MENÚ
domingo 21 julio 2019
14:38
Actualizado

Francesca Guardiola, una embajadora para la desconexión

Se embolsa 85.000 euros al año como ‘embajadora’ para los paises nórdicos, puesto al que ha accedido a dedo.

  • Francesca Guardiola, una embajadora para la desconexión

Tiempo de lectura 2 min.

31 de agosto de 2017. 17:58h

Comentada
Almudena Negro Barcelona. 31/8/2017

Francesca Guardiola i Sala se licenció en Filología y Literatura catalana por la Universidad de Barcelona. Y ha hecho una meteórica carrera a la sombra de Artur Mas y Carles Puigdemont. Fue en el año 2011 cuando Mas la fichó como subdirectora de Relaciones Exteriores. En julio de 2015 ascendió a directora general de Relaciones Exteriores. Ahora es la delegada catalana en Copenhague, ciudad que recientemente visitó Carles Puigdemont para inaugurar la ‘embajada’ para los países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia), fracasando estrepitosamente en su convocatoria. No acudió nadie del gobierno danés.

Sin embargo, ese no es el único escándalo que envuelve la delegación nórdica.

Resulta que Francesca es hermana del ex entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, reconocido independentista catalán, que ha ido testimonialmente como candidato en las listas de JxSi. “Pedimos a la comunidad internacional que nos ayude. Apelamos a todos los demócratas del mundo. Que nos ayude en la defensa de los derechos amenazados en Cataluña, como el derecho de expresión política y el derecho a voto”, dijo en la plaza de Puig i Cadafalch de Barcelona. “Pedimos que nos ayuden a enfrentarnos a los abusos de un estado autoritario”, llegó a afirmar.

Y no son pocos quienes se preguntan cómo ha accedido Francesca a su puesto. ¿Por oposición? ¿Concurso? No. A dedo. Guardiola fue nombrada para el cargo junto a los delegados en Ginebra, Manuel Manonelles y en Varsovia, Ewa Adela Cylwik en abril de 2017. Entre quienes se plantean este nombramiento se encuentra el periodista Lluis Foix, quien fuera director de La Vanguardia.

El sueldo que recibe Francesca no consta en la página de transparencia de la Generalitat , pero se estima en 85.000 euros, más que el presidente del gobierno, Mariano Rajoy. Su principal cometido es buscar potenciales aliados para que apoyen el proceso independentista catalán de ruptura con España.

Últimas noticias