Cuca Gamarra (PP) al Gobierno: “Quieren volver a matar a Montesquieu"

La portavoz del PP protagoniza un rifirrafe con la vicepresidenta Carmen Calvo y ésta le contesta que le recuerda a Álvarez de Toledo

En la sesión de control al Gobierno, hay debates dialécticos que ya son habituales cada miércoles en la Cámara Baja. Uno de ellos es el que suele mantener la portavoz popular con la vicepresidenta Carmen Calvo. Antes era Cayetana Álvarez de Toledo, por parte del PP quien inquiría a la vicepresidenta y ahora lo es la nueva portavoz en el Congreso, Cuca Gamarra.

En su intervención la portavoz popular censuró a la vicepresidenta por “respaldar” el “machismo” de Iglesias en el Caso Dina: “Parece mentira que la vicepresidenta respalde el machismo de Pablo Iglesias en el Caso Dina” y acusó a Iglesias de “promover la guerra política” y de “no reconocer que se le vaya a abrir una causa penal”. “La vicepresidenta asegura que no le inquieta nada la situación de Pablo Iglesias. Ustedes llegaron aquí con un vicepresidente al borde de la imputación y quiero saber qué considera el Gobierno que es calidad democrática”. ha expuesto.

Como pregunta, Gamarra interpeló a Calvo por lo que entiende el “Gobierno por calidad democrática”, a lo que la vicepresidenta contestó que "la calidad democrática tiene un remedio inexorable y ese es el cumplimiento de las normas”. La portavoz popular señaló que el Gobierno “ha cambiado sobre la marcha las reglas del juego y retuercen las mayorías para utilizarlas según su conveniencia”, en referencia a la reforma de la ley que regula el sistema de elección del CGPJ. “No me extraña que no estén aquí los ministros que fueron vocales del CGPJ”, espetó para después asegurar que el Gobierno “es un fraude, no respetan la separación de poderes y quieren volver a matar a Montesquieu”, zanjó.

En ese momento Calvo ironizó con la portavoz asegurando que su dialéctica le recordaba “a una compañera suya”, en referencia a la ex portavoz Álvarez de Toledo y exigió al PP “volver al lugar donde han estado durante 40 años y dejen de hacerle el trabajo a la ultraderecha”.