Bruselas dice que ve “más urgente” la renovación del CGPJ tras la limitación de sus funciones

La Comisión Europea traslada al ministro de Justicia su deseo de que el órgano de gobierno de los jueces recupere cuanto antes “su esencial rol institucional”

El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes
El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos LesmesChema MoyaEFE

El Gobierno prometió ayer a Bruselas que no seguirá adelante con la reforma del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una iniciativa que preocupaba al Ejecutivo comunitario ya que iba en contra de sus recomendaciones para evitar la politización del órgano de gobierno de los jueces.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova, mantuvo ayer un encuentro con el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, tras el cual se felicitó por esta marcha atrás en los planes del Ejecutivo español. A pesar de esto, Bruselas sigue observando con preocupación el bloqueo en este órgano. Por eso, tras el encuentro, la comisaria recordó en un comunicado que los cambios para limitar los poderes de los miembros en funciones “hace todavía más urgente la elección de nuevos magistrados para permitir que el CGPJ asuma plenamente su esencial rol institucional”.

En el pasado mes de septiembre de 2020, el Ejecutivo comunitario publicó su primer informe sobre el Estado de Derecho en todos los Estados miembros. En su capítulo sobre España, Bruselas alertó sobre la falta de renovación de los miembros del CGPJ y los vínculos entre la Fiscalía y el Gobierno. Precisamente amparándose en este informe el Gobierno de Sánchez intentó realizar cambios en el sistema de elección y acusó al Partido Popular de no estar colaborando en la renovación de este órgano. Pero Bruselas, lejos de avalar estos cambios, ha reiterado en varias ocasiones estos meses tanto en público como en privado que la reforma va en la dirección contraria de lo recomendado por la Comisión Europea. De hecho, Bruselas ha invitado en varias ocasiones al Ejecutivo a pactar esta reforma con las fuerzas de la oposición y acudir a la Comisión de Venecia para recibir asesoramiento. La última vez que la Comisión Europea remitió a España ante este órgano consultivo dependiente del Consejo de Europa fue la semana pasada. Hasta el momento, el Ejecutivo español ha hecho caso omiso a estos llamamientos.

“Es importante destacar que el ministro Campo me ha asegurado que la reforma propuesta al sistema de elección de los miembros del CGPJ, sobre la que la Comisión tenía serias preocupaciones, no será llevada adelante por el Gobierno. Estas son buenas noticias. En este sentido, tomé nota de la intención del gobierno de concentrar sus esfuerzos en reformas que conduzcan al aumento de la eficiencia del sistema judicial, por lo que ahora espero que la propuesta se retire pronto”, reza el comunicado difundido ayer.

Se espera que a finales de abril y, dentro de las consultas habituales para realizar el informe anual sobre el cumplimiento del Estado de Derecho, Bruselas se reúna con los actores relevantes, lo que incluirá a las asociaciones de jueces.

La semana pasada, 2.500 magistrados enviaron una misiva al Ejecutivo comunitario en la que pedían la intervención de Bruselas para paralizar esta reforma e incluso la activación del artículo 7, un procedimiento que tan solo se ha utilizado para responder a la deriva autoritaria de Polonia y Hungría.