Medios polisarios acusan a España de formar parte de un grupo de “amigos de la guerra” a favor de Marruecos

Desolación saharahui tras la visita del enviado especial de la ONU a los campamentos de Tindouf

De MIstura durante su reunión con Brahim Galy (Ecsaharaui)
De MIstura durante su reunión con Brahim Galy (Ecsaharaui) FOTO: jmz mis

Medios polisarios no ocultan su decepción tras la visita a los campamentos de Tindouf, en Argelia, del enviado de la ONU para el Sáhara Occidental, Staffan De Mistura. De paso, aprovechan la ocasión para atacar a España, que tanto sigilo como humanitarismo acogió al jefe del grupo, Brahim Gali, para que se curara de coronavirus. Dicen que nuestro país forma parte no de un grupo de “amigos” de su pueblo, sino de “amigos de la guerra” a favor de Marruecos.

“Mientras iniciaba su recorrido en la sede del gobierno saharaui en el exilio, a unos 90Km aproximadamente resonaban los bombardeos saharauis en la región de Mahbes dirigidos a concentraciones de las fuerzas de ocupación marroquíes”, señala Ecsaharaui en lo que es, en realidad, un anuncio de la continuidad de la guerra contra Rabat declarada unilateralmente desde hace más de un año.

“Los saharauis no pasan por alto que De Mistura personifica la impotencia y fracaso de los esfuerzos internacionales en descolonizar el Sáhara Occidental y tuvo que registrar la decepción de las autoridades saharauis por la vía diplomática liderada por la ONU y el apoyo unánime de la población saharaui a la continuación de la lucha armada. No en vano, un Frente Polisario harto de diplomacia declaratoria y de las vacilaciones macabras del Consejo de Seguridad, mostró, a pesar de todo, su disposición abierta a cooperar”.

“El Enviado onusiano ya se habrá dado cuenta, tras su primera visita a los campamentos de refugiados saharauis que la continuación del conflicto del Sáhara Occidental es, sobre todas las cosas, un espantoso recordatorio de la violación persistente de una norma fundamental del derecho internacional, así como el nivel de responsabilidad que recae en el Consejo de Seguridad de la ONU”.

Y concluye: “frente a narrativas distintas, hay una realidad única sobre el terreno que Staffan De Mistura no dejará de recordar y trasladar a sus superiores y al Consejo de Seguridad de la ONU, menester de anotar también las vergonzosas contradicciones del llamado ‘’Grupo de Amigos del Sáhara Occidental’' formado por Francia, EE.UU, España, Reino Unido y Rusia, que mientras apoyan la aplicación de las resoluciones de la ONU que exigen el derecho de autodeterminación para el pueblo saharaui, ponen obstáculos objetivos a cualquier avance a favor de los saharauis en materia de derechos humanos, soberanía sobre sus recursos naturales, junto a una política exterior que propicia sin disimulo alguno la prolongación de la ocupación marroquí. Conviene mejor cambiar el nombre a ‘’Grupo de Amigos de la Guerra del Sáhara Occidental’', más preciso y conforme a su actitud”.