Fuga de votantes en Ciudadanos

La formación naranja tan solo conserva el 35,5% de los que le votaron en 2017; el restante 64,5% marcha a otras opciones

El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas.
El líder de Ciudadanos en Cataluña, Carlos Carrizosa, y la presidenta de Cs, Inés Arrimadas.CS CS

Tras el récord de participación logrado en las elecciones al Parlamento de Cataluña de diciembre de 2017, en las que se llegó al 79,1%, ahora la movilización está más contenida, en el 70,1%. Pero además de la reducción de votantes por la abstención, hay también mucho movimiento dentro de los partidos, de electores que cambian de opción, circunstancia a la que no escapa ninguna candidatura.

El partido que más votantes deja escapar es Ciudadanos. Tan solo conserva el 35,5% de los que le votaron en 2017; el restante 64,5% marcha a otras opciones. Del millón cien mil votantes de las anteriores elecciones, ahora solo mantendría a 394.000 de aquellos. 234.000, el 21,1%, se abstendría ahora; otros 183.000, el 16,5%, optaría por Vox; 151.000 marcharían al PSC, el 13,,6%, y finalmente 138.000 se pasan al Partido Popular, el 12,4%.

En el polo opuesto se encuentra el PSC, que es el que mantiene el mayor porcentaje de leales, concretamente el 79,4% de su electorado, por lo que solo ve marchar al 20,6% de sus votantes. La abstención es la primera opción, elegida por 49.000 de sus votantes, el 8,1%.

Le siguen los que migran a Ciudadanos y a En Comú Podem, 21.000 y 20.000 electores, respectivamente, que representan el 3,5% y el 3,3% de su base electoral. Otros 12.000 electores, el 2,0% van a ERC, y 10.000, el 1,6%, a Vox. El PP recibe 9.000 votantes del PSC, el 1,5%.

Los dos grandes partidos independentistas que pugnan por el liderazgo de los secesionistas tienen los mayores porcentajes de fidelización electoral, después del PSC. Así, ERC alcanza el 70,1% y JXCat, el 68,1%. Los republicanos envían a JXCat el 7,6% de sus votos y a la abstención el 7,4%; 71.000 y 69.000 votos, respectivamente. Tras ellos se sitúa el voto que marcha a la CUP, un total de 65.000 votantes, el 6,9% del voto republicano. Hacia el PSC y ECP se detectan fugas de 30.000 y 23.000 votos, respectivamente, el 3,2% y el 2,5%.

La principal fuga de votantes de JXCat se produce por la abstención, que le sustrae 101.000 de sus votantes, el 10,7% de su electorado. Le siguen los 71.000 votos que marchan a ERC y los 59.000 que votarán PDeCAT, el 7,5% y el 6,2% de sus votantes. A la CUP irán 28.000 votantes y al PSC 17.000, el 3,0% y el 1,8% de su base electoral.

Los «comunes» mantienen un nivel de fidelización como el de JXCat, con el 68,1%. La abstención y el trasvase de votantes al PSC son las mayores transferencias que realiza; 43.000 y 32.000 votos respectivamente; el 13,2% y el 9,8% del total de sus votos de 2017. En tercer lugar los 18.000 votos que envía a ERC, el 5,5%. A la CUP va a parar el 2,5%, un total de 8.000 votantes.

La CUP conserva el 66,2% de su voto de 2017, las dos principales fugas de voto tienen como destino la abstención y ERC, en ambos casos 20.000 votos y el 10,3% de su electorado para cada una. JXCat recibe el 7,2% del voto, con 14.000 electores. Hacia ECP marchan otros 8.000, el 4,1% del total.

Los populares retienen el 54,3% de su electorado; la abstención les arrebata 45.000 votantes, el 24.2%. Mientras, el trasvase a Vox es de 33.000 votos, el 17,7%, mientras que a Ciudadanos solo envía el 3,8% de sus votantes, un total de 7.000 electores.

Como queda patente, el voto en Cataluña sigue siendo extremadamente volátil y aunque la mayor parte de los trasvases tiene lugar dentro de los mismos bloques, los independentistas votarán nuevamente a su partido o a otro separatista, lo mismo que sucede entre los partidos unionistas. Son pocos miles de votos los que escapan a esta norma.

La semana pasada, el CIS dirigido por José Félix Tezanos mostró en Cataluña el mejor escenario para las aspiraciones del PSOE. El sondeo preelectoral adelantado pronosticaba que el PSC estaría en cabeza. Y que, además, los resultados avalarían un tripartito con ERC y los Comunes liderado por Salvador Illa, que rompería con años de unidad independentista. El proyecto de oposición de Pablo Casado quedaría muy tocado con el adelanto de Vox al PP y la consiguiente merma en las aspiraciones populares, siempre según Tezanos.