Vuelve el fantasma de la abstención

Se detecta un retroceso en la participación en la segunda semana de campaña electoral

El presidente del PP-A y candidato a la reelección a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno en un mitin en Málaga.
El presidente del PP-A y candidato a la reelección a la Presidencia de la Junta, Juanma Moreno en un mitin en Málaga. FOTO: Álex Zea Europa Press

Durante la segunda semana de campaña se detecta un retroceso en la participación en la Andalucía más rural y por el contrario un incremento en la más urbana. Esta circunstancia se traduce automáticamente en un descenso del PSOE y avance del PP. Hay que tener presente que la mayoría del votante del PSOE se concentra en zonas rurales, por lo que es muy significativa la caída de participación en estos municipios tradicional granero electoral del PSOE de Andalucía. Recordemos el desastre electoral socialista de 2018, cuando 400.000 de sus votantes se abstuvieron y con ello cambió todo el mapa político autonómico, dando lugar a la primera mayoría absoluta de las derechas en esta tierra. Esta es la mayor amenaza para Ferraz, la vuelta del fantasma de la abstención, o incluso su acentuación, que hundiría aún más al PSOE y que acercaría a Moreno Bonilla a su mayoría absoluta en solitario. Los socialistas ven reducido su porcentaje de voto del 27,9% al 25,0%, es una caída de 2,9 puntos porcentuales.

En esta primera fase de la campaña electoral se confirma el recorte en las expectativas de Ciudadanos y Vox, a favor del PP. El trasvase de voto de Vox al PP se ha incrementado, de representar el 17,6% hace una semana, al ser ya el 19,9%.

Mientras que el electorado de Ciudadanos acelera la llegada de su electorado al PP. En estos días ya son el 69,0% de los que votaron a los naranjas en 2018 que se pasan al PP. Hace una semana eran el 64,4%. El partido de Juan Marín sufre un importante descalabro, al pasar del 18,3% de 2018 al actual 2,7%. Son 15,6 puntos menos. Sus 21 escaños pueden verse reducidos a 1 o incluso ninguno.

Al mismo tiempo los populares andaluces han frenado el trasvase de votantes a estas dos candidaturas del centro derecha. Ahora son solo el 8,5% de los que votaron al PP los que eligen Vox o Ciudadanos. Hace siete días eran el 11,5%.

Aunque el crecimiento de Vox con respecto a las anteriores elecciones autonómicas es de 3,4 puntos, y suma 199.000 votantes más, pero está lejos de lo que sucedió el pasado mes de febrero en Castilla y León, cuando triplicó se porcentaje de voto, ganando 12,1 puntos porcentuales, así como su número de votantes, pasando de 76.000 a 213.000 votos, mientras que el PP empeoró sus resultados de las autonómicas de 2019. En estas elecciones andaluzas, el ejemplo más cercano sería el de las elecciones de la Comunidad de Madrid en 2021; Cs extraparlamentario y Vox contenido. La candidatura de Olona aspira a 16/18 escaños, partía de 12.

Populares y Vox son las dos únicas listas electorales que mejoran con respecto a 2018. Siendo el mayor crecimiento el del PP, que gana 16,1 puntos porcentuales y suma entre 22 y 24 nuevos escaños, lo que le lleva a los 50 escaños, a solo 5 de la mayoría absoluta. Los de Juanma Moreno ven crecer su electorado en 771.000 votantes netos, pasan de 751.000 de 2018 a 1.522.000 ahora. Duplican sus votantes.

La batalla entre Teresa Rodríguez e Inmaculada Nieto por el dominio de la izquierda radical andaluza está favoreciendo a la primera. Previamente, al inicio de la campaña, la líder de Adelante Andalucía contaba con el 4,1% de los votos; una semana después, ya ha alcanzado el 6,1%, mientras que la lista capitaneada por Nieto, la elegida por Yolanda Díaz para encabezar la candidatura de Por Andalucía, con Izquierda Unida al frente y el apoyo de Podemos, retrocede, baja en estos días del 10,0% al 8,9%. El trasvase de voto de la antigua candidatura de Adelante Andalucía de 2018, a la nueva Adelante Andalucía de la gaditana sigue creciendo en detrimento de los votos hacia Por Andalucía. No obstante, ésta sigue por delante en intención de voto, pero recortando distancias. Ambas candidaturas obtienen ahora por separado peor resultado que en 2018, pues bajan del 16,2% al 15,4%.