Winona Ryder y la “maldición” del Holocausto que le persigue desde niña

La actriz, de familia judía, ha quedado muy marcada por la persecución nazi durante la II Guerra Mundial

De todos es sabida la montaña rusa que ha vivido Winona Ryder a lo largo de su vida. Sus problemas con el alcohol, las drogas, la cleptomanía.... Pero lo cierto es que la protagonista de “Stranger Things” ha tenido muchos altibajos debido a las malas decisiones de una niña atormentada por la masacre de judíos en la segunda guerra Mundial

Winona Ryder, apellidada Horowitz, es de origen judío. Sus padres le contaron demasiado pronto las barbaridades cometidas por los nazis, los asesinatos en masa, los secuestros y traslados a los campos de concentración, el hambre, las palizas, los experimentos médicos y las cámaras de gas.

Todas esas historias aterrorizaron a la pequeña Winona, que cuando era una niña dormía en la puerta de la habitación de sus padres por miedo a que alguien llamara a su puerta y se los llevara para asesinarlos. “Estaba aterrorizada, temía que me separaran de ellos. En la Segunda Guerra Mundial, el padre de mi madre murió luchando contra los nazis en el Pacífico y, los miembros de la familia de mi padre murieron en los campos de concentración”, reconocería después. De hecho, a pesar de ello, la actriz agradece a sus padres que le contaran la verdad aunque cree que igual no lo hicieron en la edad adecuada. Esto le generó muchos miedos pero también despertó su interés por todo lo que ocurrió en la segunda gran guerra del siglo XX.

Winona solía ir a la biblioteca a buscar información sobre la época: “No podía dejar de pasar páginas y pensé... ‘esto es horrible, ¿por qué lo estoy haciendo?. Entonces me di cuenta de que estaba buscando a mi familia”, recuerda.

Esto podría chocar a los seguidores de la actriz, que saltó a la fama por su papeles “góticos” de los 80 y 90, años en los que protagonizó películas míticas como “Beetlejuice”, “Eduardo Manostijeras”, “Drácula” e “Inocencia interrumpida”.

Fueron precisamente estos primeros papeles los que le hicieron conocer a otra persona que le cambiaría la vida y que estos días está en las portadas de todos los periódicos por sus problemas maritales, las drogas y los posibles malos tratos.

Ryder saltó a la fama a los 15 años tras interpretar a la novia adolescente y asesina de Christian Slater en el la película de culto “Heathers”, donde además rivalizó con Shannen Doherty. Dos años después, llegó “Eduardo manostijeras” y cayó en los brazos de Johnny Depp. ella tenía 17 años y él, 26. Según confesaría la actriz posteriormente, “Él fue mi primer todo”, mi primer beso real, mi primer novio de verdad, el primer chico con el que tuve sexo”.

La relación duró rtes años y fue tan intensa que casi les destruye a los dos. Depp se hizo el famoso tatuaje “Winona Forever” en su brazo, que luego cambió por “Wino Forever (Siempre borracho)”. A pesar de ello, Ryder cambio a Depp, le dejó destruido. El director Tim Burton dijo que después que “ya no estaba actuando como Johnny. Es como si Winona se hubiera llevado su alma“.

En cambio ella, trató de ahogar sus penas en alcohol. Una noche estuvo a punto de morir, al quedarse dormida con un cigarro en la mano que provocó un incendio en la habitación del hotel en el que se alojaba.

La unión fue tan fuerte que a día de hoy siguen siendo amigos. De hecho, la actriz trabaja con Depp para presentar pruebas que demuestren que el actor no maltrató a su ex mujer Amber Heard.

Pero su carrera no se detuvo. La edad de la inocencia le sirvió para ganar un Globo de Oro en 1993. Un año después llegó su papel de Jo March en “Mujercitas”, que se lo dedicó a Polly Klaas, de 12 años, una niña de su ciudad natal que fue secuestrada y asesinada de forma brutal. Ryder se implicó mucho en el caso y a día de hoy sigue en contacto con la familia y colabora con la fundación creada en su memoria.

Durantelos siguientes años siguieron los atibajos, depresión incluida. En 2001 se vio salpicada por uno de los escándalos más grandes de Hollywood en los últimos años. Winona robó prendas en una tienda con un valor superior a los 6.000 dólares. Durante meses, la atención se centró sobre ella y el juicio fue de los más mediático. El juez determinó que tenía que realizar 480 horas de trabajo comunitario y que pagar una multa de 11.000 dólares. Winona siguió ligada al cine pero no fue hasta que llegó Netflix, cuando su carrera volvió a dar un giro de 180 grados con “Stranger Things”.

Pero otra de las “stranger things” relacionadas con el Holocausto han vuelto a su vida. Hace pocas semanas Winona protagonizó una pelea con Mel Gibson, al que acusó de antisemita por una broma de mal gusto. Según la actriz, el protagonista de “Mad Max” le preguntó si era una “evasora del horno”, en relación a las cámaras de gas. El actor, productor y director australiano lo negó de forma tajante.

Ryder también ha recordado que no ha sido la primera vez que en Hollywood tiene que aguantar comentarios de este tipo. Así explicó, hay momentos en los que le han dicho ¿eres judía? ¡Pero eres tan bonita!“ o por ejemplo una película que rodó hace tiempo, una cinta de época -cuyo título no reveló- producida por un judío que le dijo que “parecía demasiado judía para interpretar alguien de una familia de sangre azul”.

Su último contacto con la persecución de los judíos ha sido en la serie “La conjura contra América”, que comienza en Sky Atlantic el martes. Basado en la novela de Philip Roth y con un guión de los creadores de “The Wire”, narra la vida de una familia judía de clase trabajadora que vive en Nueva Jersey en los años cuarenta. Winona interpreta a Evelyn Finkel, quien se enamora de un carismático rabino simpatizante nazi. Ella cree que la historia es asombrosamente relevante en medio del surgimiento del discurso político de odio. “Es una historia muy personal. Si eres un nieto o un hijo de judíos europeos, es difícil no ser tocado por eso. También es una muestra de lo que estamos viviendo ahora y de lo que podríamos estar yendo en el futuro, si no salimos a votar. Estoy emocionado porque muchos de mis fanáticos son jóvenes y esto es oportuno y relevante“.