MENÚ
jueves 17 octubre 2019
13:01
Actualizado

Rajoy anunciará este jueves los cambios en la dirección del PP ante las generales

Tiempo de lectura 4 min.

16 de junio de 2015. 01:52h

Comentada
15/6/2015

Este viernes habrá foto de un nuevo Consejo de Ministros y el jueves el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, oficializará también los cambios en el PP en respuesta a la revuelta interna por los resultados de las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo y para colocar al partido en disposición de afrontar las próximas elecciones generales. Ayer confirmó en Milán que ha convocado una reunión del Comité Ejecutivo del PP para analizar el nuevo mapa del poder territorial y fijar la estrategia de futuro. También se revisará la dirección del partido. Lo lógico es que en paralelo Rajoy acometa los cambios en su Gobierno.

Como el domingo informó este periódico, Rajoy ha hablado con ministros, barones y otros dirigentes de su formación antes de tomar sus decisiones. Y la impresión que ha dejado en algunos de ellos apunta que el presidente cree que su Gobierno es bueno, pero comunica mal. Y que el partido sí tiene un problema, pero no le ha resultado fácil decidir cómo resolverlo y de quién tirar para hacerlo. De hecho, él ha pedido incluso nombres a algunos de los consultados para rectificar las disfunciones que ha detectado en su organización política y restañar las heridas internas que se han abierto en esta legislatura.

Las miradas están puestas, por ejemplo, en el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, por su perfil político y de consenso. Es del círculo de confianza de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría.

Ahora bien, en el Gobierno los cambios van a ser escasos, según ha dicho el propio Rajoy. La cartera de Educación, por la salida de José Ignacio Wert, y, quizás, reforzar la política de comunicación nombrando a un portavoz. Cabe algún otro encaje en función de los cambios en la dirección del PP. En cualquier caso, de aquí al final de la legislatura Rajoy va a tener mucho más peso como portavoz del Gobierno y del partido, con más presencia pública y mediática.

En las filas populares señalan a Alonso para reforzar la comunicación en el Gobierno, pero también creen que podría ser una solución para el partido. El inconveniente es que recién llegado al Ejecutivo, y en una cartera tan sensible como la de Sanidad, existe el riesgo de que un gesto en esa dirección fuese utilizado por la oposición para sostener el discurso de que Rajoy descuida la salud de los españoles para reforzar al PP. De todas maneras, si en los últimos días Gobierno y PP han sido un hervidero de rumores y de movimientos para posicionarse e influir en las decisiones de Rajoy, en estas últimas horas la prudencia pone sordina a las especulaciones a la espera de que Rajoy decida.

Sí dan por hecho que los cambios, de un modo o de otro, afectarán a la dirección del partido, incluso aunque la secretaria general, María Dolores de Cospedal, continúe en el cargo conforme al deseo que ella ha trasladado a Rajoy. Ayer se confirmó el pacto entre el PSOE y Podemos que la deja fuera de la Presidencia de Castilla-La Mancha pese a ser la lista más votada. La tesis mayoritaria se inclina por que Rajoy no se atreverá a moverla.

Aunque ayer surgió la tesis de que Ana Pastor pudiese dejar la cartera de Fomento para quedarse de «número dos» del PP, y que un perfil como el de Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta, asumiese ese ministerio. Pablo Casado, portavoz de la campaña del 24-N, también está en las nominaciones populares. Como también hablan del relevo de Alicia Sánchez-Camacho en el PP catalán ante la posibilidad del adelanto de las autonómicas y el miedo a que Ciudadanos les supere en esos comicios.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs