Gente

Alberto de Mónaco cumple 64 años y lo celebrará junto a la princesa Charlene

Un cumpleaños especial marcado por el regreso de su esposa, el pasado sábado, al Principado de Mónaco

Tour de France 2020 - 1st stage
Alberto de Mónaco y la princesa Charlene, una imagen, juntos, que podría volver a repetirse a partir de hoy FOTO: SEBASTIEN NOGIER EFE

Alberto de Mónaco cumple hoy 64 años y lo celebrará de la manera más esperada: soplando las velas con toda la familia reunida, tras el anuncio del regreso, el pasado sábado, de la princesa Charlene al Principado, tras cuatro meses ingresada en una clínica europea. Charlene de Mónaco podrá continuar con su recuperación en palacio, junto a su esposo y sus hijos, los mellizos Jacques y Gabriella, aunque de momento no cumplirá con compromisos oficiales. Para ello, el soberano seguirá contando con la ayuda de sus hermanas Estefanía y Carolina de Mónaco, así como de sus sobrinas.

La princesa Charlene pasó varios meses en Sudáfrica, donde debido a una serie de complicaciones derivadas de una infección otorrinolaringológica tuvo que ser operada quirúrgicamente, llegándose incluso a temer por su vida. Por este motivo, cuando regresó al principado, en noviembre, tuvo que ser de nuevo ingresada en una clínica donde recuperarse física y mentalmente. No pudo celebrar junto a su marido su décimo aniversario de boda, que tuvo lugar el pasado 1 de julio, disparando aún más si cabe los rumores de crisis en la pareja que les han perseguido prácticamente desde el inicio de su relación.

Tampoco pudieron celebrar juntos su décimo aniversario de boda, que tuvo lugar el pasado 1 de julio, disparando así los rumores de una crisis matrimonial, que tanto el soberano como su mujer se esforzaron en acallar. Paralelamente, el problema otorrinolaringológico de la Princesa, lejos de mejorar se dilataba en el tiempo. El origen de su grave infección, que le fue diagnosticada cuando ya se encontraba en Sudáfrica, fue una intervención previa en la boca en la que le elevaron el seno maxilar, un procedimiento habitual previo a la colocación de un implante. El regreso a Mónaco se hacía inviable ya que si montaba en avión al no igualarse la presión de los oídos dentro de la cabina no podría soportar un vuelo por encima de los 20.000 pies de altura.

Alberto de Mónaco, a pesar de que su vida ha estado marcada por su paternidad postergada y por su relación con la exnadadora, a nivel oficial sorprende por su sentido de la responsabilidad y el compromiso con sus funciones.

Alberto Alexandre Louis Pierre Grimaldi nació el 14 de marzo de 1958, dos años después del casamiento de sus padres, el príncipe Rainiero de Mónaco y Grace Kelly y catorce meses después del nacimiento de su hermana mayor, Carolina.

Su infancia no fue la de un niño normal ya que no podía ver a sus padres más que tres veces al día y no todos los días. Y hasta que cumplió los 14 no se le permitió compartir la mesa con ellos. Tanto Alberto como sus hermanas Estefanía y Carolina eran cuidados por niñeras e institutrices. No fue a la escuela, ya que tanto él como Carolina recibían clases particulares en palacio, junto a otros tres chicos elegidos no por afinidad afectiva sino por pertenecer a familias de la aristocracia monegasca.

La primera vez que salió a saludar al balcón de palacio tenía tan solo tres años, y desde los seis acudía a inauguraciones y corte de cintas. Estudió Ciencias Políticas, Economía, Música y Literatura inglesa en la Universidad de Massachusetts. En 1981 se graduó en Ciencias Políticas y habla inglés, francés, español, alemán e italiano.

En 1993 tuvo una relación con la modelo alemana Claudia Schiffer y también se lo relacionó con Naomi Campbell. Mantuvo un breve affair con Diana Ross, Tatum O’ Neal y Angie Everheart. En la lista de relaciones sospechadas pero no confirmadas se suman Lisa Marie Presley, Diana Ross, Kylie Minogue, Monica Bellucci y hasta se dijo que el príncipe alguna vez intentó acercarse a Gabriela Sabatini.

En 1992, Tamara Rotolo, una camarera hizo una demanda de paternidad en contra del príncipe. Aseguró que luego de pasar unas vacaciones en la Costa Azul y tener un “touch and go” con Alberto quedó embarazada y tuvo a su hija, a quien llamó Jazmin Grace, una prueba ADN confirmó la paternidad. El príncipe conoció a su hija cuando cumplió 11 años y la reconoció como su hija a los 14 y le dio sus apellidos.

En mayo de 2005, Nicole Coste, una azafata originaria de Togo, aseguró que durante seis años había mantenido una relación con Alberto y que habían tenido un hijo juntos, Alexandre. Pocos meses después, Alberto de Mónaco confirmaba la paternidad.

En el año 2000, durante el Encuentro Internacional de Natación de Montecarlo, Alberto de Mónaco se enamoró de Charlene Wittstock. Dos años después se encontraron en otra competición y la invitó a salir. “El no, no sería una buena respuesta”, dicen que le dijo para convencerla. En 2006 hicieron público su noviazgo y el 1° de julio de 2011 y con 52 años Alberto de Mónaco se casó con la nadadora. Días antes de la boda, se rumoreó que Charlene había intentado huir al enterarse de que su futuro esposo había tenido otro hijo con una amante durante el noviazgo de cinco años que mantuvieron. Además la ex nadadora habría sido obligada a firmar un contrato pre nupcial en el que se exigía darle al menos un heredero y pasar cinco años casada hasta poder optar al divorcio.

En diciembre de 2014, nacieron los hijos de la pareja: la princesa Gabriella y el príncipe Jacques, heredero al trono.