Sánchez tiende la mano al PP y Maroto le acusa de “vender su alma al diablo”

El Gobierno mantiene su ofensiva para tratar de atraer al principal partido de la oposición a un frente de unidad para la reconstrucción

Pedro Sánchez ha aprovechado la sesión de control al Gobierno hoy en el Senado para mantener la ofensiva sobre el principal partido de la oposición para tratar de atraerle a un frente de unidad de cara a la reconstrucción de España tras la pandemia. Una suerte de unidad de acción que el presidente ha percibido en la pregunta del portavoz del PP en la Cámara alta, Javier Maroto, y que ha recibido con un “nunca es tarde si la dicha es buena”. “No sabe qué alegría me produce ver al portavoz del PP hablar de acuerdos”, ha señalado no con cierta sorna. En este sentido, el presidente ha emplazado al principal partido de la oposición a “dar un giro de 180 grados de la estrategia de crispación, a la capacidad de llegar a acuerdos”.

En concreto, Maroto ha interpelado al jefe del Ejecutivo por la posibilidad de aprovechar “el carácter autonómico de esta Cámara para constituir una comisión extraordinaria con el objetivo de coordinar las medidas para la recuperación social y económica de España, y contribuir así a sentar las bases para un pacto de Estado en materia sanitaria”. Una cuestión con la que el propio senador popular también ha ironizado sobre su “objetivo de de derrocar al Gobierno o elevar la crispación”, tal como le atribuye el Ejecutivo a su formación. Más duro ha sido el tono que ha empleado Maroto en su réplica al presidente, en la que le ha acusado de “vender su alma política al diablo" por sus pactos con Bildu y ERC y de cambiar “la S del PSOE de socialista, por la S de sanchista”.

Sánchez ha dicho “recoger el guante” proponiendo impulsar en el Senado una comisión de evaluación mixta para analizar qué ha ocurrido con la covid-19 y cómo lograr que no vuelva a suceder. Sin embargo, el PSOE se opondrá a la propuesta del PP de que se impulse una comisión para coordinar la recuperación social y económica en la Cámara alta, un foro que ya está activado en el Congreso.