Cuca Gamarra: “El PSOE debería volver a la dieta mediterránea”

Con ustedes, Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso y todo un descubrimiento. Se lo prometo. Palabrita del Niño Nemolato.

-¿Qué le dijeron en casa cuando usted se descolgó con el «Mamá, quiero ser política»?

-Les hubiera sorprendido más que les hubiera dicho que quería ser artista. Pero me dijeron: «Pero ¿tú sabes dónde te metes? Ahí estaremos contigo».

-¿Compatibilizar gasto público con impuestos es tan complicado como elegir entre sal, grasas o hidratos?

-Es sano que los gastos y los impuestos no engorden. Lo mejor es mantener una dieta equilibrada. El PSOE debería volver a la dieta mediterránea o vamos a tener problemas de salud económica.

-¿La política sería distinta si se le echaran más ovarios que huev*s?

-Sería más empática y sensible.

-¿Tendremos algún día una presidenta? ¿Le gustaría serlo a usted?

-No lo dude, y ese día se cerrará un ciclo de nuestra historia, pero el próximo presidente será un hombre, de apellido Casado.

-Suponiendo que la batalla Ayuso/Illa fuera un partido de fútbol, deme un resultado…

-Como la película de Huston «Evasión o Victoria». Una película hermosa sobre el fútbol donde la evasión (política) la representa Illa y la victoria, Ayuso. Y sin necesidad de VAR.

-Cuénteme algo agradable de Cayetana Álvarez de Toledo

-Cayetana es gran amiga de sus amigos.

-¿Tiene una prenda fetiche o un amuleto especial?

-Los zapatos de tacón, un valor seguro.

-¿Con qué diputada del Congreso, pero no de su partido, compartiría armario?

-María Muñoz, de Ciudadanos. Tiene un estilazo bárbaro.

-¿Con quién se iría (o se va) a tomar unas cañas después de una sesión parlamentaria?

-¿Después de una sesión? Con los que todavía estén dispuestos a tomar un vino o una caña. Lo hago habitualmente.

-Las diputadas ¿de qué hablan en el baño? ¿De caballeros?

-De todo, menos de política. De ellos, también.

-¿Por qué los hombres realmente interesantes no resultan nunca «sexys»?

-Los hombres interesantes siempre son sexys, al menos para mí. Aunque aquí los niveles de exigencia son muy variables.

-¿A cuántos hombres ha olvidado?

-Disculpe, no los recuerdo.

-¿Quién va más apretado: Pedro Sánchez, Santiago Abascal o Pablo Casado?

-Los que están pasando por verdaderos aprietos son los españoles con el Gobierno de Sánchez.

-¿Hay Pablo Casado más allá del traje azul marino? ¿Lo ha visto alguna vez de «sport»?

-Por supuesto, es un hombre de su tiempo y adapta su estilo a cada contexto. De «sport», cuando corresponde.

-¿Qué es lo que más le chifla y lo que más le amuerma del amor?

-La complicidad. Y lo que amuerma, la distancia.

-¿Filtra las llamadas?

-Últimamente pienso que las llamadas me filtran a mí.

-¿Cuál es su «cocktail» preferido? ¿Y ese lugar donde escaparse?

-Hombre, soy de La Rioja. No hay «cocktail» que iguale a un buen vino. Y me perdería en una playa de Cádiz.

-¿Cuál es el último culebrón de la prensa rosa que le tiene fascinada?

-Aunque no se esté muy atenta, este verano resultaba casi imposible no enterarte de la vida de Ponce.

-Con qué se queda, ¿«El hormiguero» o «La isla de las Tentaciones»?

«El hormiguero». Para tentaciones, las de algunos partidos en el Congreso, que cambian de pareja constantemente.

-Dicen que si uno quiere dedicarse al porno, hay que empezar por el nombre artístico, y que el mejor es el que se consigue uniendo el nombre de su mascota con el de su calle. ¿Cuál sería el suyo?

-Creo que mi vocación no me ha llevado por ese camino. Y no creo que triunfase mucho con el nombre de «Oliver Gran Vía».

-¿Que dijo que nunca haría y ahora, sin embargo, repite sin cesar?

-Siempre dije que nunca tendría perro. Y a mi Oliver ni lo toques.