María Abad: “Podemos trabajar desde donde sea y sin embargo la M-30 sigue colapsada a las 20:30 horas de la tarde”

Mujeres empresarias

  • María Abad: “Podemos trabajar desde donde sea y sin embargo la M-30 sigue colapsada a las 20:30 horas de la tarde”

Tiempo de lectura 8 min.

08 de abril de 2019. 07:35h

Comentada
Gema Lendoiro Madrid. 8/4/2019

Maria Abad Baides es la directora de Winning by Design en España, una start up de 30 empleados a nivel global. Es madre de María, 14 años y Pablo, 11 años.

-¿Cómo es su día a día laboral?

-Comienzo a trabajar a las 7:00 de la mañana. Es la hora más rentable del día. Paro a las 8:00, doy los desayunos y llevo al pequeño al colegio andando. Voy y vuelvo paseando. Con eso ya he andado media hora diaria. A partir de las 9:00 de la mañana trabajo a saco. Paro para comer media hora y continúo. Los lunes y miércoles hasta las 19:00, que hago recogida de extra-escolares, y los martes y jueves hasta las 16:45, que voy a recogerlos. Cuando vuelvo, mientras ellos estudian, sigo trabajando hasta la hora de la cena. Después de cenar ya paro. También trabajo normalmente los sábados por la mañana, que no interrumpo en casa.

-¿Cómo se organiza en el día a día para trabajar? ¿Necesita ayuda?

-Cada día antes de cerrar el día, dedico media hora a planificar el siguiente. Así cuando empiezo a las 7:00 de la mañana ya no pienso en organizarme sino que las horas más efectivas del día son para trabajar. Los viernes y si no tengo tiempo, los domingos dedico dos horas a organizar la semana. Si es el primer viernes del mes, organizo el mes entero. Si no lo hago, el día a día te come y te desvías fácilmente de los objetivos que quieres conseguir cuando acabe el mes. Las primeras horas del día son las más rentables para mí y trato de dedicarlas a las tareas de alta rentabilidad y las que requieren más concentración. Si puedo, las reuniones me las pongo a partir de las 11:00 horas de la mañana.

-¿Cree que las pymes o autónomas son las grandes perjudicadas en cuestiones impositivas?

-Mi enfoque ahora mismo está en hacer crecer mi negocio y conseguir el mayor número de clientes. Cuantos más clientes consiga y más satisfechos estén, mejor me irá. Y si tengo que pagar impuestos será porque he ganado mucho. Si ganas poco, pagas poco. Eso en mis comienzos sí que lo he comprobado. Sin embargo, sí que considero que en cuanto te va un poco bien, lo que tiene que pagar un autónomo es desproporcionado. Y como los autónomos estamos intentando sacar adelante nuestros negocios de sol a sol, no tenemos el enfoque necesario para hacer lobby y conseguir que se tenga en cuenta nuestra voz.

-El hecho de ser madre, ¿le aporta mayor empuje que antes de serlo a la hora de trabajar?

-El hecho de ser madre hace que tenga que trabajar más inteligentemente. Para mí el lema en inglés es: “Work Smarter, not harder”. Cuando tienes hijos no hay tiempo para trabajar tan duramente como lo hacías cuando no los tenías. Antes de mi época de madre mi vida era casi el trabajo, me divertía, me lo reconocían e iba ascendiendo a muy buen ritmo. Cuando tuve a mis hijos hubo que tomar decisiones que ayudaban a aportar mayor equilibrio familiar.

¿Cree que las mujeres que trabajan siguen teniendo doble carga con respecto a los hombres?

-Aunque en mi caso mi querido marido se ha ido convirtiendo y hace muchísimo por la familia, los niños, la logística y las comidas, todavía hay mucho que hacer. Hay que impactar en dos aspectos. Uno en la educación y otro muy importante en las bajas de paternidad. El otro día oí a la ministra de trabajo decir que las mujeres se cogen la baja de maternidad para cuidar de sus hijos y los hombres para formarse. Mientras que el hombre no sea cuidador de su familia y entienda todo lo que eso supone, es difícil que se llegue al equilibro a la hora de compartir tareas.

Debido a mi trabajo, he tenido que viajar largas temporadas fuera de mi hogar y eso ha hecho que mi marido se haya tenido que ocupar en esas temporadas de todo. Precisamente esas ausencias le han hecho entender todo lo que conlleva la gestión de una casa. Y ahora sólo puedo admirarlo por el gran papel que ha asumido y que hace que estemos a la par o incluso que él lleve más carga, a pesar de que también tiene su responsabilidad profesional. Cierto es que los niños ya tienen otra edad.

También es verdad que pienso que las mujeres somos víctimas y verdugos. Nos quejamos muchas veces, pero en el hogar queremos que las cosas se hagan como a nosotros nos gusta. Para buscar la conciliación tenemos que aceptar que, al menos en mi caso mi marido no tiene el mismo nivel de exigencia que yo. Nunca le puso los lazos a mi hija, ni llevó combinados, y cuando compra, comprar la marca de detergente que quiere, compra ofertas de 40 latas de atún, en fin... toma sus decisiones y hay que aceptarlas muchas veces, aunque no las compartas.

-¿Se ha sentido alguna vez discriminada por ser mujer? ¿Y por ser madre?

-Cuando mi primera hija tenía 11 meses, tomé voluntariamente la decisión de dejar un puesto directivo con un salario de 6 dígitos (anual) para irme a otra posición mucho más normal en Ford España. Creo que fui yo la que me auto discriminé, si lo ponemos en negativo. Si lo ponemos en positivo, fui capaz de buscar un gran equilibrio que me permitió llegar a mi casa a una hora decente y contar con 33 días de vacaciones al año. Y eso tuvo sus consecuencias. Ya que a pesar de haber demostrado mucho muchísimo en Avanzo, al irme a Ford España con un puesto más técnico, ya no tuve posibilidad de ascender como yo esperaba. No sé si por ser mujer o por la propia estructura de la compañía. Quiero pensar en lo segundo. Sin embargo, cuando uno ha demostrado y sabe que vale, no se puede quedar ahí. Y tras ese período en Ford de 11 años disfrutando de mis hijos, di el paso arriesgado. El de irme a una start-up belga en el momento en el que abría en España como directora de marketing y de ahí a montarme mi propio negocio. Los sueños que se fueron gestando durante 11 años, se han conseguido en tan sólo 3. La vida es muy larga, y todo se puede conseguir en su debido momento.

-¿Cree que la maternidad está poco protegida en España?

-Creo que hay que incluir más al hombre en los primeros años para que no sea una tema de mujeres. Creo que las familias no están protegidas. Y eso va a tener sus consecuencias por varios motivos. Si trabajamos hombres y mujeres sin poder conciliar a ritmos estrepitosos. ¿Quién va a educar a nuestros hijos? ¿Qué sociedad dejaremos para las futuras generaciones? Yo tengo hijos adolescentes. Cuando no estás en casa están conectados a sus móviles y a sus tablets, pese a que lo prohíbas. Podemos trabajar desde donde sea y sin embargo la M-30 sigue colapsada a las 20:30 horas de la tarde. ¿Por qué no trabajamos más inteligentemente? ¿Por qué no buscamos la productividad en lugar de calentar la silla? Como padres tenemos una gran responsabilidad. Y debemos ser padres presentes, padres que eduquen, padres que piensen en mejorar la sociedad en la que vivimos.

-¿Qué le gustaría que se modificase?

-Me gustaría que nos dejásemos de tanta demagogia con el tema de la mujer y la igualdad. Y nos centrásemos en imitar a países como Noruega, donde a las 16:00 horas de la tarde, todo el mundo está en su casa. Esto no va de mujeres y menos de mensajes victimistas. Esto va de incluir al hombre en la familia y de pensar en el talento sin género. Me gustaría que pensásemos en la productividad y no en dedicar horas y horas a trabajar.

Y la más importante, por ley haría que el hombre cogiera permisos de paternidad, mientras la mujer trabaja. Es decir que no estén ambos en casa. Esa para mí es la medida principal que puede concienciar al hombre de lo que supone la logística del hogar familiar y se esa forma conseguiremos que no “sólo ayuden” sino que sean corresponsables de todo lo que supone una familia.

-¿Qué opina de la “conciliación”?

-Creo que se ha mejorado muchísimo en los últimos 15 años. Desde que yo tuve a mi primera hija María en el 2004, se ha avanzado bastante. Pero todavía hay mucho, muchísimo por hacer. Para mí todo pasa por trabajar más eficientemente y no más duro. España, en general, las familias y las mujeres que quieren llegar a puestos directivos, necesitamos que esto cambie. Si para llegar a puestos directivos hay que renunciar a tu vida personal, lo siento, pero yo sé que a muchas mujeres no les interesa. En otros países esto ya lo han entendido. Mientras que haya que estar hasta las 8 de la noche en la oficina para que se pueda llegar a puestos de alta responsabilidad, el país se va a perder a un 50% de talento, que se dice pronto.

-¿Disfrutó de su baja por maternidad o no le quedó más remedio que seguir trabajando?

-Disfruté de mi baja de maternidad. Y no supuso nada en mi carrera ni en mi empresa. Hay personas, hombres y mujeres, que han tenido una enfermedad o una lesión y han faltada períodos similares. ¿Por qué no se entiende algo tan importante? Que repito no sólo es bueno para el bebé y la familia, sino también para la sociedad. ¿Qué efecto tendría que la mujer se tomara algunas semanas y el hombre otras? Cuando eso ocurra, el efecto de la maternidad en las empresas será “el efecto de la mater/paternidad”. Es decir, afectará a todos los empleados en edad de tener hijos y no sólo a las mujeres.

-¿Se siente culpable por no pasar más tiempo con sus hijos?

-En cada momento he tomado las mejores decisiones en mi vida para poder estar con mis hijos y seguir con mi carrera profesional. Les he dedicado lo mejor de mi vida, conciliando a tope. Y cuando llegó el momento de poder dedicarme a mi carrera lo he hecho y aquí estoy con mi propio negocio que he traído de Silicon Valley. Si tuviera que dar algún consejo a las madres que comienzan ahora, es que sepan poner las piedras grandes antes de poner las pequeñas. Y las grandes piedras para mí son la familia y los hijos.

-¿Cree que en muchas cosas nos han “mentido” a la hora de hablarnos de la liberalización de la mujer que compagina casa, maternidad y un trabajo?

-Por supuesto. Si liberarse es trabajar al ritmo al que siempre se había trabajado, con muy poca flexibilidad horaria, más llegar a casa y hacer todo lo que eso supone y además educar con calidad a nuestros hijos.... es agotador. Y no hay persona que pueda con ello. Insisto en que tenemos que seguir luchando por una España más productiva, donde no haya que dejarse la vida para ascender en el escalafón, y donde se pueda conciliar trabajos de responsabilidad con nuestra propia vida.

Hay muchas empresas, la mayoría de ellas americanas y nórdicas, donde esto se consigue. Una de mis mejores amigas, VP de Televentas de Europa de una gran multinacional americana, con más de 500 personas a su cargo llega a su casa a las 19:00 hrs. Hora más que razonable para todavía dedicar tiempo a su familia. Por tanto ¿es posible? ¡Sí! Valoremos el talento por lo que es “talento” y no por las horas que calienta la silla. Hablemos ya de talento. “Talento sin género”.

-¿Le gustaría que en España disfrutásemos de otros horarios más tipo nórdicos?

-Ya lo he dicho anteriormente. La baja de paternidad, con un período en el que el padre esté en casa sin la madre y los horarios nórdicos son la solución. Además, estoy convencida que seremos más productivos.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs