Tensión por la reforma laboral: ERC no se mueve y advierte de que no admite “trágalas”

Los populares acusan a Díaz de negociar el decreto para “salvarse” a ella misma y la vicepresidenta mantiene que sigue negociando “hasta el último minuto”

Quedan 24 horas para que el Congreso de los Diputados vote la reforma laboral bajo la incógnita de sí el Ejecutivo logrará “in extremis” el apoyo de ERC y con ello mantenga el bloque de la investidura alineado o sí, por el contrario las conversaciones de último minuto con los republicanos naufraguen y se imponga la “vía Ciudadanos”. A día de hoy, como ya ha adelantado este diario, la “vía Sánchez” coge fuerza frente a la “vía Díaz” tras recabar el apoyo del PDeCAT, Más País y Compromís, suma junto a los naranjas con la que el decreto podría contar con 174 votos a favor con los votos de Coalición Canaria, Nueva Canarias, PRC y Teruel Existe.

Sin embargo, las negociaciones con los socios de coalición se encuentran en punto muerto con acusaciones cruzadas entre la Vicepresidencia segunda y ERC de falta de interlocución y apoyo. Muy gráfico se ha mostrado el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, que ha acusado -sin nombrarla- a Díaz de “pasarse de frenada” por presentar una reforma que “son lentejas”, pensando que “la aprobaríamos como si fueran las tablas de Moisés”. Los republicanos advierten de que “no se moverán”, si el Gobierno no se mueve, y avisan de que “no admiten trágalas”. En este punto, Rufián ha desmentido que haya propuestas por parte de Díaz, pero ha dejado abierta una vía: “ERC escuchará hasta el último minuto”. Sin embargo, lamenta que “una parte del Gobierno esté más preocupada por vender su relato que por hablar con ellos”. Ante este órdago, en Trabajo muestran su enfado e instan a los republicanos a sentarse a negociar y a contestar a sus propuestas. La propia Yolanda Díaz lo ha dicho públicamente a la prensa. “Insto a ERC a negociar. Este gobierno nunca se levanta de la mesa”, ha reivindicado, para después dejar claro que quienes voten en contra tendrán que explicar “por qué votan en contra de recuperar derechos para los trabajadores”.

La tensión por la aprobación del decreto se ha trasladado también a la primera sesión de control del año y donde la oposición ha interrogado al Ejecutivo sobre las previsiones económicas para este año, así como cuál será el impacto de la reforma laboral en el sector del motor y en el campo. La primera en defender la reforma laboral ante las críticas de Vox ha sido la vicepresidenta económica Nadia Calviño, que ha reivindicado asimismo las políticas del Ejecutivo en el mundo rural. La también ministra de Economía ha pedido un “apoyo unánime” a la reforma laboral y ha deseado que “la responsabilidad prime mañana a la hora de votar”. Según el análisis de Calviño, la medida permitirá “una recuperación fuerte, sostenida y justa”.

Ciudadanos también ha querido aprovechar su intervención en la sesión de control para destacar la importancia que supone su apoyo a la reforma laboral para evitar “cesiones” a ERC y Bildu. Así ha contestado al portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal que ha aprovechado su pregunta para recordar que con el apoyo de su partido a la reforma laboral buscan “evitar la catástrofe de cesiones a Otegi”. Los naranjas han sacado pecho de que actúan de salvavidas al Ejecutivo porque, de no apoyarla Cs, el Gobierno “estaría cediendo al chantaje de los separatistas”.

La vicepresidenta segunda y negociadora principal en las conversaciones con ERC, Yolanda Díaz, ha avisado a ERC y los partidos que tienen previsto votar en contra del decreto de la reforma, que ésta ya ha tenido una repercusión “positiva” en el dato de las nuevas contrataciones. Ha insistido además en que seguirá negociando “hasta el último minuto”. “Por primera vez el 15 % de las contrataciones nuevas en España son indefinidas y esto es favorecer la estabilidad en el empleo”, ha dicho, toda vez que la afiliación a la Seguridad Social cayó en enero en 197.750 personas en términos medios y el paro subió en 17.173 personas en un mes habitualmente complicado para el mercado laboral.

Mientras, desde la oposición han centrado sus críticas en este punto. Para el PP, la reforma laboral “tan solo se ha maquillado”, en palabras del portavoz Teodoro García Egea, quien ha afeado a la vicepresidenta Díaz que la “la reforma laboral solo intenta salvar (a Díaz) de sus promesas incumplidas con la izquierda radical”