Balance Sánchez: presión al Rey y alas al soberanismo

Anticipa más renovación en la Casa Real y se abre a regular una ley de la Corona. Allana el camino para la concesión de indultos a los presos del procés

Thumbnail

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comparecido hoy en Moncloa para realizar el balance de fin de año. Una intervención monopolizada, casi una hora y media, por los compromisos cumplidos por el Ejecutivo durante estos casi doce meses en el poder.

El jefe del Ejecutivo ha reivindicado la fortaleza de la coalición, asegurando que va “a perdurar en tiempo”, a pesar de que sea necesario “seguir engrasándola”. Durante el último Consejo de Ministros de 2020, el presidente ha dado las gracias a todos sus ministros por el trabajo que han desarrollado durante esta año “muy duro”, en el que ha sucedido “una gran calamidad” en forma de pandemia y que ha obligado a un importante ejercicio de “resistencia”.

Sánchez ha lamentado que, durante estos meses, no se haya podido establecer una posición unitaria en la escena política, como sí ha ocurrido en otros ámbitos como el empresarial o el europeo, y ha criticado la actitud del PP que ha identificado al Ejecutivo como “un hombre del saco que nunca llega”. En este sentido y sobre los acuerdos que se deben cerrar con el principal partido de la oposición en los próximos meses, Sánchez ha señalado que “lleva dos años esperando al PP” para la renovación de los órganos constitucionales y que “Casado se debe sentar ya con el Gobierno, mal que le pese tiene tiene hacerlo, para dar cumplimiento a la Constitución”.

Uno de los asuntos que separan a ambos interlocutores para llegar a ese acuerdo a día de hoy es la eventual concesión de los indultos por parte del Gobierno a los líderes del “procés”. Aunque el presidente no se ha mostrado tan claro como sus ministros sobre la ideoneidad de concederlos, Sánchez sí ha vinculado su concesión con la resolución del “conflicto político” en Cataluña, apostando por avanzar hacia el “reencuentro” para “superar episodios aciagos que nos sonrojan a todos”. “Este es un Gobierno que apuesta por el reencuentro, la reconciliación y la convivencia en Cataluña”, ha señalado Sánchez, que ha presumido de “no haber escondido sus intenciones” en este ámbito. El presidente ha tirado de equidistancia para señalar que en la política catalana “nadie está libre de culpas”. “Tenemos que ser capaces de hallar un espacio en el que nos podamos encontrar”, ha señalado.

Sobre la Corona, Sánchez se ha mostrado especialmente críptico en lo que respecta a posibles reformas. El Gobierno ha “animado” a Zarzuela a continuar con la renovación y se ha puesto a su disposición para materializarla. Sin concretar cómo, el presidente ha dicho que esta apuesta por mejorar la transparencia se “irá conociendo paso a paso”. El jefe del Ejecutivo ha alabado el discurso de Felipe VI y su apuesta, desde que llegara al trono por convertir a la Monarquía en una institución del s. XXI.

Rendición de cuentas

Sánchez ha presentado también un informe de rendición de cuentas, avalado por un nutrido grupo de expertos, en el que ha anunciado el grado de cumplimiento de los compromisos que adquirió en su investidura para desarrollar a lo largo de toda la legislatura. Se trata, en concreto, de un documento elaborado por el Departamento de Planificación y Seguimiento de la Actividad Gubernamental del Gabinete de la Presidencia del Gobierno, que dirige Iván Redondo.

En este informe se cifra en el 23,4 por ciento el grado de cumplimiento de los planes programados por el Gobierno durante los últimos doce meses. Un porcentaje que, se espera, ampliar hasta el próximo mes de julio, elevándose hasta el 32,6%. Por el contrario, el cumplimiento más bajo de los compromisos adquiridos es el relativo al pacto de coalición que se rubricó con Unidas Podemos, que, no obstante, se ubicaría en el 20,3%. La metodología de este informe ha sido validada por nueve expertos, académicos de nuestro país, afines al Ejecutivo y vinculados con ex ministros socialistas y defensores del “efecto democratizador del movimiento 15-M”.

El documento concluye que desde la investidura, el Gobierno ha asumido 1.238 compromisos, de los cuales 428 proceden del acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos. Desde Moncloa aseguran que si se suman los compromisos cumplidos a aquellos en los que se está trabajando, ya habrían activado un 90,9% del total. De los 239 compromisos del discurso de investidura de Pedro Sánchez, el Gobierno asegura que ha cumplido el 23,8%. El presidente del Gobierno ha señalado que el 90% de los compromisos están activados o en tramitación y ha señalado que la pandemia, lejos de suponer un lastre, ha “acelerado” la puesta en marcha de un gran número de medidas, lo que hace que el Ejecutivo lleve un “semestre de adelanto en el cumplimiento” de las iniciativas que había previsto.