Gente

Reclaman la paternidad de Fernando de Baviera

Un malagueño puede ganar el proceso, ante la negativa de Cristina de Baviera de someterse a las pruebas de ADN

Fernando de Baviera y su hermano Luis
Fernando de Baviera y su hermano Luis FOTO: cortesía cortesía

Fernando tiene cincuenta años, vive en Málaga y ha revolucionado las estructuras de la casa real alemana. El próximo martes 10 de mayo, en el Juzgado de Primera Instancia malagueño, comenzará el proceso de demanda de paternidad presentado por este hombre contra la hija del fallecido príncipe Fernando de Baviera, y se solicitará a la demandada, Cristina, y a la hermana del presunto padre, la socialité marbellí Tessa Baviera, íntima de Isabel Preysler y prima de Don Juan Carlos, las pruebas de ADN, para compararlas con las del demandante, quien, de momento, se limita a pedir la filiación y, como no sería el hijo primogénito del príncipe, no aspira a recibir títulos nobiliarios.

El inicio de esta historia viene de una presunta relación del primo segundo del Rey Juan Carlos con una doncella, que se quedó embarazada y dio a luz a un varón que fue dejado en la Casa Cuna madrileña, donde acabó siendo adoptado por un matrimonio.

La versión del malagueño está avalada por algunos de los antiguos sirvientes que conocieron a su progenitora y que aseguran que estaban al tanto de esta relación extramatrimonial.

Tessa de Baviera
Tessa de Baviera FOTO: Daniel Gonzalez GTRES

Los familiares vivos de Fernando de Baviera se han negado a someterse a las pruebas de ADN, su hija comparecerá ante el juez por medio de una vídeo conferencia, y el abogado del demandante, Fernando Osuna, pedirá que sean inhumados los restos del padre del príncipe o de su tío, que se encuentran en la cripta de la catedral madrileña de La Almudena. Porque el cuerpo de Fernando de Baviera fue incinerado, según consta en un documento presentado por sus familiares. Es el letrado Osuna quien aclara que «el martes puede ocurrir de todo en el juzgado. Podemos ganar el caso por la negativa de la demandada, Cristina de Baviera, que es la hermana biológica de mi cliente, a someterse a las pruebas de ADN, porque la ley es muy clara, e indica que quien no se hace las pruebas puede ser condenado a ser padre, o, en este caso, hermana del demandante. Cristina ya ha comunicado que no piensa desplazarse desde Londres, donde vive, para hacerse las pruebas, por lo que determinamos conveniente la exhumación de los restos mortales del padre y del tío de Fernando de Baviera».

Ante la pregunta de por qué ha tardado tanto en demandar, el abogado responde: «El fue adoptado, sus padres le trataron con inmenso cariño, y cuando mi cliente se enteró de que era un hijo adoptivo, se dedicó a investigar su verdadero origen. Fueron años de investigación, ardua y duradera, en España, Inglaterra, Francia y Alemania, hasta descubrir la identidad de su padre biológico. Pero fue una indagación a espaldas de sus padres adoptivos, porque no quería que pensaran que les hacía un desprecio». Sobre lo que ocurrió con su madre biológica, aclara: «El príncipe se entusiasmó con ella y la dejó embarazada. En aquel tiempo se desató un escándalo tremendo. Esa mujer dio a luz y la buscaron un matrimonio de conveniencia con otro hombre, y el bebé acabó adoptado por un matrimonio que no sabía de quién era ese hijo».Considera, además, que si Fernando de Baviera reclama su parte de la herencia, habrá mucho dinero a repartir, una enorme fortuna: «Suponemos que sí. Pero no puedo determinar una cifra. Osuna intentó llegar a un acuerdo con la parte contraria, porque “soy partidario de hablar con la otra parte antes de demandar. Pero la familia del príncipe no se avino a llegar a un acuerdo y no ha quedado más remedio que llevar el asunto al juzgado».

La Casa de Baviera se desentendió totalmente del caso y cerró sus puertas al hoy demandante. El letrado nos desvela un dato muy curioso: «Existe una característica común de mi cliente y su padre, un lunar ubicado en una parte de sus cuerpos. Lo hemos constatado por una testigo. Parece una herencia familiar»

El linaje de Fernando de Baviera

Fernando de Baviera y Mesía era hijo de Eugenio de Baviera y Borbón, sobrino del Rey Alfonso XIII y primo de don Juan de Borbón, y María Sol Mesía y Lesseps, y su abuelo fue el infante Fernando María, casado con María Teresa de Borbón, hermana del monarca citado. El protagonista de este reportaje se casó en 1966 en la localidad francesa de Biarritz con Sofía de Fugarolas de Arquer, fallecida en el 2005. De ese matrimonio nació una hija, Cristina, en 1974. Fue un conocido piloto de automovilismo y miembro de la Federación Española de ese deporte.