Urkullu reconoce “los errores cometidos” en la crisis del vertedero pero carga contra la empresa

El lendakari evita asumir responsabilidades y culpa a la responsable del vertedero de todo lo ocurrido

Por petición de la oposición y con urgencia, el lehendakari Iñigo Urkullu ha comparecido para explicar el operativo que se está llevando a cabo en la tragedia de vertedero de Zaldibar. El lendakari ha reconocido los “errores que hemos podido cometer al responder a una situación inédita y de la máxima complejidad” en los trabajos de rescate que las administraciones vascas están realizando, y ha cargado contra la compañía Verter Recycling: “No me cansaré de repetir que estamos hablando de una actuación de urgencia y emergencia, en un ámbito que corresponde a la empresa. La administración está trabajando con carácter subsidiario", ha dicho.

Durante su intervención, el lendakari ha asegurado, que pese a lo que dice la oposición, desde el primer día se puso en marcha un mesa de crisis y que mantuvo un contacto total con las familias. “Las familias han estado atendidas en todo momento de forma profesional y personalizada. Han recibido información completa, veraz y realista desde el primer día", ha asegurado.

Aún así, ha justificado su tardanza en mantener un encuentro con la familia con la falta de información relevante. “Mantuve un encuentro presencial el miércoles 12 de febrero tan pronto como se dispuso por mi parte de información relevante que ofrecer a las familias. Lo volví a mantener el pasado domingo, con las mismas circunstancias”, ha recordado.

El lendakari ha aprovecha el final de su primera intervención Urkullu para pedir responsabilidad a los distintos grupos políticos y ha pedido que no se use la tragedia con fines electoralistas: “Necesitamos unidad y ningún grupo de la oposición se me ha acercado”, ha dicho.

Tras el turno del lendakari, llegó el de la titular de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia que se ha referido a la gran complejidad para encontrar a los desaparecidos por dos motivos: el primero el hallazgo de amianto el jueves -día de la desaparición-, y en segundo lugar, por el riesgo de nuevos deslizamientos debido a las lluvia. Beltrán de Heredia ha concluido, subrayando que serán necesarias «medidas complejas de ingeniería civil» para estabilizar la ladera y poder avanzar en ese rescate.

Por su parte, la titular deTrabajo, María Jesús San José, se ha extendido en detallar con gran detalles las competencias en inspección laboral y normativas. En su segunda intervención ha intentado explicar por qué no sabían que había amianto. Así, ha dicho, que sabían sobre la existencia de amianto y que decidieron paralizar el rescate “cuando los trabajadores del vertedero detectaron que el depósito de amianto se había desplazado por la ladera”, ha subrayado.

Durante su turno, el titular de medio ambiente Iñaki Arriola ha justificado la complicada gestión de los residuos en la comunidad vasca por la alta concentración humana e industrial. Sobre Verter Recycling, ha detallado el recorrido legal desde su inscripción en 2002 a la autorización ambiental del vertedero de Zaldibar en 2007 o su apertura en 2011. En este sentido, ha reconocido que desde 2011 se han llevado a cabo hasta siete inspecciones, apreciándose en las últimas algunos movimientos “horizontales”, ha precisado.

Sobre la actividad de la empresa, Arrola ha detallado las cantidades de residuos que gestionan la misma. Un total de 2,8 millones de toneladas de residuos se han depositado en este vertedero en un proceso que ha ido de menos a más. ya que en el año 2018 y 2019 se depositaron hasta 500.000 toneladas. Para entonces la calificación del Gobierno vasco ya se había degradado bastante, pero no se pusieron medidas para frenar esa incesante y rápida actividad. «Al vertedero le quedaban como mucho dos o tres años de llenado», ha insistido Arrola, que fuera alcalde de Eibar.

El consejero ha explicado que a Verter Recycling se le solicitó la corrección de numerosas irregularidades - Arrola ha enunciado hasta 18-, “pero ninguna estaba vinculada a la estabilidad del vertedero” y ha dicho que cuando se produjo la catástrofe del día 6 «el Servicio de Inspección de la Dirección de Administración Ambiental se encontraba preparando el expediente y la propuesta motivada de inicio del expediente sancionador por las desviaciones encontradas en la inspección del pasado verano».

Críticas de la oposición

El líder de los populares vascos, Alfonso Alonso, ha iniciado su declaración poniendo como «ejemplo» a uno de los dos trabajadores sepultados, Joaquín Beltrán, que avisó a sus compañeros del derrumbe antes de ponerse a salvo. Tras escuchar a Urkullu, Alonso ha dicho sentirse tan engañado como los vecinos, destacando que muchas de las informaciones que se han ofrecido ya se conocían y que las declaraciones de los representantes de la administración vasca se han basado en el marco legal y no en el caso concreto de Zaldibar. Por otro lado, en su declaración ha hecho mención a los informes del vertedero reseñaban su estabilidad, algo que cree que no puede seguir afirmándose tras la fatal tragedia.

También desde HB Bildu y Podemos han criticado la gestión del gobierno central, tachando de cadena de negligencias lo ocurrido desde hace 18 días, y tachando de actividad low cost, el ritmo frenético de actividad del vertedero de Zaldibar.

Un tragedia en medio de la campaña electoral

La comparecencia del líder vasco y los titulares de Seguridad, Trabajo y Medio Ambiente se produjo a 50 días de las elecciones autonómicas y en mitad de una gran preocupación en las localidades afectadas -Ermua, Eibar y Zaldibar-, que mantiene a cerca de 50.000 vecinos en vilo por la contaminación del aire y la falta de información, que dicen, sufren los vecinos, tal y como ha podido comprobar LARAZÓN.