Otegi anuncia el “sí” de Bildu a los Presupuestos y aleja la vía de Ciudadanos

La formación abertzale decanta la balanza del lado de la mayoría de la investidura e Iglesias les integra dentro de la “dirección de Estado”

Todas las piezas se van colocando y ordenando sobre la mesa, en paralelo a la tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales del Estado, que hoy afrontan el primer día de votación de las enmiendas a la totalidad. Con el Gobierno deshojando la margarita de los socios con los que llevarlos a término y jugando a la ambigüedad, están siendo precisamente los aliados del Ejecutivo los que se mueven y van clarificando el mapa de alianzas. Si ayer Ciudadanos encarecía la vía constitucionalista para aprobar las cuentas públicas, elevando el precio de sus apoyos con la mirada puesta en las elecciones catalanas, hoy es EH Bildu el que decanta otro tanto la balanza hacia la mayoría “Frankenstein” que llevó a Pedro Sánchez a La Moncloa.

Ha sido el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, el encargado de anunciar esta mañana que “salvo sorpresa”, su formación votará a favor de los Presupuestos Generales del Estado. En declaraciones a Radio Euskadi, Otegi ha explicado que el pacto “no está cerrado” pero “hemos avanzado lo suficiente como para decir que estamos en disposición de votar favorablemente si las cosas no se tuercen de aquí a que se vote. Soy optimista, no creo que se tuerzan”, ha aseverado. Como en otras ocasiones, la ratificación final de esta decisión quedará en manos de la militancia, pero será pilotada por la dirección que ya justifica el voto a favor porque "todo el mundo es consciente de que en los presupuestos se juega la relación política en Estado para los próximos años”.

Moncloa ha cambiado ostensiblemente la relación con Bildu en los últimos años. De excluirles de las rondas de contactos con los partidos a considerarles como un interlocutor válido y decisivo, en las prórrogas del estado de alarma. Este cambio de actitud lo perciben también en la formación abertzale que hablan de “receptividad” por parte del Gobierno, en asuntos clave como el blindaje de derechos, en "unos presupuestos que protejan a la gente”. Uno de los primeros en reaccionar al “sí” de Bildu ha sido el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que logra su objetivo de decantar la alianza del lado de los socios de investidura, en lugar de hacia Ciudadanos. Una eventualidad contra la que trabajaban en Podemos. Desde el PSOE aseguran que las nuevas condiciones de Arrimadas son “excusas” que buscan encarecer sus votos.

Mientras, el vicepresidente del Gobierno ve cumplida su estrategia tras meses de contactos constantes tanto con ERC como con Bildu. Ve prosperar su doble objetivo: que el anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado salga adelante con el voto a favor del bloque de la investidura, y dos, arrinconar a Ciudadanos del foco político y de futuras negociaciones con Moncloa, un escenario que causa malestar entre los socios minoritarios de la coalición, ante la predisposición de Sánchez de explorar pactos puntuales con los naranjas. Iglesias juega a favor con la complicación para el partido de Inés Arrimadas de rubricar su sello con Bildu en el Congreso.

El objetivo de la cuota morada en el Gobierno desde que echó a andar hace un año era el de alejar las pretensiones de Moncloa de utilizar una geometría variable para sostenerse a lo largo de la Legislatura, mirando tanto al bloque de izquierda como a Ciudadanos, para lograr así una legislatura de consensos. El miedo en Unidas Podemos es que el presidente del Gobierno negocie de manera paralela con Cs, y que pueda ser una especie de as en la manga para Moncloa ante posibles complicaciones con el socio minoritario y que, por tanto, pueda dejar fuera de juego la acción de los morados en el Gobierno. De esta manera, con la unión del bloque de la investidura, aleja este escenario y fortalece la estrategia morada de avanzar la Legislatura con el bloque histórico de la moción de censura.

Así, el vicepresidente del Gobierno ha celebrado esta mañana en su cuenta de Twitter la disponibilidad de Bildu a apoyar los Presupuestos. A su juicio es “una buena noticia”. “Demuestra responsabilidad y compromiso para avanzar con políticas de izquierdas. El bloque de la investidura se refuerza y será de legislatura y de dirección de Estado”, se ha congratulado Iglesias.

Posteriormente, en declaraciones a La Sexta, ha apuntalado la misma idea, y ha sentenciado el apoyo de Cs a las cuentas públicas. “Llevamos meses diciendo que era inviable el apoyo de Ciudadanos a unos Presupuestos de un gobierno de coalición de izquierdas”. El vicepresidente ha ahondado en su estrategia de vincular al partido de Arrimadas con Vox, al asegurar que Cs “gobierna gracias a la ultraderecha” y “forma parte del bloque de Colón”. "Es muy difícil llegar a acuerdos de esta envergadura con una fuerza política que gobierna gracias a Vox”, ha incidido.