¿Vuelve la censura al Congreso? El Gobierno y sus socios piden “tomar medidas” contra los medios que no les gustan

Denuncian ante Batet que las ruedas de prensa se convierten en “careos ideológicos” y piden que se actué contra las “faltas de respeto” porque generan “un clima de tensión”. La APM recuerda que los políticos no pueden descalificar a los periodistas

Los portavoces parlamentarios de ERC, Bildu y BNG en el Congreso.
Los portavoces parlamentarios de ERC, Bildu y BNG en el Congreso. FOTO: ERC, BILDU Y BNG ERC, BILDU Y BNG

El trabajo de los periodistas es el de informar de manera veraz, respetar la verdad y transmitir de manera objetiva a la ciudadanía los hechos que suceden en cualquier esfera. En este caso, en la política. Y el deber de los políticos para con los informadores de los medios de comunicación debe o debería ser el de contestar a las interpelaciones de los mismos. Les guste más o menos las preguntas que formulan. Y la ventaja con la que juegan los dirigentes es que pueden contestar lo que crean conveniente. Este es un principio básico y un pacto no escrito que se suscribe entre periodistas y políticos y que se ha cumplido, en general, hasta ahora.

Sin embargo, esto no siempre ocurre así. Desde hace varias semanas, periodistas de algunos medios de comunicación, se quejan públicamente y a través de sus redes sociales de que los políticos no contestan a sus preguntas en las ruedas de prensa, a pesar de estar perfectamente acreditados para las mismas. Concretamente en las que tienen lugar cada martes en el Congreso de los Diputados tras las reunión semanal de la mesa del Congreso. Desde ERC, Unidas Podemos, Bildu, Más País, Compromís y la CUP, entre otros, rehúsan contestar a sus preguntas, mientras que desde el PSOE, PP, Ciudadanos y Vox sí les replican. Justifican su negativa a responder a algunos medios asegurando que «no van a contribuir a burbujas mediáticas de la ultraderecha». La reacción inmediata de estos medios es la de insistir en sus preguntas, y ante las continuas negativas, recordar a estos políticos que su deber es preguntar y el de ellos el de contestar.

periodistas
periodistas FOTO: La Razón La Razón

Ante este escenario que se repite con asiduidad, la respuesta de los partidos ha sido la pedir formalmente a la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que censure a estos medios acreditados en el Congreso. Una petición que llega firmada por los jefes de prensa de los grupos parlamentarios de izquierda y a la que se ha sumado el PSOE, partido mayoritario en la coalición de Gobierno, a pesar de que esta misma semana respondió a una de las preguntas que formularon estos medios de comunicación.

Según el escrito dirigido a la Secretaría General del Congreso de los Diputados, firmado por PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV, Junts, Bildu, BNG, CUP, Más País-Equo, Compromís, Nueva Canarias y PDeCAT, algunos medios generan «un clima de tensión», «desvirtúan las ruedas de prensa». Sin citar a ningún medio en concreto, ni a periodistas, argumentan que existen «intolerables faltas de respeto que se han producido hacia el personal de algunos grupos parlamentarios que rompen el clima de cordialidad y de decoro entre periodistas, políticos y personal de los grupos parlamentarios». Creen que «lo que deberían ser comparecencias de actualidad parlamentarias se están convirtiendo en careos ideológicos». Es por ello que piden a Batet que tome «las medidas necesarias para reestablecer el buen funcionamiento de las ruedas de prensa en el Congreso sin poner en riesgo la libertad de información y el buen clima en la sala de prensa que desde siempre se venía produciendo».

Ante esta situación, el PP ha denunciado que el PSOE se ha unido a Bildu para «silenciar» a periodistas. El líder de los populares, Pablo Casado, acusó a los socialistas de «votar en contra de perseguir los homenajes a etarras» cuando vuelve a «unirse a Bildu para señalar a periodistas y coartar la libertad de expresión». El secretario general del PP, Teodoro García Egea, denunció que desde esos grupos tratan de «silenciar» a periodistas incómodos y cree que están «invitando a la censura en el Congreso» lo que es «de una enorme gravedad».

Ante estos hechos, la Asociación de Periodistas de Madrid (APM, ha hecho un llamamiento tanto a periodistas como políticos para que sus relaciones se desarrollen en un clima de “respeto mutuo”, que favorezca el ejercicio de la libertad de expresión y el derecho de los ciudadanos a recibir información. Recuerda la asociación que los periodistas, especialmente cuando las comparecencias de prensa se producen en el seno de instituciones públicas como el Congreso y ante informadores debidamente acreditados, “tienen derecho a hacer, de manera respetuosa, las preguntas que atañen a la actividad de los políticos”, informa Efe. De igual modo, añade, los políticos tienen el derecho de no hacer comentarios, si así lo consideran oportuno, a las preguntas que les sean formuladas pero “en ningún caso, ese derecho les faculta para hacer descalificaciones dirigidas a los periodistas o a los medios a los que representan”.