del Gobierno se ha quedado solo para esperar al presidente Torra, quien llegó al lugar unos minutos después.

Ambos han posado ante los medios gráficos en las escalinatas del edificio, en las que ondeaban dos banderas españolas y otras dos catalanas.

Al término del encuentro están previstas sendas comparecencias ante la prensa de Torra y la ministra portavoz, María Jesús Montero.

Ambos darán cuenta de la reunión en la sala de prensa del edificio del portavoz de Moncloa, un lugar donde no es habitual que comparezcan los presidentes autonómicos, a los que normalmente se cede una sala más pequeña dentro del mismo complejo.

Torra avanzaba esta mañana que la delegación catalana defenderá “el ejercicio del derecho a la autodeterminación y la amnistía”.

“Hoy el Govern de Cataluña va a Madrid a defender sus principios, que son el ejercicio del derecho a la autodeterminación y la amnistía”, ha dicho esta mañana en declaraciones a los medios.

Por su parte, Pedro Sánchez ha pedido al independentismo que "reconozca" que hay una parte "no menor en Cataluña" que no comulga con la independencia ni con la deriva unilateral de este movimiento.

En el pleno del Congreso, el presidente ha dicho que acude a la mesa con “el mejor de los ánimos y de los espíritus” y ha expresado su deseo de que “dé frutos para el reencuentro necesario entre catalanes”.