¿A cambio de qué?

El 14 de marzo el jefe del Ejecutivo envió al rey Mohammed VI una carta en la que anunció de manera unilateral un giro de 180 grados respecto al Sáhara Occidental

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (d), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (i), en abril de este año
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez (d), se reúne con el rey Mohamed VI de Marruecos (i), en abril de este año FOTO: MARISCAL EFE
  • ¿Qué llevó a Pedro Sánchez a dar un giro histórico respecto a la situación del Sáhara Occidental?

Algunos datos ayudan a entender los motivos que llevaron al Ejecutivo de Pedro Sánchez a modificar de manera unilateral la neutralidad histórica de España respecto al Sáhara Occidental. Hace un año, Marruecos abrió su frontera y lanzó a 10.000 de sus niños y adolescentes sobre Ceuta. A principios del mes de marzo de este año, alrededor de 2.500 subsaharianos intentaron entrar en Melilla en uno de los mayores asaltos de la historia. Además, en los últimos dos años, decenas de miles de irregulares están entrando en Canarias cruzando el Atlántico desde las costas saharauis. El componente migratorio es una de las claves de este acuerdo. Si Rabat vigila sus fronteras se reducen las llegadas a España, si por el contrario, abre la mano, se desbordan las fronteras españolas. No obstante, el acuerdo con Marruecos no ha frenado la inmigración irregular ya que según los últimos datos de Interior, el crecimiento de la inmigración irregular sigue en auge respecto al 2021. Este mes de mayo ha crecido casi un 20% respecto al mismo periodo.

  • ¿Ha recibido España alguna contrapartida a cambio de «ceder» en el Sáhara?

La sintonía entre Madrid y Rabat es crucial para las relaciones bilaterales de ambos países. La cooperación en la lucha contra el yihadismo; los intereses económicos – de hace varios años, España es el primer proveedor y el primer cliente de Marruecos y Marruecos es nuestro primer socio comercial en África, según datos del Icex–; la colaboración en la inmigración irregular... son algunos de los campos en los que el trabajo conjunto da buenos resultados. Sin embargo, por el momento, la única respuesta de Marruecos es resucitar su interés por una exploración petrolífera que supone una amenaza para las Islas Canarias en plena batalla por la soberanía de las aguas atlánticas.

  • ¿Ha neutralizado Sánchez con este acuerdo las pretensiones soberanistas de Marruecos sobre Ceuta y Melilla?

No hace tanto, en diciembre de 2020, el primer ministro de Marruecos, Saadeddine El Othmani, defendió que Ceuta y Melilla «son marroquíes como el Sáhara». Prácticamente desde el logro de la independencia, Rabat ha reclamado frecuentemente el fin de lo que ellos han considerado una ocupación española en Ceuta y Melilla. Aunque desde el Gobierno insisten en que la soberanía española está garantizada, muchos analistas dudan de ello.