El Gobierno se planta con De Prada y pide al PP que “dé el siguiente paso”

Los socialistas sostienen que el juez de la sentencia de la Gürtel estaba en sus propuestas desde antes de la moción de censura de Vox

Ejecutiva del PSOE en Ferraz
Ejecutiva del PSOE en FerrazPSOE/EVA ERCOLANESEPSOE/EFE

La negociación para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y los órganos constitucionales pendientes sigue bloqueada. Las conversaciones saltaron por los aires en la madrugada del pasado jueves cuando el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, optó por priorizar la estabilidad de la coalición con Unidas Podemos por encima de acabar con el colapso constitucional que mantiene estos órganos en funciones con el mandato caducado desde hace años.

El propio Sánchez compareció el viernes desde Moncloa para instar a Pablo Casado a que “rectifique” y retome el camino del “acuerdo” y la “moderación” que solo horas antes había permitido alumbrar un nuevo Consejo de Administración de RTVE en el Congreso de los Diputados. Este pacto fue un “espejismo”, aunque en Moncloa esperan que no sea “flor de un día” y que se pueda avanzar en el acuerdo global en el que estaban también incluidos el CGPJ, el Defensor de Pueblo, el Tribunal Constitucional y la Agencia Española de Protección de Datos.

En concreto, la exigencia por parte del PSOE de contar con la presencia del juez de la Audiencia Nacional José Ricardo de Prada, autor del párrafo en la sentencia del “caso Gürtel” que derivó en la moción de censura contra Mariano Rajoy, se ha convertido en un escollo insalvable para el PP. En la terna también estaba la Victoria Rosell, que fue cabeza de lista por Unidas Podemos por la circunscripción de Las Palmas y actualmente es delegada del Gobierno Contra la Violencia de Género, integrada en el equipo ministerial que dirige Irene Montero.

Sin embargo, los socialistas defienden que han sido “flexibles”, porque aceptaron retirar la propuesta de Rosell, pero no están dispuestos a hacer lo propio con De Prada porque eso supondría un “trágala” para su socio de coalición. En el PSOE critican que el PP sea “incapaz de llegar a acuerdos e instalado en los vetos”, por lo que, entienden, es “miedo a Vox”. Así se ha manifestado hoy la presidenta del partido, Cristina Narbona, que ha reiterado el ofrecimiento del Ejecutivo de “mano tendida” para “dejar a un lado cualquier veto”.

En la sede de Ferraz aseguran que el “PP conocía los nombres de la propuesta del Gobierno desde hace tiempo”, y este lapso de tiempo lo ubican, “antes de la moción de censura de Vox”, cuando el pacto estaba ya “cerrado” pero los populares pidieron margen -entonces y tras convocarse las elecciones catalanas- para que ambos hechos no les perjudicaran electoralmente respecto a los de Santiago Abascal.

Los socialistas detallan que el nombre de De Prada ya estaba entonces en su lista y que quien tiene que dar ahora el “siguiente paso” es el PP, porque ha sido quien ha puesto impedimentos sobrevenidos. Por su parte, desde el PSOE señalan que ellos “no han puesto ningún problema a los nombres del PP”, aunque desde Podemos sí se ha pedido vetar a Alejandro Abascal, el juez de refuerzo del “caso Dina” que afecta, a su vez, a los morados.

Así las cosas, el CGPJ tiene este jueves la última oportunidad para hacer los nombramientos pendientes, que paralizó la pasada semana por ver el acuerdo casi cerrado, mientras de forma paralela en las Cortes sigue avanzando la reforma para limitar el poder de hacer estos nombramientos por un Poder Judicial con su mandato agotado. En el Gobierno no van a frenar esta legislación, aunque reniegan de recuperar la reforma agravada que prevé rebajar las mayorías para renovar el Consejo.