¿Quién fue el primer amor de Felipe VI?

Aunque Isabel Sartorius fue su gran amor antes de conocer a la Reina Letizia, Felipe VI tuvo otras novias

Aunque felizmente casado con Doña Letizia desde hace más de 15 años, Felipe VI tuvo otras novias, de distintas nacionalidades, hasta encontrar a la madre de sus hijas Leonor y Sofía.

Y aunque los nombres que más nos suenan como antiguas novias de Don Felipe son Isabel Sartorius, Gigi Howard y Eva Sannum, hubo otra mujer que le robó el corazón en la adolescencia: Victoria Carvajal y Hoyos. Los dos eran muy jóvenes, tenían 17 años, y la hija del Marqués de Isasi parecía entonces la candidata perfecta para salir con el heredero. Mantuvieron una relación discreta, alejada del foco mediático, hasta que se publicó la primera imagen de la pareja juntos. El noviazgo duró poco.

Victoria Carvaja, junto a sus padres
Victoria Carvaja, junto a sus padresGtresGtres

Don Felipe y Victoria se conocieron en el colegio. Ambos estudiaron en el Santa María de los Rosales (el mismo en el que estudian ahora las hijas de los Reyes) y coincidían además en Mallorca durante las vacaciones de verano donde compartían la misma pandilla. A pesar de que la relación fue corta, han mantenido siempre una buena amistad.

Actualmente, Victoria es periodista especializada en finanzas, una vocación que tenía muy clara desde pequeña. Contrajo matrimonio con Bruno Entrecanales y Domecq, hermano de José Manuel, presidente de Acciona. Una boda que tuvo lugar en La Cartuja de Valldemossa, y a la que acudieron tanto la Reina Sofía como Don Felipe y la infanta Cristina. Victoria y Bruno tuvieron dos hijos y finalmente se separaron.

Entre sus aficiones está el teatro. Victoria es actriz de una pequeña compañía de teatro. Es una mujer valiente y con mucho ímpetu que superó hace un tiempo un cáncer del que se trató en Estados Unidos.

El romance comenzó en los años 80 y duró 4 años, en concreto de los 21 a los 25 años del monarca.

La relación fue positiva a pesar de que Isabel era mayor que él. Eso sí, los Reyes de España no estaban muy de acuerdo, pues, aunque fuera de sangre azul, ella provenía de padres divorciados. Al final, la relación se rompió poco antes de que el futuro Rey fuera a estudiar a Estados Unidos.