Al Bano comparte su vida entre Romina y Loredana

Esta noche será el protagonista de “Lazos de sangre”

Albano CarrisiInstagram

La vida de Albano Carrisi está marcada por los claroscuros. Al Bano, como se le conoce profesionalmente, acaba de cumplir 77 años de edad y cincuenta y cinco desde que se subió por primera vez a un escenario. Esta noche será el protagonista del programa “Lazos de sangre”, y suponemos que no solamente se tratará el lado más idílico de su existencia. Porque, en tiempos de pandemia, el italiano pasa por serios problemas económicos. De él dependen cincuenta familias que trabajan a su lado en sus viñedos y sus campos de olivos y en el equipo que le acompaña en sus conciertos. El mismo lo dejaba muy claro hace unos días: “tengo una pensión de jubilación de menos de mil quinientos euros, el mundo de la música está parado, y sin los ingresos de los conciertos apenas me quedan ahorros para salir adelante un año”.

Curiosamente, su confinamiento lo pasa con las dos grande mujeres de su vida, Romina Power, su ex esposa y compañera profesional, y Loredana Lecisso, con la que acaba de reconciliarse, tras estar dos años separados. La primera le dio cuatro hijos, Ylenia (1970), Yari (1973), Cristel (1985) y Romina (1987), mientras que la segunda, dos: Yasmine (2000) y Albano (2002).

Ylenia Carrisi desapareció en 1994 en Nueva Orleans. El caso ha hecho correr ríos de tinta para disgusto de Albano y Romina, que no querían que se especulase con su hija

Ylenia desapareció a sus 23 años en Nueva Orleans, y el cantante cree firmemente que está muerta, al contrario que su ex Romina, que en varias ocasiones ha asegurado que podría estar viva. También la periodista Lydia Lozano es de esta opinión, y en un programa de televisión se ratificó en esa teoría, lo que le enfrentó al artista en duros momentos en la pequeña pantalla. Hace pocas semanas, en “Sálvame” salió a relucir de nuevo el caso, y Al Bano fue contundente contra Lozano: “El juego sucio que hizo con mi hija nunca lo podré olvidar. Para mí, Lydia Lozano está muerta”.

Al margen de sus desafueros personales, su carrera musical junto a Romina está plagada de grandes éxitos con temas como “Sharazán”, “Felicitá”, “Si tú no estás no hay amor”, “Libertá” y “Cara terra mía”. La separación matrimonial en 1999 acabó con un enfrentamiento que duró años con la madre de sus hijos mayores, y le llevó a actuar en solitario con canciones como “E la mia vita”, “Verso in sole”, “Ancora il volo”, “Grazie” y “Volare”. Recuperada la amistad con Romina, volvieron a actuar juntos el pasado febrero en el Festival de San Remo.

Romina Power y Al Bano, en una imagen de archivo

En los últimos tiempos, permanece recluido en su casa de Cellino San Marco, donde también es dueño de un hotel que, a causa de la pandemia, ha estado cerrado. Dicen que a Loredana no le hace la menor gracia la presencia de la ex de su marido en la finca, cuestión de celos infundados, pero él la justifica con un simple: “Es la madre de mis cuatro hijos y nos llevamos muy bien. No ocurre nada si pasa con nosotros el confinamiento”.

Hace unos años tuve ocasión de compartir una comida con Albano, y me pareció un hombre divertido y simpático. Estaba en Madrid para presentar sus vinos y se mostraba entusiasmado con esa faceta de su vida.

De un lado para otro a lo largo de su existencia, paraba poco en casa. Por eso intenta mirar el lado positivo del confinamiento. Se ha puesto a dieta, disfruta de la vida en el campo, del amor a Loredana y la amistad con Romina. Lo único que le duele es “no saber cuándo podré subirme de nuevo a un escenario”.