Tres semanas sin noticias de los sepultados en el vertedero Zaldibar

El presidente del PP, Pablo Casado, ha viajado a Ermua para arropar a las víctimas y pedir responsabilidades políticas por la nefasta gestión de la crisis

En medio del silencio institucional y el foco mediático, continúa la búsqueda desesperada de los cuerpos de los dos trabajadores sepultados tras el derrumbe del vertedero de Zaldibar, hace hoy tres semanas. Se cumplen ya 21 días desde que la escombrera se viniera abajo, tragándose a Alberto Sololuze y Joaquín Beltrán. Desde entonces, los servicios de rescate se afanan por encontrar sus cuerpos, una tarea difícil por la inestabilidad del terreno en la que se produjo el accidente.

Según explicó el secretario de Presidencia del Gobierno Vasco, Jesús Peña, tras la reunión diaria de la mesa técnica de coordinación y seguimiento del desastre medioambiental y humano, en esto momentos se está buscando a los dos operarios en cuatro zonas (las denominadas B/1, B/2, B/3 y B/4) que se sitúa entre la entre la parte media e inferior del desprendimiento, que es donde estaba la báscula donde se encontraban Sololuze y el coche de Beltrán, en las que centrar la búsqueda, al considerar los especialistas que es donde más probabilidades hay de que se encuentren sus cuerpos.

Sin embargo, la inestabilidad del terreno y el miedo a nuevos desprendimientos dificultan los trabajos. A ello, hay que sumar el hallazgo de amianto en la zona del desprendimiento, lo que obliga a tomar medidas adicionales para evitar la contaminación del personal que se afana por encontrar los cuerpos de los desaparecidos. Según pudo comprobar LA RAZÓN, las excavadoras extraen toneladas de escombros que luego trasladan a otra cantera para después manos a mano y con perros buscar entre los residuos los dos cuerpos. Paralelamente, están construyendo un muro de contención que evite nuevos derrumbes sobre la autopista AP-8, en la misma que hace tres semana cayeron toneladas de residuos, obligando a su cierre.

Paralelamente al drama humano, tres semanas después siguen sin depurarse responsabilidades políticas en esta tragedia humana y medioambiental. Tras dar explicaciones y asumir sus fallos, el lendakari Íñigo Urkullu no ha vuelto a referirse a la catástrofe. Quién sí se ha trasladado a la zona es el presidente del PP, Pablo Casado, quién ha cargado contra la gestión del PNV: “No ha sabido gestionar la política de residuos y ha ocultado sus efectos para la vida de los trabajadores y la salud publica de los municipios”, ha dicho este viernes desde Ermua donde ha acompañado al candidato de su partido en las próximas elecciones vacas, Carlos Iturgaiz.

En este sentido, ha anunciado que una vez que se celebren las autonómicas y el parlamento vasco esté en plenas funciones, “presentaremos una comisión de investigación”. Asimismo, ha criticado la condescendencia hacia el PNV, y se ha preguntado qué hubiera pasado si esta crisis hubiera sido en alguna de las comunidades gobernadas por el Partido Popular´: “¿Se imaginan que hubiera pasado en Galicia, Murcia o Madrid) Se estaría exigiendo la dimisión?, ha asegurado para luego cargar contra “la superioridad nacionalista del PNV”.