Detenido un imán en Getafe por vinculaciones con Daesh

Ayudó a un combatiente yihadista a retornar desde Siria a España

Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional contra el yihadismo
Imagen de archivo de una operación de la Policía Nacional contra el yihadismoServicio Ilustrado (Automático) POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional han detenido, en la localidad madrileña Getafe, a un individuo de nacionalidad marroquí, de 28 años, por su presunta participación en los delitos, desde su condición de imán, de integración en organización terrorista, captación y adoctrinamiento a terceros en la doctrina yihadista. Prestaba especial atención a las publicaciones yihadistas en las que se fomentaban las acciones suicidas y los manuales sobre armas y explosivos. Ha ingresado en prisión.

Los investigadores han constatado que este individuo, de ideología takfiri (islamismo radical y excluyente), se encontraba adherido plenamente a los postulados de la organización terrorista DAESH y realizaba de forma continuada labores de captación y adoctrinamiento a terceros a través de redes sociales.

Ejercía de imán en una mezquita de la citada ciudad y de profesor de una madrasa, escuela coránica, para niños. Este dato, según fuentes antiterroristas consultadas por LA RAZÓN, preocupaba por la influencia que pudiera ejercer sobre los menores en el sentido de radicalizarlos, como ocurrió en su momento en los centros educativos de Irak y Siria, cuando el estado Islámico mantenía el Califato.

La investigación policial que se ha llevado a cabo, de forma conjunta, por agentes de la Comisaría General de Información (CGI) y de la Brigada Provincial de Información de Madrid, ha sido coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número 1.En la mañana de hoy, el detenido ha ingresado en prisión. Para ello, los agentes han contado con la colaboración del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) –a nivel nacional- y con la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGST) del Reino de Marruecos, a nivel internacional.

Durante la operación, realizada el pasado jueves, también se ha practicado el registro del domicilio del arrestado, donde se ha intervenido numeroso material electrónico, terminales telefónicos y documentación, los cuales están siendo analizados por los agentes.

La investigación comenzó hace más de dos años cuando se detectó la presencia en España de un miembro de DAESH retornado de Siria. En verano de 2018, el citado terrorista llegó a España, donde residió en Cataluña hasta que, en diciembre de ese mismo año, fue detenido por agentes de la CGI.

Tras la investigación de sus contactos se detectó a un ciudadano marroquí que ejercía de imán y profesor de una madrasa (escuela coránica) de niños en una mezquita de Getafe. Los investigadores comprobaron que, en su vida diaria, se mostraba como una persona integrada en la vida de la ciudad madrileña y ocultaba su verdadera ideología radical.

En su actividad a través de Internet se constató que era seguidor de DAESH y que se autoadroctrinaba con el consumo continuado de cientos de archivos de propaganda yihadista en la que se alaba el martirio tras la ejecución de atentados. Asimismo, disponía de manuales de autocapacitación militar yihadista.

Su actividad en la Red le llevó a conseguir un gran número de contactos de miembros de DAESH situados en zona en conflicto, siendo uno de ellos el terrorista retornado detenido en Cataluña, a quien ayudó a desplazarse a nuestro país prestándole apoyo logístico.