¿Terminarán “Los Alcántara” la serie en la cárcel?

Anticorrupción imputa a Imanol Arias y Ana Duato varios delitos fiscales por el supuesto fraude de 2,7 y 1,9 millones, respectivamente, entre 2010 y 2017, y se enfrentan a 32 y 27 años de prisión

Ana Duato e Imanol Arias tendrán que hacer frente a una petición de condena de la Fiscalía Anticorrupción de 32 y 27 años de prisión, respectivamente, por la supuesta comisión de varios delitos fiscales entre 2010 y 2017 con los que habrían conseguido defraudar a Hacienda buena parte de sus ingresos por participar en la serie televisiva ‘Cuéntame cómo pasó’. Además, las multas solicitadas para ambos suman alrededor de 16 millones de euros. En su escrito de acusación, que se dio a conocer ayer, la Fiscalía asegura que ambos utilizaron –como “una parte muy importante” de los clientes del despacho Nummaria– una compleja estructura de sociedades interpuestas para ocultar ingresos a Hacienda, fundamentalmente, procedentes de su trabajo en ‘Cuéntame’. El Ministerio Público pide, además, casi 300 años de prisión para el responsable del despacho, Fernando Peña, y 18 para el marido de Duato, Miguel Ángel Bernardeau, productor de la exitosa serie. El Ministerio Público cifra en 2,7 millones –de los que hasta ahora ha devuelto a la Agencia Tributaria 2,3– la cantidad supuestamente defraudada en el IRPF por Imanol Arias (a quien imputa seis delitos fiscales, uno menos que a Duato) entre 2009 y 2015. En el caso de la actriz, el montante defraudado ascendería a 1,9 millones en los ejercicios de 2010 a 2017, habiendo reintegrado de momento al fisco 838.161 euros.

En su escrito de acusación, la Fiscalía explica que con la estructura societaria creada por Fernando Peña para Ana Duato y su marido ambos “ocultaron al fisco parte de sus rentas, principalmente procedentes de su participación, como actriz y productor respectivamente, en la serie de televisión ‘Cuéntame cómo pasó’”. Hasta el año 2013, detalla el fiscal, esa operativa consistió en la cesión por parte de Duato de sus derechos de imagen a la sociedad Gaumukh. La única finalidad de toda la estructura societaria de Nummaria, integrada por un mínimo de 22 empresas, seis comunidades de bienes, una SICAV y una fundación, todas ellas domiciliadas en Madrid, era evitar a sus clientes “la tributación de los ingresos generados por su actividad profesional y mantener oculto el patrimonio acumulado de los beneficios que ésta le genera”. En el extranjero, “para ocultar parte de su patrimonio y las rentas generadas”, el despacho extendía sus tentáculos empresariales por Suiza, Costa Rica, Portugal, Panamá, Reino Unido, Canadá, Uruguay y Luxemburgo. De hecho, fuera de nuestras fronteras, Peña controlaba “múltiples sociedades en número superior a doscientas”, que empleaba “tanto para facilitar la opacidad de las operaciones del despacho” como para ponerlas a disposición de sus clientes con el objetivo de ocultar sus rentas a Hacienda. Anticorrupción sostiene que, entre 2008 y 2012, Duato utilizó Gaumukh para facturar parte de las rentas de su actividad profesional como actriz a la productora de ‘Cuéntame’. En cuanto a Imanol Arias, la Fiscalía mantiene que también “ocultó al fisco parte de sus rentas”, principalmente procedentes –como en el caso de Duato– de su participación como actor en la serie televisiva.

Entre las 31 personas a las que acusa la Fiscalía se encuentra también Ana Isabel Arias, la hermana del actor, para quien Anticorrupción pide casi diez años de cárcel.

Objetivo: una “renta vitalicia”

Según detalla Anticorrupción en su escrito, “el único sentido” de la “estructura de fraude” diseñada por Nummaria era “intentar transformar una renta de actividad profesional” por el trabajo como actores de Ana Duato e Imanol Arias “en una renta vitalicia”, pretendiendo “disfrutar ilícitamente de la bonificación del 60% establecida por la norma para este tipo de rentas”. Una operativa “artificiosa” que perseguía, en definitiva, “el doble objetivo de defraudar” las cuotas generadas por su actividad profesional y “la canalización de gastos familiares e inversiones en sociedades, quedando a disposición de la persona física en todo momento”.

En el caso de Imanol Arias, además de para “gastos personales y familiares”, habría destinado también ese dinero para “inversiones”.

Ella: 1,9 millones habría defraudado a Hacienda entre 2010 y 2017, de los que ha devuelto 838.161.
Él: 2,7 millones, de los que ha devuelto 2,3, defraudó entre 2009 y 2015, según la Fiscalía