MENÚ
domingo 16 junio 2019
17:05
Actualizado

El “pequeño” hospital a bordo y la celebración de la carrera del V Centenario

El equipo médico del crucero de instrucción está formado por la Teniente Coronel Médico Isabel Martínez, que lleva sirviendo en la Armada 26 años

  • El “pequeño” hospital a bordo y la celebración de la carrera del V Centenario

Tiempo de lectura 4 min.

30 de mayo de 2019. 22:05h

Comentada
Guillermo Ferraz y Miguel Sánchez .  30/5/2019

22 días después el Juan Sebastián Elcano regresó a Europa, a nuestro querido vecino Portugal. Ha sido un puerto muy especial para muchos de nosotros con la visita de nuestros familiares y amigos. Tras 4 meses de navegación se agradece la visita de caras conocidas. Fue una escala de muchas emociones y mucho que contar, un parón necesario para coger fuerzas y finalizar los últimos dos meses de crucero.

El Juan Sebastián de Elcano cada vez más cerca de volver a casa

El Juan Sebastián de Elcano deja el continente americano

El Juan Sebastián de Elcano llega a Boston, último destino antes de volver a Europa

Unas elecciones diferentes a bordo del “Juan Sebastián de Elcano”

Si la última vez hablábamos de cocina, hoy nos gustaría que conocieran los servicios médicos del Elcano. El equipo médico del crucero de instrucción está formado por la Teniente Coronel Médico Isabel Martínez, que lleva sirviendo en la Armada 26 años y viene comisionada para todo el despliegue, y el Teniente Enfermero José López, que lleva ya dos años en el Elcano y está destinado en el buque como responsable de Sanidad. Ellos cuidan de nosotros auxiliados por un el marinero Antonio Monteoliva. En los tránsitos oceánicos (Tenerife- Puerto Rico y Boston- Lisboa) embarcan, además, un anestesista y un cirujano. El motivo es el de poder estabilizar a un paciente hasta arribar a un puerto de emergencia, en caso de que surgiese una situación grave y poco usual, ya que este buque no puede evacuar a un herido por vía aérea, como lo hacen otras unidades de la Armada que sí disponen de cubierta de vuelo. Así, en el “salto de ida hacia poniente” nos acompañaron la Teniente Coronel Anestesista Esther Asensio y el Alférez Cirujano Reservista Antonio Güemes, y en este tránsito de regreso lo hicieron el Teniente Coronel Cirujano Juan Manuel Garófano, y la Alférez Anestesista Reservista Victoria Acedo.

Ya que hemos mencionado a los “reservistas voluntarios” y su presencia como médicos en este buque-escuela, decir que son muy importantes para nuestras Fuerzas Armadas y realizan un trabajo necesario e importantísimo. Además, en la mayoría de los casos (o en todos ellos) cuando son activados y desplegados dejan su trabajo y su familia para servir en las diferentes unidades y ayudar, en este caso, al Cuerpo Médico de las FAS, aportando su experiencia y conocimientos. En definitiva, haciéndonos sentir aún más seguros y mejor cuidados.

El “pequeño” hospital a bordo y la celebración de la carrera del V Centenario

Volviendo al buque como tal, su enfermería dispone de equipos y medios para la mayoría de las situaciones médicas; un laboratorio, rayos X, aparato de anestesia y material quirúrgico, además de un servicio de telemedicina disponible 24h y 365 días al año, con conexión directa con el Hospital Central de la Defensa Gómez-Ulla de Madrid. El servicio de telemedicina no solo es usado en situaciones graves, sino también para ejercer consultas clínicas rutinarias, en las que se requiere la opinión de un especialista, como puede ser las de dermatología, o traumatología por ejemplo.

De la Armada, tanto la Teniente Coronel Martínez como el Teniente López, destacan la posibilidad de viajar y conocer mundo, así como la satisfacción personal cuando resuelven situaciones complicadas en las diferentes misiones en las que participa la Armada Española en el mundo como, la Operación Atalanta o anteriormente Operación Sophia.

El “pequeño” hospital a bordo y la celebración de la carrera del V Centenario

Contando otras actividades del buque, la última semana del tránsito desde Boston se celebró, con motivo del quinto centenario de la salida de la expedición Elcano-Magallanes en el año 1519, un carrera de relevos de 24 horas (entre todos llegamos a correr más de 350 km por la cubierta Toldilla). La música y el ánimo de tus compañeros eran un plus para conseguir esta hazaña. Además, en unos últimos 12 minutos todos los participantes corrimos juntos. Y, para continuar con este día de celebración, entre toda la dotación competimos en varias actividades. Las competiciones fueron: trepa de un cabo, tirasoga (se hacen dos equipos y cada uno cobra de un lado del cabo) y dominadas. Los premios estuvieron repartidos, los GGMM ganamos en dos de las tres competiciones, pero no pudimos hacer nada en el tirasoga con el experimentado equipo formado por los marineros y suboficiales de Maniobra. A continuación, una comida en cubierta puso el punto y final a las actividades. Es lo mejor de los tránsitos largos y es un momento único para relacionarse con toda la dotación, crear unión y ayudar a fomentar el compañerismo. Todo se prepara y recoge juntos, desde el Sr. Comandante al marinero más moderno.

El “pequeño” hospital a bordo y la celebración de la carrera del V Centenario

Ahora ya estamos en aguas europeas, acabamos de dejar atrás la capital lusa, y la próxima semana le contaremos todo lo que allí aconteció. Mientras tanto, ponemos rumbo a otra experiencia, con la proa hacia el norte y navegando con viento en contra, pero impacientes ya por conocer nuevos mares y puertos. Aunque parezca mentira, alguno es también desconocido para nuestro veterano bergantín-goleta.

Buena semana y buena mar.

Últimas noticias