Torrent no será Forcadell

El nuevo president del Parlament cree que «la política no se puede hacer al margen de la ley». En ERC reconocen que «todos están hartos de Puigdemont, hasta los suyos».

El nuevo president del Parlament cree que «la política no se puede hacer al margen de la ley». En ERC reconocen que «todos están hartos de Puigdemont, hasta los suyos».

Roger es él mismo. Con esta frase definen al nuevo presidente del Parlament de Cataluña los vecinos de Sarría de Ter, un pequeño municipio gerundés de 5.000 habitantes del que fue alcalde con una aplastante mayoría absoluta durante tres años. «Tenía buen talante y una limpia gestión», dicen sus compañeros de ERC en el pueblo, partido al que se afilió con diecinueve años. Sin renunciar a su profundo independentismo, que le viene de familia, si hay algo en lo que todos coinciden es que Roger Torrent Ramió nunca tuvo camarillas ni grupitos de asesores, algo que está por ver si ahora lo mantendrá en su flamante cargo. Varios amigos de su etapa en el instituto sarrianés dónde estudió, entre ellos el concejal Narcís Fajul que le sustituye en el Ayuntamiento, opinan que no cambiará esta actitud y ponen como prueba su primer discurso ante la Cámara autonómica, que preparó a solas sin sugerencias externas. «A Roger nadie le susurra al oído, será un presidente sin sanedrín», aseguran rotundos.

Esta capacidad de autonomía política la corrobora su propia esposa, Blanca Brugués, una joven rubia documentalista, también militante de ERC, que trabaja en la biblioteca pública de Gerona. El día de su toma de posesión, Blanca ocupaba asiento en la tribuna de invitados del Parlament con sus dos hijas, Elna y Ada, de siete y cinco años. Nada más acabar el acto los periodistas se abalanzaron sobre ella para preguntarle por los planes de su marido en este difícil momento. «Hará lo que tenga que hacer», les respondió tajante. Dirigentes de Esquerra Republicana destacan su buena formación política y parlamentaria como portavoz adjunto de Junst pel Sí en la pasada Legislatura y, en contra de lo que se ha dicho, no le consideran un hombre de Marta Rovira, sino de Oriol Junqueras. Para muchos, ahora empieza su verdadera carrera política y no albergan dudas: «Si no comete errores, es sin duda el delfín de Junqueras».

Todos los focos y preguntas están sobre él. ¿Se saltará la legalidad?, ¿Desafiará al Tribunal Constitucional cómo hizo su antecesora? Quienes bien le conocen destacan que si como anterior portavoz de ERC fue duro y radical, ahora será más moderado. Sus primeras declaraciones apuntan, según fuentes de Esquerra, «a un movimiento discreto en el campo de la sensatez». La apuesta por Carles Puigdemont como candidato no oculta las malas relaciones entre Junts x Cat y los republicanos. «Todos están hartos de Puigdemont, hasta los suyos», dice un alto dirigente de ERC. En este sentido, afirman que Roger Torrent tiene recorrido municipal y parlamentario, y encuadran sus primeras declaraciones en una convicción: «La solución debe ser política, pero la política no puede actuar al margen de la ley». De todos modos matizan que el nuevo presidente «no puede, de golpe, eliminar su fuerte independentismo».

En los partidos constitucionalistas, sobre todo en Ciudadanos, se mantienen alertas. Pero mientras Inés Arrimadas es muy tajante, no se fía en absoluto y piensa que «es más de lo mismo», en el PSC opinan que «será difícil que se salte la legalidad».

Roger Torrent estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Barcelona, dónde compartió piso con varios compañeros en la zona del Eixample. Algunos recuerdan que le gustaba mucho el Derecho Comparado, por lo que a pesar de sus ideas separatistas, ven difícil que se salte a la torera el informe de los letrados del Parlament. «Ha sido un alcalde impecable y ahora actuará con pies de plomo», dice uno de ellos. Todos coinciden en que el joven presidente de la Cámara autonómica, con sus treinta y ocho años recién cumplidos y sin asesores áulicos, «No quiere ser protagonista de una nueva inestabilidad».

En los sectores empresariales y financieros catalanes atisban un cierto cambio de tono, más conciliador y diferente al de su antecesora Carme Forcadell. «Ha empezado relativamente bien», afirma un destacado empresario. Opinan que habrá que juzgarle a partir de ahora en su papel de presidente del Parlament, pero vaticinan que no caerá en los antecedentes de Forcadell. «No le vemos ante el Tribunal Supremo ni amenazado de cárcel», dicen unos. «Se puede ser independentista, pero con sentido común», añaden otros. Similar opinión tienen dirigentes locales de ERC y técnicos del Ayuntamiento de Sarriá de Ter: «Tiene un gran sentido político y cívico». Compañeros de la última lista municipal destacan su capacidad de diálogo con los vecinos y, a pesar de sus convicciones soberanistas, recibía en su despacho a personas de todos los partidos. Aquí encuadran las palabras de su primer discurso invocando «coser» a la sociedad catalana. «Un chico muy del pueblo». Así le definen muchos vecinos de Sarriá de Ter, dónde sus padres, Roger y Rosa María, tuvieron una zapatería y un bar. El actual presidente es el hijo único varón con dos hermanas, Elia e Idoia, militantes de ERC como su esposa Blanca. Se conocieron en el instituto y comparten las mismas aficiones: varios deportes, sobre todo senderismo y running, que practican por los montes y parajes de Gerona. Torrent ha sido un joven hecho así mismo y un viajero empedernido. Con dieciseis años y un grupo de amigos se colgó una mochila al hombro y recorrió Europa. Habla castellano, catalán, inglés y francés, y un verano se fue de gira por el sudeste asiático. El matrimonio llevaba hasta ahora una vida muy normal en su piso de Sarriá. A partir de ahora, la vida les ha cambiado. El joven barbudo de 38 años es la segunda autoridad política de Cataluña y tiene un enorme reto por delante. Aunque mañana lunes anuncie la candidatura de Puigdemont, casi todos piensan que no prosperará, en medio de este delirante pulso del fugitivo contra todo y contra todos. «ERC quiere que el gobierno les haga el juego sucio», dicen dirigentes de varios partidos. En efecto, Rajoy ya ha anunciado inmediato recurso contra cualquier investidura ilegal, que quedara invalidada, y Roger Torrent bien lo sabe. Es un apasionado lector de Stefan Zweig y autor de la biografía de María Antonieta. Lo que lleva a compañeros a una cierta ironía: «Roger nunca será decapitado».