Interior acerca al País Vasco a otros cuatro etarras, dos de ellos con delitos de sangre

Ya son 53 los reclusos de la banda trasladados por el Gobierno de Sánchez a prisiones más próximas a sus domicilios. La AVT denuncia que la derogación de la política de dispersión "ya origina núcleos de más de 10 presos etarras en cárceles cercanas al País Vasco"

Apenas ocho días ha tardado Instituciones Penitenciarias en autorizar el acercamiento a prisiones próximas al País Vasco de otros cuatro etarras, uno de ellos condenados por asesinato. Con estos traslados son ya 53 los presos de ETA que han visto su traslado a prisiones más cercanas a sus domicilios desde que Pedro Sánchez está en la presidencia del Gobierno. En esta ocasión, los “agraciados” son Raúl Ángel Fuentes Villota, Iván Apaolaza Sancho, Oihana Baquedano Maidagan y Aitor Fresnedo Guerrikabeitia. Dos de ellos, Iván Apalolaza y Aitor Fresnedo tienen delitos de sangre.

Iván Apaolaza Sancho fue condenado a 123 años de cárcel por su participación en el atentado mediante coche-bomba que costó la vida, el 21 de enero de 2000, al teniente coronel Pedro Antonio Blanco García, perpetrado en Madrid por el talde ‘Buro Ahuste’, del ‘comando Madrid’. Ha cumplido 12 años y le quedan 23 años de internamiento penitenciario. Desde Instituticiones Penitencias se asegura que ha aceptado la legalidad penitenciaria y que “reconoce el daño causado y ha pedido perdón por el sufrimiento provocado”. Sin embargo, la Asociación de Víctimas del Terrorismo niega “rotundamente” este último extremo, es decir que haya pedido perdón.

Será trasladado desde la prisión de Granada al Centro Penitenciario de Logroño, donde estará clasificado en segundo grado (estaba en primero). Ingresó en prisión el 19 de octubre de 2008 y no alcanzará las tres cuartas partes de su condena hasta septiembre de 2033.

Por su parte, Aitor Fresnedo fue condenado a 30 años y seis meses de cárcel por terrorismo, atentado, depósito de armas, tenencia de explosivos, desobediencia y el asesinato de los Policías Nacionales Rafael Leiva y Domingo Durán. Ingresó en prisión el 27 de julio de 1996, participa en actividades programadas y tras la progresión a segudo grado por parte del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, la Junta de Tratamiento de Jaén propuso su traslado a centro penitenciario próximo a su vinculación familiar.

Por otro lado, Raúl Ángel Fuentes fue condenado a 50 años de cárcel por intentar colocar una bomba en el coche de un policía nacional en Barakaldo (Vizcaya) en 1991. Será trasladado desde Centro Penitenciario Alicante II a la cárcel de Soto del Real. Ingresó en prisión el l 26 de agosto de 2014 y cumplirá las tres cuartas partes de su condena en febrero de 2031.

Oihana Baquedano ingresó en prisión el 3 de octubre de 2002 y tiene una condena de 18 años por asociación ilícita, tenencia de explosivos y tenencia de armas sin licencia. Pasará del centro penitenciario de Jaén a la prisión de Logroño.

Por su parte, la AVT ha vuelto a expresar su más enérgico rechazo ante estos acercamientos de presos etarras: “Estamos asistiendo con absoluta estupefacción a cómo desde el Ministerio del Interior se está acercando masivamente a presos de la banda terrorista ETA con delitos de sangre y con mucha condena aún por cumplir, ante la totalidad pasividad de los partidos políticos constitucionalistas y el grueso de la sociedad”. Por ese motivo, añaden las víctimas, “nos sentimos en una posición de indefensión e impotencia absoluta, y volvemos a reiterar nuestra petición de reunión urgente con el Ministro Grande-Marlaska”.

Junto a ello, denuncia la AVT que la cárcel de Logroño, ha pasado de albergar a cinco presos ETA al “considerable número de 11, por lo que vemos con preocupación cómo se están formando núcleos numerosos de presos de ETA en prisiones cercanas al País Vasco”