El etarra Aristrain, en libertad gracias a una resolución de Estrasburgo

Considera que, pese a estar incomunicado mientras la Guardia Civil buscaba explosivos en su casa.no pudo establecer contacto con un abogado

Aristrain, a la salida de la cárcel (Etxerat)
Aristrain, a la salida de la cárcel (Etxerat) FOTO: La Razón (Custom Credit) aris

El etarra Javier Atristain Gorosabel ha quedado en libertad provisional por suspensión de condena, una vez de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenara, el pasado enero, al Estado español por no permitir en 2010 que su abogado defensor le asistiera durante su detención en régimen de incomunicación, lo que socavó la equidad del proceso penal posterior.’, según informa Etxerat El recluso ha abandonado la prisión en virtud de un auto de la Audiencia Nacional, mientras el Tribunal Supremo español resuelve el caso.

Tras su arresto, el 29 de septiembre de aquel año, la Audiencia Nacional ordenó su detención incomunicada para no frustrar una investigación para la localización de explosivos. Un abogado de oficio le informó de sus derechos y estuvo presente en las dos declaraciones realizadas, el 1 y el 3 de octubre, en la primera de la cuales admitió que había “cooperado” con ETA, incluyendo un “intento de secuestro”, e indicó dónde se encontraban los explosivos.

La defensa de oficio de Atristain intentó contactar con él en repetidas ocasiones, pero la Guardia Civil le informó de la restricción legal por el régimen de incomunicación. En la segunda declaración detalló dónde escondía en su casa armas, balas y matrículas falsas. La Audiencia Nacional le condenó en 2013 a 17 años de prisión por pertenencia a banda armada y posesión de explosivos.

El pasado enero, el TEDH condenó a España por no permitir a Atristain la elección de abogado para su defensa durante su período de incomunicación y le sentenció a indemnizarle con 12.000 euros por daños morales y 8.000 en concepto de gastos y honorarios

Pasadas las 17.30 horas de este martes, Atristain ha abandonado la cárcel de Martutene, en cuya puerta le esperaba su hermana, con la que se ha fundido en un abrazo y con la que ha posado para los fotógrafos con una ikurriña y una bandera con el símbolo que reclama el acercamiento de los presos de ETA a las prisiones del País Vasco y Navarra.

En el exterior del centro penitenciario también le esperaban varios miembros de Sortu, cuyo responsable de la Comisión para la Resolución del Conflicto (presos), Haimar Altuna, ha afirmado que la puesta en libertad de Atristain “tiene un gran valor tanto desde un punto de vista jurídico como político” y “demuestra una vez más que el Estado español no es un Estado de Derecho” y que en él “no hay democracia”.