Política

La mayor entrada de inmigrantes en un solo asalto

La entrada masiva de inmigrantes de esta mañana en Melilla es ya la más numerosa desde que hay registros, puesto que varias fuentes policiales cifran en unas quinientas el número de personas que lograron saltar la valla y acceder a la ciudad autónoma.

Aunque aún no se dispone de datos oficiales, las fuentes coinciden en que, aprovechando la densa niebla, han sido varios centenares de personas las que han logrado entrar en Melilla, por encima de las 350 que lo consiguieron el 3 de octubre de 2005 en un asalto protagonizado por más de 650 inmigrantes.

Ese fue el peor año de presión migratoria en las fronteras de Ceuta y Melilla, lo que obligó a la reforma y elevación de la valla fronteriza.

La entrada de hoy prácticamente iguala el acceso de inmigrantes a Melilla en los seis asaltos que se habían producido en 2014 -en total 574 personas- y hace que se superen ya las mil que han entrado ilegalmente en la ciudad autónoma en lo que va de año.

El 28 de febrero fue el día en el que se produjeron más entradas, cuando 214 personas, según los propios inmigrantes, consiguieron acceder a Melilla.

Cuatro días antes lo habían logrado alrededor de un centenar; el 17 de febrero, 150, mientras que en los días 20 y 22 de enero pasaron ilegalmente 60 y 50 inmigrantes, respectivamente.

El repunte de la presión migratoria en Ceuta y Melilla ha hecho que también se refuercen los efectivos y la colaboración entre España y Marruecos, lo que se ha traducido en varios intentos frustrados, el más importante de ellos el del 22 de enero, cuando más de 800 personas intentaron entrar en Melilla sin conseguirlo.

Las fuerzas de seguridad marroquíes han impedido, además, que grupos formados por centenares de inmigrantes subsaharianos llegasen siquiera a las inmediaciones de la valla, dispersándoles en los alrededores.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró recientemente que en Marruecos hay actualmente unos 40.000 inmigrantes, la mayoría subsaharianos, esperando para poder entrar en España y otros 40.000 están en Mauritania con la misma intención.