España

Desarticulada una red que vendía azafrán iraní como si fuera español

Lo distribuían en eol mercado internacional con la denominación de origen “La Mancha”, con los consiguientes perjuicios a los auténticos productores

Thumbnail

La Policía Nacional, Guardia Civil, Agencia Tributaria y EUROPOL han desarticulado una organización criminal dedicada a la venta fraudulenta de azafrán iraní como azafrán español. Hasta el momento, se ha procedido a la detención de 17 personas y se ha investigado a otras 13 más a las que se les imputan los presuntos delitos relativos al mercado y a los consumidores, estafa, falsificación, contra la salud pública, fraude fiscal, blanqueo de capitales, contrabando y organización criminal.

La investigación comenzó en el año 2019 cuando se tuvo conocimiento de la existencia de varias personas y empresas, afincadas en Ciudad Real, que importaban azafrán, principalmente de Irán, a través de una amplia red que operaba a nivel internacional.

Mediante la venta del azafrán entre las propias sociedades, le daban cobertura al producto, y lo etiquetaban como español, debido a su calidad reconocida en todo el mundo gracias a su denominación de origen de La Mancha, por lo que su venta estaba garantizada tanto en el mercado nacional como internacional.

Asimismo, este azafrán era mezclado en su mayor parte con restos florales, estilos y estambres que no deberían ser utilizados, para aumentar la venta; incluso, utilizaron colorantes no autorizados para el consumo por la Unión Europea ni Estados Unidos, para tintar el producto final.

Mediante esta forma de actuar, no solo conseguían incrementar notablemente sus beneficios, sino que han causado un enorme perjuicio económico al sector del azafrán español, al que impedían competir en igualdad de condiciones a otras empresas del sector, con los precios que marcaban las empresas investigadas.

El entramado también había creado una compleja estructura para ocultar los beneficios a la Hacienda Pública y blanquear el dinero, para ello realizaba complejas operaciones financieras nacionales e internacionales, así como numerosas compras de inmuebles.

La investigación desarrollada ha permitido descubrir que miembros de esta organización criminal habían adquirido más de 35 viviendas en España, a través de poderes notariales iraníes, otorgados en favor de los investigados, que les permitía actuar en nombre de personas, que figuraban como legítimos propietarios, y en realidad, eran meros testaferros.

Se averiguó que disponían de dinero en cualquier país de la Unión Europea, así como en Emiratos Árabes, por lo que se han analizado más de 200 cuentas bancarias, y se ha pedido información a 20 países diferentes de la Unión Europea. Por ello, ha sido imprescindible la colaboración de EUROPOL.

Finalmente, la investigación culminó con la entrada y registro en varios locales, naves comerciales, oficinas y domicilios en las provincias de Ciudad Real y Albacete, donde se intervinieron: seis vehículos de alta gama, una furgoneta, relojes y joyas, media tonelada de estambres y estilos, maquinaria para el pesaje, mezclado y etiquetado fraudulento de azafrán, así como otras pruebas e indicios que demuestran la actividad ilícita.

Del mismo modo se constató la existencia de más de dos toneladas de azafrán de procedencia iraní, que en su mayor parte sería vendido en el extranjero como producto español. Incluso, en el registro de una de las viviendas se localizó un taller clandestino que no disponía de autorizaciones sanitarias para envasado y etiquetado.